Ojo Cultura Universitaria

El juego no se acaba hasta que se termina

Por Gabriela Benazar -@GabyBenazar-

Yogi Berra, la leyenda de los Yankees de Nueva York lo dijo: “El juego no se acaba hasta que se termina”. Esta inmortal frase condensa dos de las características más hermosas del béisbol. La primera es la burla al cronómetro al no tener un tiempo preestablecido para jugar y la segunda es la magnífica capacidad que tienen los juegos para decidirse en el último lanzamiento.

Este año, los 8 equipos que compiten en la Liga Venezolana de Béisbol Profesional se tomaron muy en serio las palabras de Berra.

Hasta ahora, el único equipo clasificado a la postemporada es los Tiburones de La Guaira, quienes por primera vez desde la temporada suspendida por el paro petrolero del 2002 tienen una oportunidad real de ser los representantes de Venezuela en la Serie del Caribe. Por su parte, los Bravos de Margarita son el único equipo sin ninguna posibilidad de clasificación.

Aunque los escualos no son líderes de la tabla de clasificación desde el inicio de la temporada, han tenido una campaña envidiable de la mano de Marcos Davalillo y apoyados por la fanaticada más fiel de Venezuela.

Gregor Blanco, Edwin Bellorín, José “Cafecito” Martínez, “El Cachi” Oscar Salazar, Héctor Sánchez, César Suárez, Alex Cabrera y el resto del roster de La Guaira han logrado lo que muchos creían imposible y probablemente sean los precursores del primer título del equipo varguense en décadas.

La llegada del grandeliga de los Cerveceros de Milwakee, Francisco “el Kid” Rodríguez blinda a La Guaira contra cualquier cuarto bate que quiera atacarlos en las últimas entradas. Si el Kid sale del bullpen a cerrar un juego, sus oponentes pueden dar el encuentro por terminado.

De ganar el campeonato, los Tiburones de La Guaira acabarían  con una sequía de 26 años e irían a intentar ganar su primera Serie del Caribe.

La sorpresa de la temporada son Los Leones del Caracas y no exactamente por tener una buena actuación. Esta es la peor campaña de los melenudos en los últimos años  y han estado plagados de lesiones y malas actuaciones.  La destitución del mánager Tim Teufel a mediados de noviembre resucitó un poco la esperanza de clasificar al Round Robin, pero su sucesor Rick Sweet no ha cumplido los deseos de la directiva y de los fanáticos hasta ahora y cada día que pasa se hace más cuesta arriba el pase a la postemporada.

Entre los últimos infortunios de los Leones está la salida del roster de Franklin Morales, el lanzador del equipo que mejores números ha tenido esta temporada. Sweet no ha querido explicar las razones de la salida del zurdo y tendrá que recurrir a otros lanzadores del bullpen caraqueño como Orber Moreno, que solo ha aparecido dos veces esta campaña, y Darwin Cubillán para cerrar los juegos.

La suspensión de 66 juegos al receptor Yorvit Torrealba por agredir al umpire mientras discutían una decisión arbitral en el juego del pasado viernes no ayuda al equipo caraqueño. El daño no es solo por haber perdido un jugador cuyos números de bateo estaban por encima del promedio del resto del roster; también están las implicaciones emocionales que tiene perder un jugador grandeliga como Torrealba y bajo esas circunstancias en un momento tan difícil para el equipo. El receptor de los Rangers de Texas probablemente pensaba en el beneficio de su equipo cuando hizo el reclamo al árbitro, pero dejó de lado su profesionalismo y su experiencia al momento de agredirlo.

Para que los Leones del Caracas logren la clasificación deberán ganar los dos juegos previstos para esta semana. Si pierden el encuentro contra los Tigres de Aragua podrían ser eliminados en el último duelo de la temporada contra sus eternos rivales los Navegantes del Magallanes.

Los que fueron líderes en octubres pero se hundieron los últimos meses fueron los Navegantes del Magallanes. Con un comienzo de temporada que generó incredulidad y teorías de superstición de todo tipo terminó con el ligero descenso en la tabla del equipo de Valencia.

