Ojo Cultura Universitaria

Un nombre para el indie latinoamericano: Javiera Mena

'Todo Oídos' de la 15ta Edición de OJO

Por Annette Barriola -@annettebarriola

Durante el 2011 los carteles de grandes festivales, teatros y salas de conciertos de España, Estados Unidos, México, Argentina y Chile se llenaron con su nombre. Numerosas actuaciones y miles de personas siendo testigos de cómo la Amazona del Pop —como la llamara el diario Clarín de Argentina— se adueñaba de los escenarios con su versatilidad, melodías y composiciones memorables. Su nombre retumba cada vez más fuerte: Javiera Mena.

Aprovechando su nueva gira, Revista Ojo estuvo en Madrid para conversar con la artista chilena sobre su nueva producción, influencias y la experiencia de tener a un venezolano en su banda. Y sería casualmente hace un año cuando Javiera coincidiría con la gira de Algodón Egipcio por España, y se dio esa oportunidad perfecta para que los dos latinoamericanos trabajaran juntos por un verano.

“Sus guitarras tenían el toque especial que yo buscaba, le puso ese sabor natural que a mí tanto me gusta”. Así se expresaría Javiera cuando le preguntaba sobre incluir a Cheky Bertho, el artista detrás de los teclados, los efectos y los sintetizadores de Algodón Egipcio. En esa época Javiera viajaba sola y estaba buscando gente para armar su banda en vivo, así dio con Cheky. Gracias a eso el venezolano tuvo la oportunidad de tocar en tarimas más grandes, más ciudades y llegar a mucho más público.

Pero antes de conquistar España, Javiera pasó por varias etapas y un recorrido musical que empezaría desde el colegio. Uno de sus primeros pasos lo dio en el coro de una iglesia, experiencia que le comenzó abrir su camino. Enumera lo más emocionante: “Cantar en grupo, contrapunto de voces, emoción religiosa”.

Seguirían los estudios de composición, arreglos musicales, hasta llegar a formar parte del circuito de rock independiente de Chile, pasando por diversos proyectos, entre ellos la banda sonora de Departamentos vacíos y el dúo electropop, que formó junto a Francisca Villela, llamado Prissa. Solo llegaron a trabajar en un demo y un videoclip, pues Francisca se mudaría a Alemania y hasta ahí llegaría el proyecto. Así se daría el tiempo perfecto para que la Javiera inquieta se estrenara como solista en 2006. Se establecía como cantante en medio de una generación de grupos; sería tiempo más tarde cuando algunos de ellos seguirían esos mismos pasos de solistas.

Con el lanzamiento de su primera producción, Esquemas Juveniles, comienza a visitar nuevas ciudades, conocer nuevos países y compartir tarima con bandas como Kings of Convinience, un dúo noruego que con tan solo un año de formación logró un contrato discográfico y una primera producción que batió record en venta: “Fue mi primera vez en Europa, me impactó estar de gira y recorrer ciudades en un sleeper bus con ellos”

Pasando por el teclado, el piano de cola y los programas digitales que usa para componer, Javiera ha demostrado su auténtica y versátil devoción por la música. Para ella es posible pasar por diversas facetas e instrumentaciones sin perder la esencia. Desde su primera presentación: “Fui con un computador grande, con pantalla gigante. Mi primo y dos amigos tocaban flauta dulce, yo con un sintetizador virtual, el ts 404, moviendo los filtros: era una presentación instrumental, sin voces”; hasta hoy en día, que la sigue moviendo la misma pasión y la curiosidad de inspirarse con nuevos instrumentos: “Últimamente me gusta tocar más la guitarra”.

Otra cosa con la que disfruta, le dedica su tiempo y que se le da bastante bien es colaborar con artistas, como lo hizo tiempo atrás con el Guincho: “Lo máximo, cuando cantas una canción la conoces de una manera mucho más consciente que cuando la escuchas. Interpretar Novias me dio mucho gozo, amo sus discos, es un ídolo”.

La artista ya tiene en el mercado su segundo disco —Mena— y está a la espera de su tercero, que teóricamente verá la luz el año que viene: “Tengo muchas ideas, espero que salga en el 2013”. España es solo una estación de su agenda: “De ahí voy a Londres y después a Nueva York, al Latin Alternative Music Conference”. Su apuesta es por la movida latinoamericana: “Siempre he disfrutado mucho con la música que se hace acá, te da un sentimiento diferente”. Por eso espera en un futuro muy cercano poder visitar y tocar en Venezuela, no es tímida en afirmarlo: “Me encantaría, si alguien quiere hacer un concierto que me contacte, estaré en Chile todo el segundo semestre”.