nov4-600x338

‘Ediciones B’ busca a los nuevos talentos de las letras

Por: Ezequiel Abdala | @eaa17

“Aquí estamos y aquí vamos a seguir”. Ese es el mensaje que Ediciones B tiene que darle a Venezuela. Y para demostrar que no es mera consigna, ahí está el Premio Bienal de Novela que actualmente está llevando a cabo la editorial. “En medio de la crisis que estamos viviendo, queremos descubrir nuevos talentos y estimular la creatividad y los ánimos”, explicó en rueda de prensa un sonriente Leoncio Barrios, cuya felicidad se explica por el éxito que ha tenido la convocatoria, cuyo primer anuncio se hizo en la Feria del Libro y ya ha conseguido casi 20 manuscritos, a razón de uno cada dos días.

“Es un buen indicio. La gente está escribiendo. Hay una camada de nuevos escritores por descubrir”, matizó Héctor Tórres, también presente en la rueda de prensa, quien consideró que el concurso llegó en el momento preciso: “Las posibilidades de editar han disminuido, las bienales han ido desapareciendo, las que quedan se están rediseñando, y en medio de este contexto, aparece entonces un premio bienal, respaldado por una editorial; eso es una gran noticia”.

Se trata de una de esas paradojas que toda crisis termina produciendo. De hecho, la génesis del concurso hay que buscarla en la decisión que se vio obligada a tomar Ediciones B en 2014 de no vender más autores extranjeros sino locales. Es a partir de allí, de ese vuelco a lo nacional, que se puede entender esta bienal. Pero también a partir de una apuesta, arriesgada como todas, por los nuevos talentos. “En ese momento, nuestras posibilidades eran: o volcarnos netamente a los autores consagrados, o buscar nuevos, y en esa estamos, buscando impulsar el talento nacional emergente”, explicó Barrios.

Aparte de ser el concurso que más paga, también ofrece la ventaja de que los manuscritos se envían en digital (“las tres copias en físico hubieran sido una fortuna”), que no puede quedar desierto, que la publicación está garantizada por una editorial grande y que no es ‘contra derecho’ de autor; es decir, que la paga del premio y el contrato de publicación son cosas distintas y se pagan por separado.

A continuación las bases:

1.- Podrán participar todos los autores venezolanos, indistintamente de su lugar de residencia, y extranjeros residenciados en el país, con una obra en castellano, la cual tenga una extensión entre 100 y 200 cuartillas, a 12 puntos y doble espacio, original, inédita, cuyos derechos no estén comprometidos ni se encuentren en espera de fallo de otro concurso.

2.- Sólo se permitirá una obra por participante, el cual concursará bajo seudónimo.

3.- El premio único consiste en la publicación de la novela y Bs. 850.000 en efectivo. (No se paga en moneda extranjera)

4.- Además de la obra ganadora, el jurado podrá seleccionar hasta 2 obras finalistas, las cuales pueden ser publicadas por Ediciones B Venezuela en un lapso de seis meses. Si pasado ese tiempo, la editorial no las ha publicado, cesa el compromiso.

5.- El premio no podrá ser declarado desierto.

6.- El jurado estará compuesto por Norberto José Olivar, Carlos Sandoval y Ricardo Ramírez Requena.

7.- Las obras participantes se enviarán al correo electrónico: concursoEdBVzla2016@gmail.com, con dos archivos adjuntos: uno con la obra en formato .PDF, y otro con la plica contentiva de los datos del participante: nombre, CI o pasaporte, dirección física y electrónica, teléfono y un resumen curricular de 3 líneas. En el asunto del correo deberá leerse “IPremio Bienal de Novela Ediciones B Venezuela”.

8.- Las obras se recibirán hasta el 15 de julio de 2016 y el veredicto se conocerá el 26 de septiembre de este año.

9.- El ganador autoriza a Ediciones B a utilizar su nombre e imagen con fines publicitarios de la obra y de la editorial.

10.- La participación en este premio implica la aceptación de estas bases. Todo lo no previsto en las mismas será resuelto por el Comité Organizador, constituido por Beatriz Rozados, Héctor Torres y Leoncio Barrios.

