Ojo Cultura Universitaria

EL DRAMA DE VARGAS INUNDA LAS SALAS DE CINE

Del director y guionista Frank Spano, y luego de triunfar en festivales de cine internacionales, llega Hora menos, una cinta venezolana realizada en coproducción con España y Brasil

Por Juan Pedro Cámara Pérez

Diciembre. 1999. Venezuela protagoniza los titulares de todo el mundo. Las lluvias no cesan. Vargas ha quedado completamente tapiado de lodo y escombros. Ese manto de destrucción separa a los sobrevivientes de las decenas o centenares de miles —nunca se sabrá— que ese año perdieron la vida.

El 25 de noviembre es la fecha escogida para estrenar, en las salas de cine venezolanas, esta nueva producción nacional. Ópera prima de Spano, protagonizada por la española Rosana Pastor y los venezolanos Erika Santiago y Luis Fernández, Hora menos narra la historia de dos mujeres Isabel y Yudeixi que, tras haber sufrido pérdidas en la tragedia de Vargas, deciden unir sus destinos y comenzar, nuevamente, en las Islas Canarias. Con una hora menos que en la península española.

Desde Cines Unidos del Centro Comercial Líder, el equipo y elenco de la película se reunió, este martes, para compartir la cinta y ofrecer una rueda de prensa. Pastor, Santiago y Fernández expresaron su satisfacción de haber trabajado con Spano y haber participado en un proyecto que toca una fibra aún sensible en el pueblo venezolano.

Para Rosana Pastor, aunque extranjera, no fue difícil empatizar con esa sensibilidad. Aclara, en primer lugar, que esa capacidad de meterse en la piel de lo ajeno es parte del trabajo de todo actor. Seguidamente explica que el trabajo, esta vez, se le reveló sencillo: “Algo que fue muy importante fue llegar a Venezuela (…) el carácter venezolano es un carácter muy generoso y hospitalario como yo nunca me había encontrado otra gente en ningún país”. Asegura que el haber tenido contacto con funcionarios de Cruz Roja y demás voluntarios y sobrevivientes de los deslaves la ayudó mucho a entender las dimensiones del desastre. “Ahora mismo la tragedia de Vargas es como si fuese mi propia tragedia, la tragedia de mi propio pueblo”, concluyó.

Erika Santiago, por su parte, enfrentó retos diferentes. Y es que su papel en Hora menos es el primero que realiza para la gran pantalla. Sin embargo, revela que no sintió ninguna complicación a la hora de construir su personaje quien es, sin duda alguna, una de las piezas fundamentales de esta producción. “Yudeixi nace como resultado de un trabajo de equipo, gracias a la ayuda de Frank. Es una fusión entre cómo veía él al personaje y cómo lo sentí yo después de leer el guión”.

La cinta, que fue estrenada en mayo de este año en el Festival de Cine de Málaga, ha obtenido muy buenas críticas y los premios a Mejor Largometraje, por parte del Foro Canario, y Mejor Ópera Prima y el galardón del Jurado Joven en el MadridImagen.

Inmortalizando Vargas

Esta es la tercera película que se estrena en los últimos tiempos cuyo trasfondo son los sucesos acaecidos en el Estado Vargas en diciembre de 1999. “Cómo no Vargas” es la frase que utiliza Spano para explicar el porqué de la recurrencia del tema en los últimos tiempos. “Esto es resultado de una deuda ética y estética que se traduce en nosotros a través del discurso audiovisual cinematográfico”.

Por su parte, respecto a este tema, Luis Fernández agregó lo siguiente: “Un traumatismo de esa magnitud también requiere un tiempo de duelo importante, y estos diez años han sido el período de separarnos emocionalmente de algo tan traumático para poderlo utilizar ahora como premisa dramática”.

La producción utiliza imágenes reales de los eventos para contextualizar la historia que se desarrolla. Con respecto al uso de tales videos, Spano explica lo siguiente: “Mi intención, en ningún momento, fue hacer una apología al desastre (…) esas imágenes están allí para darles una información a muchas personas que, en el resto del mundo, no han visto la dimensión de lo que ocurrió aquí”.

Para Rosana, el uso de ese material está justificado por una necesidad de lograr empatía de parte de audiencias que no están familiarizadas con el dolor que vivió el pueblo venezolano: “Yo tuve el placer de acompañar a Frank al Festival de Moscú, y que una gente en un lugar tan remoto, tan dispar, tan alejado kilométricamente, al menos, de Venezuela entendiera esta película para mí fue muy impactante. Yo creo que estas imágenes ayudan a contar”.

Quienes lo vivieron en carne propia recuerdan el fenómeno como la temporada en que la montaña avanzó al mar.  Miles de personas perdieron familiares y amigos. Miles, también, se quedaron sin hogar ni esperanzas. Pero a Yudeixi e Isabel, la tragedia que separo a muchos las unió para siempre.