Ojo Cultura Universitaria

Un pasaje a Suecia gracias a la Física

¡Disfruten este Desde la Burbuja de nuestra 12da edición, mientras llega el próximo número de Revista OJO!

Por Génessis Pérez (USB-Universidad Lund, Suecia)

Cuando le pregunté a una de mis vecinas en Suecia por qué había decidido estudiar Ingeniería Física, su respuesta fue muy clara: “Las matemáticas y la física siempre fueron mis materias favoritas en el colegio”. Entonces, le pregunté por qué no estudiar física como ciencia. Más definitiva aún, su réplica fue: “Quería un trabajo”.

Y es que a pesar de que acá resulta más “normal” estudiar física como ciencia y en la facultad hay una cantidad de alumnos equivalente a la suma de todos los estudiantes de física de las tres universidades más importantes en Venezuela, aún siguen existiendo esos mitos y tabúes sobre la carrera que decidí estudiar: Lic. Física o Física Pura, como a algunos les gusta llamarle.

Que es muy complicado, que tienes que ser muy inteligente, que tienes que fajarte mucho, que es una carrera de hombres, que después solo sirves para dar clases, que no ganas dinero, son de las cosas que me han dicho y que he tenido que negar o aceptar, dependiendo del caso; para nadie es mentira que las mujeres somos una minoría en esta carrera, por ejemplo.

Pero, gracias a que soy estudiante de Física es que estoy ahora en la Universidad de Lund, en Suecia,  ya que existe un convenio de la Universidad Simón Bolívar para estudiantes de ciencias. Y la verdad, si yo estaba convencida de que esta carrera era definitivamente algo que quería estudiar, el enfoque acá fue lo que terminó de enamorarme. Porque de algo sí hay que estar claro: si no amas la física, mejor te cambias y estudias otra cosa.

Es fascinante ver cómo nos incentivan para trabajar en las materias: en enero me debería ir a Alemania por tres días a visitar un centro de investigación con una de mis asignaturas. Además, cursos que yo vi como exclusivamente teóricos en casa y que son básicos para la carrera, acá son teóricos con prácticas específicas de laboratorio. Así se aseguran de que no aprendas solamente a memorizar fórmulas.

En la física no solo las mentes excesivamente brillantes son capaces de triunfar. Si no has estudiado o leído bien sobre un tema, no importa cuán inteligente seas, a veces es mejor callarse; en ocasiones se necesita hasta un poco de intuición para comprender los temas, y hacer las preguntas adecuadas. Incluso en la misma historia de la física, te vas a encontrar con que algunas cosas se han creado a partir del PQC, “Pa Que Cuadre”.

Lo bueno del ritmo acelerado de la USB es que, al llegar acá, no me he sentido presionada por la forma en que distribuyen el tiempo, así que no me he quejado como la gente de otros países que he conocido, quienes dicen que es demasiada presión. Siempre es importante tener un buen entrenamiento en la universidad para poder enfrentarnos al futuro con pasos firmes.

Ahora, solo me queda esperar el “sí” del grupo de investigación con el que quiero trabajar.