DESGOBIERNOWEB

‘The Financial Times’ publica duro texto sobre Maduro

Nuevamente aparece otro texto sobre Venezuela en la prensa extranjera. Esta vez en ‘The Financial Times’, el diario económico de Europa y uno de los más prestigiosos del mundo. Lo firma su Editor para América Latina y llama la atención por su carácter vitriólico. ‘Nicolás Maduro, el señor del desgobierno’ es el título, en referencia a la medieval  Fiesta de los Tontos, en la que la persona con menos luces era electa para gobernar por un día. “Sus absurdos serían cómicos si la presidencia de Maduro y el estado del país que ha gobernado durante tres años no fuesen tan trágicos. Venezuela, con las mayores reservas comprobadas de energía del mundo, debería ser una nación rica, moderna. En cambio, después de 17 años de gobierno revolucionario, es el ejemplo más extremo de mala gestión”, dice. “El ascenso del Sr. Maduro era tan improbable como ha sido el descenso al caos de Venezuela (…) y se explica por su trato agradable y lealtad revolucionaria (…) Puede parecer demente que el Sr. Maduro y el chavismo hayan perdurado en medio de tantos fracasos. Pero no es ilógico. El Sr. Maduro se ha envuelto en la santa memoria de Chávez, un político natural que, aunque derrochador, empoderó a los pobres, castigó a los ricos y celebró la historia indígena. El control de la empresa estatal petrolera y el de las importaciones le dio al Sr. Maduro el control económico; la subordinación de los tribunales le aseguró dominación legal. Al menos hasta ahora”, explican. El futuro, por su parte, lo ven así:  “¿Qué es lo que sigue? El papel del ejército como árbitro es crucial (…) Se especula persistentemente sobre un golpe de Estado apoyado por los militares, especialmente si la ola de saqueos esporádicos se propaga. Hay un riesgo creciente de una crisis humanitaria. No obstante, el Sr. Maduro podría aferrarse al poder. Luis Almagro, jefe de la Organización de los Estados Americanos (OEA), el miércoles lo llamó ‘dictadorzuelo’, mientras que Henrique Capriles, un líder de la oposición, teme que Venezuela es “una bomba de tiempo”. Ambas afirmaciones parecen ser muy ciertas”.

Venezuela: un pobre país rico

El proceso de destrucción de Venezuela en manos de Nicolás Maduro está siendo seguido muy de cerca por la prensa internacional. Este fin de semana, ‘The Washington Post’ publicó un agudo análisis que explica muy bien lo que pasa en el país. “Venezuela se ha convertido en un estado fallido. Según las últimas proyecciones del Fondo Monetario Internacional, tiene el peor crecimiento económico del mundo, la peor inflación y la novena mayor tasa de desempleo. También tiene la segunda peor tasa de homicidios, y una tasa de mortalidad infantil en los hospitales públicos que en los últimos cuatro años se ha vuelto 100 veces peor. Y en caso de que todo esto no fuera lo suficientemente malo, su moneda, pasando por las tasas del mercado negro, ha perdido el 99 por ciento de su valor desde el comienzo de 2012. Es lo que se llama colapso social y económico completo. Y ha sucedido a pesar de que Venezuela tiene las mayores reservas de petróleo del mundo”. ¿Por qué ha sucedido? “Aquí no hay misterio: el gobierno de Venezuela es el culpable (…) Venezuela es un estado mafioso que no sabe hacer otra cosa que vender drogas y robar (…) La corrupción ha enriquecido a unos pocos y empobrecido a la mayoría. Todo ello porque el gobierno ha tratado de controlar la economía hasta matarla –todo, claro, en nombre del socialismo- (…) Venezuela ha conseguido algo peor que la muerte: ha conseguido el infierno (…) Nunca ha habido un país que pudiendo ser tan rico haya terminado tan pobre”. Nada que agregar.

COREÓGRAFOSWEB

Suly y Edwins, los frutos de la constancia

Por: Ezequiel Abdala | @eaa17

Suly y Edwins duermen poco y bailan mucho. Lo hacen juntos (son pareja) y con celebridades. Pregúntenles por Farruko, Laura Pausini, Gilberto Santa Rosa, Víctor Manuelle, entre otros, y les dirán que sí, que los conocen. Pregúntenles por Chino & Nacho y les dirán que llevan siete años haciéndoles las coreografías. Pregúntenles por las tarimas de los principales espectáculos y premios latinos, llámense Latin Grammy, Billboard, Miss Venezuela, Festival de Viña del Mar, o premios Lo Nuestro, y les dirán que también, que han estado (y bailado) en ellas. Pregúntenles cómo lo han logrado y les darán tres claves: constancia, disciplina y amor por lo que hacen. Y pregúntenles si se sienten afortunados y les dirán que obvio, pero no tanto por estar en el mundo en el que están (y con la gente con la que están) como por poder ganarse la vida haciendo lo que más les gusta: bailar.