Si hubiesen ganado los dos encuentros de esta semana y Lara hubiese perdido, Magallanes sería el segundo clasificado al Round Robin. Una ofensiva débil y un pitcheo que deja mucho que desear ha retrasado el pase de la Nave Turca al Round Robin. Sin embargo, la incorporación del veterano Endy Chávez y el buen desempeño durante la campaña del varias veces jugador de la semana José Altuve, Jesús Flores, Brian LaHair, Erold Andrus y Mario Lisson, entre otros, son la clave para un buen desempeño en la postemporada que difícilmente los haga campeones.

A pesar de que todo apuntaba a que Johan Santana, el primer venezolano ganador del Cy Young y lanzador de los Mets de Nueva York, regresaría al equipo después de 10 temporadas ausente el parte médico del equipo neoyorkino decidió prolongar el reposo producto de una lesión en el hombro. Esto anuló las esperanzas magallaneras de tener un abridor estrella toda la temporada, pero volcó las miradas hacia el cerrador Jean Machí. El derecho tiene un récord de 4 salvadas y 2 perdidas.

Si Magallanes logra la clasificación al Round Robin, podría volver al roster el receptor de las Mantarrayas de Tampa Bay Robinson Chirinos. El grandeliga se fracturó al inicio de temporada pero estaría listo para jugar en el todos contra todos.

El probable segundo clasificado serán las Águilas del Zulia de vencer a los Navegantes en el encuentro del miércoles. Los rapaces han tenido una temporada buena y son el principal candidato a enfrentar a los Tiburones de La Guaira en la final de la Liga.

Lo que podría castrar las aspiraciones del equipo zuliano es la posible partida de sus jugadores de las Grandes Ligas Freddy Galvis y Ryan Reid. Sin embargo, el jugador de los Rojos de Cincinnati Henry Rodríguez sí recibió el visto bueno del equipo estadounidense y acompañará a las Águilas en enero.

De ganar la temporada, las Águilas irían a la Serie del Caribe por primera vez desde el año 2000  y aspirarían a ganar la Serie del Caribe, torneo que en el que no triunfan desde 1989.

A quienes todos le ligan para verlos caer es a los Cardenales de Lara. La derrota del equipo guaro esta semana implicaría la clasificación, dependiendo de sus resultados individuales también, de Magallanes, Zulia y Caribes.

A pesar de haber tenido una temporada regular y de contar con Luis Jiménez, jugador con una actuación especialmente destacada esta campaña, los crepusculares son junto a los Leones los posibles candidatos para acompañar a los Bravos de Margarita en el fondo de la tabla de clasificación.

Lo único que podría ayudar a Lara a clasificar sería un descenso más profundo de los Tigres de Aragua. A pesar de haber comenzado con buen pie la campaña, se desinflaron paulatinamente hacia el final de la temporada regular y después de permanecer toda la temporada entre los primeros 5 puestos, podrían quedarse por fuera.

Las esperanzas de los felinos yacen en el retorno postnavideño de Sergio Pérez, Seth Etherton y Rich Rundles. Francisco Bhuttó, Wilson Ramos y Héctor Gimenez,  entre otros, que deberán dar el máximo para llegar al Round Robin.

El equipo aragueño vive su peor campaña de los últimos años después de haber acabado con una sequía de títulos de 27 años en el 2004 y ganando 4 campañas más y una Serie del Caribe.

Los defensores del campeonato, Caribes de Anzoátegui, podrían representar una amenaza real al reinado de los Tiburones y volver a ganarse el pase a la Serie del Caribe. Tienen todo para lograrlo y más, ya que este año incorporaron al un tanto polémico lanzador Carlos “El Toro” Zambrano a sus filas, quien ha tenido una temporada estupenda con la tribu.

Sin embargo, aún no han clasificado y la junta directiva del equipo prescindió de los servicios del mánager dominicano Julio Franco la semana pasada. Su sustituto deberá demostrarle  a la fanaticada que es capaz de repetir la hazaña del año pasado o, al menos, dar una batalla digna.

Aunque pareciese estar claro quienes van a jugar en enero nada, salvo las historias de La Guaira y de Bravos, que está escrito en piedra. El Round Robin viene con toda la incertidumbre posible y con una repartición de refuerzos que siempre hacen la diferencia entre la victoria y la derrota. Esta temporada nos está recordando a todos los fanáticos que en el béisbol el juego no se acaba h