Ojo Cultura Universitaria

Se quema la casa de Famasloop

Mira en exclusiva las imágenes de La Quema en el Todo Oídos de la 14ta

Andrea Hernández  -@andrernandez

Esta banda ya no necesita introducción, pero su último álbum sí porque es un proyecto innovador colmado de influencias como Gustavo Cerati y Nine Inch Nails, que se manifiestan de forma criolla y atraen hasta decir basta.

Hay una casa en Colinas de la Trinidad con varias oficinas. Uno de los pisos es el estudio Pararrayos. Casi todo es blanco y la gente sonríe. Después de entrar por rejas y subir por escaleras hay una chihuahua que se llama Juno (como la película) y ladra mucho, como todos los chihuahuas. Pero no es cualquier can, es la mascota oficial de la banda de música Famasloop. Es manchado  como una vaca lechera y duerme en un cojín que parece una patilla.

El estudio es un nido de multitaskers, comerciales, jingles, cortinas de shows y, lo mejor de todo, música de la nueva. “Aquí hay sinceridad multimediática”, dice Alain Gómez, el vocalista de la banda. El espacio donde él hace lo suyo es muy simple: hay afiches, calcomanías, sillas, computadoras, un teclado, instrumentos con botones que parecen complicados y un clóset.  Está trabajando en una cortina para el show Erika tipo 11. Lo más llamativo es el luminoso fondo de pantalla conformado por un collage de portadas de álbumes viejos y nuevos, que cambian y son sustituidos por otros.

En representación de la agrupación Alain, quien es el creativo, voz, guitarrista, programador y productor, habla sobre sus compañeros: Rafael Urbina, el cerebro administrativo, coros y batería; Ricardo Martínez, ingeniero de audio, bajo y coros; y Luis Daniel González, cerebro musical, coros y teclado.

En conjunto llevan dos álbumes y una nominación a los Grammys. Son un colectivo que se enorgullece de ser venezolano. “Arepa con Pepsicola”, dice el vocalista. Sus líricas son un reflejo del lenguaje coloquial de nuestro país que se da el lujo de considerar la literatura latinoamericana como una influencia que late y cambia.  De ahí su nombre que hace referencia a personajes de Julio Cortázar.

Ese hilo conductor lingüístico se mantendrá en su siguiente proyecto: La quema. Lo interesante sigue siendo la mezcla tan evidente de lo de afuera con lo criollo, como lo ilustran en la canción “Más cerquita”,  que es un homenaje directo y sin disimulo a la banda estadounidense Nine Inch Nails.

Dentro de los aspectos místicos que rodean un proyecto tan espiritual como lo es la creación de un álbum, hubo sucesos extraordinarios que ocurrieron en el durante: justo antes de comenzar a grabar las guitarras para la última iniciativa, un cuchillo atravesó la mano del cantante del grupo mientras cocinaba: “Mira la sangre en la puerta del carro. Eso es cuando ya estaba seca”, cuenta Alain, mientras señala la fotografía en la pantalla de la computadora. También, unas semanas después de que se terminó el tema “Choro Dance” con el cantante de Reggae One Chot, una bala atravesó la frente del músico mientras lo asaltaban para robarle su camioneta.

Ahora, en lugar de quedarse en el pasado, se avanza. Así que lo que fue (3 casas y Casa 4) es seguido por lo que es (La quema) y lo que será (que está por verse). En el caso de Famasloop, Simón Díaz estará muy presente en un álbum en el que su influencia será aún más evidente. El CD que seguirá al que saldrá en mayo, “será un homenaje”, cuenta Alain, al cantautor de música venezolana.

Entre obras de casas, planes de destrucción e incendios, los contratiempos que han  acompañado el levantamiento del proyecto del álbum La quema, se manifiestan como parásitos del proceso creativo que, a pesar de la serie de eventos desafortunados, ya está listo para que lo suenen por estas calles.