La historia de ellos no es exactamente la de una casualidad, un golpe de suerte o un giro inesperado de la rueda de la fortuna, sino la de una pasión cultivada, de un talento trabajado, de una perfección buscada (y sudada) por años que ya sobrepasan la década, once para ser exactos. “Cuando estábamos en Venezuela, podíamos tener hambre pero la clase era lo importante. Nos comíamos un sándwich con lo que fuera, pero guardábamos el dinero para la clase. Invertimos todos nuestros ahorros para irnos a Los Ángeles durante un mes a recibir clases en el Millennium Dance Complex, y volvimos sin un bolívar. No hemos hecho otra cosa que no fuera bailar”, dice Suly. Y aún hoy, en Panamá o en Miami, con una situación un poco más holgada, al consultarles por su rutina diaria dos son las palabras que se repiten: clases y entrenamiento. “De lunes a lunes”.

Tiene sentido, pues, que al preguntarles qué es lo peor de su trabajo, la respuesta sea “no dormir mucho y madrugar”. Y para ejemplificarlo, cuentan que en un día normal salen de su casa a las 7 de la mañana y llegan a las 11 de la noche. Que estando de gira pueden llegar a e irse de un país sin conocerlo: que todo se va en ensayos y preparativos, y que de un concierto en el que bailen pueden salir a las 4 de la mañana directo al aeropuerto para abordar un vuelo que sale apenas dos horas después.

Pero todo ello se ve remunerado y se olvida no más comenzar el baile, que es, nuevamente, su gran recompensa y lo mejor que tiene su oficio. “Yo no he hecho otra cosa que no sea bailar. Hago lo que amo. Y eso es lo mejor del trabajo: el hecho de poder mostrar y hacer lo que amo, estar en contacto con la gente, que en las presentaciones te vean y te sonrían, porque lo disfrutamos nosotros y lo disfrutan también ellos”, dice Suly.

Bailar en tarima con aquellos por los que las multitudes deliran no los ha hecho soberbios o creídos, sino agradecidos. “Para nosotros es una bendición. Representa un gran logro haber empezado de cero y poder trabajar con ellos. Eso lo tenemos siempre presente”. El carácter también ha hecho su parte: “somos demasiado relajados. Y además humildes, nunca olvidamos de dónde venimos, y creo que eso también ha sido clave. Cuando fuimos a los Grammys, en Las Vegas, y volvimos a Venezuela, la gente, los amigos, se preguntaban si habíamos cambiado, y nos los decían; pero no, seguíamos siendo los mismos. Esto sólo es nuestro trabajo”.

_JP22832Pequeña

Pero lo suyo no es sólo ejecutar bailes, sino también crearlos. Es lo que hacen, por ejemplo, con Chino & Nacho, de los que son coreógrafos. “Allí, nuestro trabajo consiste en darles vida a los temas. Tratar de buscar una coreografía coherente con lo que la canción dice y ellos quieren expresar”. Con respecto a esta faceta de traducir en bailes las canciones, Edwins cuenta que todo comienza con una reunión. Eso es lo primero. Allí conversan con el artista e indagan sobre el tema: qué pensaba cuando lo compuso, qué es exactamente lo que quería decir, qué ideas tiene, cómo le gustaría que se vieran expresadas. Luego, escuchan el tema. “Durante todo (y hace énfasis en la palabra) un día lo escuchamos: en el desayuno, en el almuerzo, en la cena, en el carro, en el celular, en todas partes. Ese día no suena otra cosa”. Y finalmente, al día siguiente, crean la coreografía, teniendo como norte lo anterior y la personalidad del artista –“no es lo mismo hacerle un baile a Ricky Martin que a Don Omar”, ejemplifica–. De tres días no pasa el proceso.

Eso da pie para pedirles, a ellos que por oficio han conocido a tantos artistas, que intenten definirlos en pocas palabras. A Víctor Manuelle lo recuerdan como alegre y respetuoso –“se tomó su tiempo para hablar con todos nosotros”–; de Laura Pausini no olvidan la cercanía –“hasta quiso bailar con nosotros”–; a Gilberto Santa Rosa lo definen con las palabras humildad y experiencia; a Zion & Lenoox los rememoran amigables y espontáneos; de J. Balbin resaltan lo “buena gente”, de Tito El Bambino lo “excelente persona y gran artista”, y de Myriam Hernández el “corazón enorme”. ¿Y qué decir de Chino y Nacho, sus amigos? Chino “disciplinado”, Nacho “inteligente”. Pendientes tiene dos nombres: Ricky Martin y Justin Timberlake. Ellos, confiesan, son con los que les gustaría bailar. Por ello (y para ello) siguen madrugando mucho y durmiendo poco. De lunes a lunes. Porque ha sido eso, el trabajo duro y la preparación, lo que les ha abierto el camino a este par de incansables venezolanos que durante años se sacrificaron para ir a recibir clases y ahora se las dan al mundo.

La crisis se mete en la cama de los jóvenes

Por: Jacobo Villalobos – @JacoboV95

Para los actuales jóvenes caraqueños, entre los 18 y los 30 años, el ejercicio de una sana sexualidad es una carrera de obstáculos que pasa por la carestía de los lugares de intimidad (hoteles en los que la noche oscila entre los Bs 5 mil y los Bs 40 mil; apartamentos cuyo alquiler puede llegar a los Bs 20 mil), la escasez de pastillas anticonceptivas, el elevado costo de los preservativos (entre Bs 700 y Bs 1.500 cuesta una caja de tres) o la imposibilidad de comprar un vehículo propio (requeriría de 12 a 20 años de ahorro de sueldo mínimo). Todas estas dificultades impiden, en muchos casos, el correcto desarrollo de la sexualidad juvenil venezolana.

El espectro de consecuencias que esto puede traer va desde malestares psicológicos relativos a la autoestima y a la identidad, hasta complicaciones físicas, como molestias corporales, problemas biológicos y la exposición en zonas de riesgos que pueden comprometer la integridad de la persona que busca intimidad.

Sexólogos y psicólogos sociales han estudiado el impacto que este panorama nacional tiene en la vida de los jóvenes a través de su sexualidad y cómo afecta la estructura social venezolana, y ante esta perspectiva se muestran entre expectantes y preocupados por las implicaciones sociales que esto podría traer.

Malestares sexuales

Entre los derivados de la situación venezolana que más afectan a los jóvenes se cuentan el estrés y la depresión, ligadas a los problemas del país (bajos sueldos, carestía de la vida, inseguridad, división política, malas perspectivas profesionales, etc.). Estos factores se traducen en un abanico de problemas sexuales.

Los expertos consultados, como las sexólogos Luz Jaimes y Florangel Parodi, además de la psicólogo Hecmy García, concuerdan en que el principal rasgo que define la vida sexual los jóvenes venezolanos es la reducción de la lívido. “El estrés por la realidad del país genera una respuesta de supervivencia, el ambiente social con pocas gratificaciones nos deprime y desesperanza; en momentos así el deseo sexual es casi nulo”, asegura Parodi.

Contrario a lo que se podría esperar de una sexualidad normal, caracterizada en los jóvenes por la exploración y la búsqueda de placer, la liberación de tensiones e incluso el reconocimiento social, en la actualidad venezolana lo que psicólogos y sexólogos ven con mayor frecuencia son jóvenes cuyo impulso sexual se ha disminuido.

Esta situación ya se evidenciaba para el 2010, fecha en la que un estudio titulado “Hábitos sexuales de Venezuela y América Latina” demostró mediante encuestas que aunque los venezolanos eran los más tempranos en iniciarse en la práctica sexual (para la fecha se encontraba en Venezuela la mayor población de iniciados antes de los 12 años), una vez llegada la pubertad y la adultez temprana ésta se volvía una de las poblaciones que menos relaciones tenía a la semana, con un promedio de una o dos veces cada siete días.

Ese mismo estudio resaltó que entre los factores que más incidían en los resultados de las encuestas, el principal era la realidad-país, categoría en la que entraba el estrés y las obligaciones, siendo éstos los agentes que más influían en la frecuencia sexual.

En la actualidad, se puede hablar de otros problemas en materia sexual ligados a la situación del país. La eyaculación precoz y la disfunción eréctil son dos de las patologías más típicas en los hombres venezolanos, que a su vez son los más afectados por la situación. En el caso de las mujeres, los problemas más frecuentes son la imposibilidad de alcanzar el orgasmo y la dificultad en la lubricación, lo que conlleva a relaciones incómodas y poco gratificantes.

“El estrés, si no se sabe manejar, puede traer muchos problemas sexuales, porque la cabeza está en un lado y los genitales en otro”, comenta Florangel Parodi.

Las consecuencias más visibles de este panorama son la depresión y la frustración generalizada. Además, la falta de relaciones satisfactorias produce malhumor, lo que incita a la agresividad. “Por eso hay tanta violencia y agresión en la calle”, asegura Luz Jaimes, médico sexólogo, quien además alude a la angustia, la irritabilidad, la impotencia y los problemas de pareja como otros elementos a tomar en cuenta como derivados de esta situación.

Jaimes también puntualiza cómo los malestares de este tipo pueden afectar la salud de la persona. Comenta que la hipertensión y problemas musculares son asuntos estrechamente relacionados a una sexualidad poco sana. “Con una vida sexual así nos enfermamos, y si esto se mantiene nos seguiremos enfermando cada vez más”, sostiene la sexólogo.

Lazos de pareja

“La sexualidad es muy importante entre los jóvenes porque conjuga muchas cosas, como la comunicación, la sociabilización, la búsqueda de identidad. La sexualidad es una puerta de entrada para la satisfacción de las necesidades personales”, asegura Jesús Gómez, psicólogo social y profesor en la Escuela de Psicología – UCV de la materia “Estructura social venezolana”.

Para el profesor, uno de los problemas más serios en el contexto sexual nacional es el referente a la identidad. Puntualiza que el ejercicio de una sana sexualidad ayuda a construir la visión de uno mismo, con lo que al truncarse el desarrollo de la vida sexual, la concepción que la persona tiene de sí misma se ve comprometida.

En este caso, las complicaciones vienen dadas por la dificultad para vincularse con otros, en lo que el sexo es un elemento fundamental. Por el contrario, en la actualidad venezolana, el contacto se limita.

De esta forma, los lazos de pareja, la intimidad y la comunicación con otros se ven afectados y hasta erosionados, trayendo como corolario la falta de bienestar emocional e intelectual.

Zonas de riesgo

Entre las conductas sexuales que más se han esparcido entre los jóvenes, específicamente entre los 15 y los 25 años, se cuenta el recurrir a las llamadas zonas de riesgos para encuentros sexuales.

Estas zonas van desde plazas hasta escaleras de edificios y se caracterizan por ser lugares no siempre solitarios, que no proveen la intimidad necesaria para un contacto de este tipo y llevan a relaciones sexuales apresuradas.

Para Florangel Parodi, sexólogo coordinadora del Posgrado de Sexología Médica en el CIPPSV, este tipo de encuentros podría condicionar las relaciones sexuales futuras, en las que aún disponiendo de un espacio de intimidad idónea, las personas experimentarían relaciones patológicas. “Se podrían ver casos de eyaculación precoz debido a que con anterioridad las relaciones sexuales se tuvieron que hacer apuraditos o a escondidas”, puntualiza Parodi.

Otro de los riesgos que podría traer una vida sexual de este tipo es la exposición personal a la inseguridad o incurrir en casos de ilegalidad.

Al respecto, Hecmy García, psicólogo clínico y magister en psicología, aludiendo a su experiencia laboral en el estado Vargas, asegura que los adolescentes se muestran como “nada conscientes, no les importa dónde ni cómo tendrán relaciones”.

Para García, “en nuestra población no hay cultura de responsabilidad” en estos temas, lo que ha llevado a un incremento en las cifras de embarazo precoz y a problemas importantes de salud pública que podrían agravarse con el tiempo. “En mi experiencia he llegado a ver casos en que los adolescentes reciclan los preservativos: los usan, los lavan y los vuelven a usar”.

Por tal razón, ambas especialistas recomiendan la planificación del encuentro sexual, desde el lugar en el que se llevará a cabo hasta la adquisición de anticonceptivos y, sobre todo, el manejo de información para evitar problemas futuros.

“La sexualidad forma parte fundamental de la vida diaria, está presente constantemente, desde que elegimos la ropa que usaremos hasta nuestro comportamiento. Lo correcto, entonces, sería informarse bien y orientarse de la mejor manera para tener una vida sexual más sana”, comenta García.

Relaciones entre dos masturbadores

Para el psicólogo y profesor universitario Jesús Gómez, las redes sociales se han vuelto un elemento de relevancia en la vida sexual de los jóvenes contemporáneos. Mediante éstas, se pueden establecer contactos de este tipo: envío de imágenes, narraciones eróticas y chateos que estimulan la sexualidad de los usuarios.

“Estás allá sin estar allá. Te aíslas pero estás estableciendo un contacto con otra persona, a la vez que estás teniendo relaciones sexuales contigo mismo. Es algo entre dos masturbadores”.

Para el profesor, esto constituye un viraje en la sexualidad que ya se ha normalizado entre los jóvenes. “Se movilizan símbolos, te movilizan signos, pero eres tú mismo quien te tocas a la vez que tu pareja se toca por su lado”.

Estas prácticas, asegura Gómez, podrían llegar a ser una opción para la exploración sexual entre los jóvenes aunque no aporte los mismos beneficios que una relación sexual normal.

“Pero sobre todo, es un fenómeno extrañísimo e interesantísimo y habrá que ver cómo se desarrolla en un futuro. Se ha generado otro tipo de persona con otro tipo de sexualidad”, asegura el psicólogo.

CHAVEZWEB

RESEÑA: Los brujos de Chávez – David Placer

Por: Ezequiel Abdala | @eaa17

Lo que más sorprende al leer ‘Los brujos de Chávez’, libro-reportaje del periodista David Placer, es que esté tan bien documentado. Lo único esotérico que tiene es el tema; el abordaje, por el contrario, es de lo más profesional: se trata de una investigación bien documentada y contrastada, con una cantidad nada despreciable de fuentes vivas y documentales. Y eso, al abordar un asunto como la relación de Chávez con la brujería, el ocultismo y la santería, que hasta el momento no había pasado de chismes, fuentes anónimas, ‘se dice’ y ‘se cuenta’, es de agradecer.

Placer no cae en la tentación del sensacionalismo, tan grande y peligrosa a la hora de abordar un asunto de este calibre, sino que se lanza de lleno, como buen periodista, tras los hechos y sus protagonistas. Son más de sesenta los entrevistados, muchos de ellos auténticos imposibles (Raúl Baduel, Jorge Rodríguez, Diosdado Cabello) y otros tantos auténticos desaparecidos, gente de su primer e íntimo entorno. La exhaustividad, esa virtud del oficio, lleva a Placer a agotar y exprimir todas las aristas de la historia, a entrar, incluso, en los sitios más inverosímiles (Salón de la Patria del Palacio de Miraflores, Cementerio del Sur, Sorte) y a no dejar asunto sin investigar.

El libro está dividido en 28 capítulos breves con buenos y atractivos títulos (‘Los espíritus de la noche’, ‘Marxistas, leninistas y santeros’, ‘El diablo anda suelto’, ‘El abismo llamó al abismo’), lo que facilita la lectura. En su mayoría son circulares: abren con algún diálogo o extracto de entrevista y cierran con alguna frase o imagen rotunda. En ello, abriendo y cerrando, Placer acierta con mucho tino. Su prosa, a lo largo del libro, es bastante diáfana y clara, poco retórica, muy de periodista. Es notable su capacidad descriptiva, de observador bueno y detallista.

Solamente hay una parte en la que estilísticamente no lo logra, y es cuando le da voz a Chávez. O mejor dicho, recrea la voz de Chávez. Sucede cinco veces en el libro, y lo explica en el prólogo. “He plasmado cinco vivencias mágicas de Hugo Chávez que son contadas en primera persona. La voz del presidente en cursiva es el recurso literario que he decidido utilizar para revivir esas cinco historias”. Vale. La intención es buena y se entiende, pero quizás porque uno lo escuchó tanto, porque era una voz que todavía está reciente, y porque en definitiva captar la oralidad de un personaje en letra escrita es tarea re-difícil, puede que por todo ello esas cinco partes no cuajen (ni encajen) del todo, ya que  parecen un remedo del habla de Chávez, con todos sus lugares comunes, que su propia voz.

En cuanto al contenido, lo que se revela en el libro es tremendo. Difícilmente haya otra palabra para calificarlo. Desde la infiltración cubana de la Fuerza Armada por medio de la santería, hasta las sesiones espiritistas realizadas en pleno Palacio de Miraflores, pasando por los trabajos montados contra líderes de la oposición, por ejemplo. Pero no todo tiene que ver con la brujería y ocultismo. Allí, aparte de las historias del Chávez supersticioso, están también las del Chávez cadete, del Chávez conspirador, del Chávez golpista, del Chávez preso. Está la génesis de ese movimiento revolucionario. Los románticos primeros tiempos, esos difíciles de ideales soñados. Está también el cambio, la metamorfosis del poder. La exclusión de los que lo acompañaron al principio, la traición a los suyos. Leído entrelíneas, el libro aporta mucho más que información esotérica, lo que lo convierte, para quien busque entender y comprender mejor lo que pasa en este país, en una lectura fundamental y casi obligatoria.

Los brujos de Chávez

Autor David Placer

Año: 2015

Páginas: 260

Calificación: 8/10

simon diaz IV

Íconos Venezolanos: representando gráficamente nuestra cultura

Samuel Schoenberger y Stefano Osuna son dos jóvenes estudiantes de diseño gráfico y mentes creativas detrás del proyecto “Íconos Venezolanos”, el cual busca crear empatía entre sus seguidores y nuestra cultura a través de ilustraciones realizadas por Schoenberger, Osuna y varios colaboradores venezolanos residenciados en distintos países.

En 2014 Samuel Schoenberger comenzó el proyecto recreando símbolos patrios, luego sintió la necesidad de expandir las ilustraciones a distintos objetos y lugares que también nos identifican como venezolanos. Luego de la incorporación de Stefano Osuna surgió la idea de pedir colaboraciones a otros diseñadores y artistas. El primero que recibieron fue la imagen del Panteón Nacional, después de esa publicación su cuenta en Instagram no ha dejado de sumar seguidores. “Nos parece brutal porque te das cuenta que de alguna manera hay mucho sentimiento por cosas de Venezuela y varias de estas se convierten en cierto sentido como patrias. Por ejemplo, el famoso raspado maracucho”, comenta Schoenberger y agrega que han recibido íconos desde Italia, Estados Unidos y Panamá.

“Todo parte de una idea que tengamos la necesidad de representar y que esta a su vez logre que el público se sienta identificado. Empezamos diciendo ‘esto es demasiado venezolano y hay que hacerlo’”, comenta Samuel.

“Después de tener la idea, hacemos los bocetos y luego, en digital comienza el proceso de vectorización para darle forma. El último paso es la curaduría, y para ello tenemos un grupo de diseñadores que tienen muy buen ojo para ver detalles que quizás nosotros no veamos. El resultado final que es lo que se monta en Instagram”, agrega Stefano.

Además de esto, el tema clave de este proyecto es su estética, “flat”, los iconos deben ser completamente planos. Samuel y Stefano ha recibido colaboraciones en 3D y otros estilos que han dejado de publicar por no compartir la estética que han usado desde 2014.

Venezuela gráfica

Ambos diseñadores coinciden en qué el corazón de Íconos Venezolano es la identidad gráfica del país, pues en los espacios donde se conversa sobre el diseño gráfico siempre se debate sobre la falta de identidad gráfica en Venezuela.

“Venezuela para el mundo entero probablemente es el certamen de Miss Venezuela o las novelas pero no hay algo que nos identifique gráficamente como venezolanos. Con esto logramos mostrarle a alguien de otra nacionalidad o idioma que es Venezuela”, comentan.

Samuel y Stefano mencionan que el ícono del Caribe es el que más los ha influenciado. Sin embargo, Samuel también se siente identificado con la ilustración del Escudo Nacional pues nunca imaginó que tendría tanta receptividad. Stefano, por su parte, comenta que se identifica con el ícono del Metro de Caracas pues este era parte de su día a día.

 

Sobre sus influencias los jóvenes diseñadores mencionan tres proyectos, dos venezolanos y uno internacional: “Aquí no se habla mal de Venezuela”, una propuesta fotográfica de Álvaro Pérez Kattar, del cual han extraído razones positivas para resaltar la cultura nacional. El trabajo de la arquitecta venezolana, Yorlmar Campos, quien ha realizado iconografías que Samuel y Stefano toman como base para su ilustraciones y por último mencionan al proyecto “36 Days of Type”, creado por dos diseñadores españoles, del cual destacan su carácter colaborativo y el gran alcance que ha logrado en Internet. “Nos inspira porque nos gustaría que Iconos Venezolanos tuviese el mismo nivel de masificación de ‘36 Days of Type’”.

¿Aún faltan piezas por ilustrar?

Ambos coinciden que no pueden decir con exactitud un número de íconos que falten por ilustrar pues desconocen si llegará el momento en el que se acaben los iconos venezolanos. “Mientras tanto, seguimos creando y experimentando. Además estamos entrando en una nueva fase que es el tema de la fotografía y en esto Stefano es una pieza clave”, comenta Samuel y agrega, “también tenemos una alianza con una marca de ropa llamada ‘Me Gustan Tus Bananas’, su próxima colección incluirá nuestros Iconos Venezolanos. Con esto los iconos no solo se verán en la web sino también en físico, la gente podrá llevarlos puestos incluso en otros países”.

¡Aquí una muestra de su trabajo!

empanada IV

Caribe IV

Raspado IV

metro de ccs IV

escudo

Si te gustó esto, sigue viendo más en el Instagram de Iconos Venezolanos.

La Pequeña Revancha estrenará nuevo EP

El dúo conformado por Claudia Lizardo y Juan Olmedillo (Los Mentas), presentarán un nuevo trabajo lleno de imaginación, poesía y aventura musical titulado Pasos sincopados, el cual contará con siente temas compuestos por Lizardo y Olmedillo.

Este nuevo EP también cuenta con la participación de reconocidos músicos en la escena venezolana, como lo son Tony Maestracci (Tomates Fritos) y Luis “Droopy” Pulido (Los Mentas), Rafael Cadavieco (Atkinson y Zapato 3) formó parte del proceso de grabación junto con Max Martínez y  Francesco Imbriaco, quienes participaron la parte en la mezcla y masterización.

El artista plástico venezolano, Christian Vinck fue el encargado de la portada de Pasos Sincopados, al igual que el arte del primer sencillo titulado “Yo era el sol”, canción inspirada en el accidente aéreo que sufrió el acordeonista y estrella del vallenato Juancho Rois.

El lanzamiento en digital el EP será el viernes 27 de mayo, a través de todas las redes sociales de La pequeña revancha. También estará disponible en reconocidas plataformas de streaming musical como iTunes, Spotify, Cusica, entre otros. Sin embargo, en alianza con el programa de radio El Ruido, se realizará un pre-estreno el día jueves 26 de mayo de 3:00pm a 5:00pm por la señal del Circuito Mega.

The Economist advierte sobre un estallido social en Venezuela

Nuevamente, ‘The Economist’ pone el ojo sobre nuestro país. “Venezuela está sufriendo la recesión económica más profunda del mundo. Controles ineficientes de precios y de divisas, y una corrupción rampante, están causando escasez de todo, desde medicinas hasta arroz”, explica la revista, que se hace eco del enorme descontento de la población: “casi 70% de los venezolanos quieren que Mr. Maduro deje el cargo este año, según una encuesta reciente. Esta demanda está alimentada por el atroz deterioro del nivel de vida bajo su incompetente gobierno”. De acuerdo con la información que maneja la revista, en el gobierno hay preocupación: “Los pobres de Venezuela todavía no han bajado de los barrios para exigir la salida de Maduro. Pero están molestos”. Al respecto, en un análisis de la agencia AP explican lo siguiente: “El principal temor es que se repitan las protestas masivas y violentas que provocaron el ‘Caracazo’ en 1989, que dejó unas 300 personas muertas (…) Venezuela tiene una de las tasas de homicidio más altas del mundo y una cantidad enorme de armas de fuego circulando en las calles, lo que es una preocupación en el caso de que estallen disturbios”. Por ello, no es de extrañar que ‘The Economist’, al cierre de su nota, use la palabra ‘appalled’ (horrorizados) para describir cómo se encuentran los países vecinos ante la perspectiva de un estallido, que buscan evitar a toda costa (de allí los esfuerzos diplomáticos de días recientes), aunque, advierte la revista: “puede que no sean ya capaces de detenerlo”.

5208091a-fbbb-4d36-92ea-e081941e18cc

Escucha el mixtape #7 de OJO

El playlist de este mes lo realizamos inspirados por el dreampop y el shoegaze con un poco de folk. Con bandas bastante indies como TOPS, DIIV, Sales, entre muchas otras que sacan un poco a relucir la nostalgia musical de los 80’s en las bandas de hoy.

¡Disfruta, comparte y descarga!