Ojo Cultura Universitaria

Regresando a Blur con No Distance Left to Run

El documental habla de la separación y regreso de la banda

Pablo Luis Duarte Borges -@pabludu

El Brit pop nació y murió en los años noventa. El sonido británico que buscaba deslindarse de las influencias cada vez más obvias de la música norteamericana en las décadas anteriores consiguió su nicho en bandas como Oasis y Blur, convirtiendo a ambas en los bastiones de un movimiento que conquistaría al mundo.

El documental ‘No Distance Left to Run’ examina la génesis de Blur, una de las bandas más importantes de este movimiento, retratando su inminente separación y formación reciente.

Dirigido por Dylan Southern y Will Lovelace (próximos a estrenar el tan esperado  ‘Shut Up and Play the Hits’), la cinta realiza un acercamiento al cuarteto de jóvenes nacidos en la población de Essex en el Reino Unido mientras inician la búsqueda de un nuevo sonido que los distinguiera del resto de las bandas en Inglaterra, su éxito y posterior decadencia.

Damon Albarn, Graham Coxon, Alex James y Dave Rowntree, forman Blur, agrupación que mantuvo en vilo al mundo en la década de los noventa musicalizando al paisaje londinense de una manera universal, hablando de sus personajes, vivencias, retratándolos y distinguiéndolos a partir de los ojos de cuatro jóvenes pertenecientes a la clase media inglesa.

El documental, a pesar de contar la historia en general de la banda, se centra en gran parte en el dúo conformado por Damon y Graham. Considerados ambos como la parte creativa de la banda, las voces y las guitarras confluían en ellos y por ende la mayoría de los flashes y las vistas de una prensa sensacionalista inglesa que vería sus inicios y luego se transformaría en el monstruo que hoy conocemos.

El alcohol, la pérdida de la perspectiva del sentido original de la banda, la ambición de Albarn y la falta  de interés de Coxon llevarían a un final inminente. Coxon saldría antes de la grabación del que sería su último disco, ‘Think Tank’ (2003), generando el vacio musical sin hacer retroceder a un proceso que venía formándose desde hace tiempo.

‘No Distance Left to Run’ aprovecha la reunión de los cuatro luego de casi diez años sin que estuvieran en una habitación juntos. Ahora, la banda busca presentarse nuevamente, hacer música nuevamente, y lo más importante, estrechar los lazos de amistad perdidos por tanto tiempo.

Melancólico, emotivo, crudo, el documental sitúa a los cuatro a confesarse ante las cámaras de los cineastas, contando cada momento que definieron su unión, su separación y sus nuevas vivencias.

Los cuatro quedan al descubierto, mientras inician una nueva gira, viajando por las primeras poblaciones que los vieron crecer como grupo, en conciertos a amigos y familiares, para finalmente cerrar el documental con las presentaciones en el gran festival de Glastonburry y en el Hyde Park.

Mientras una de sus piezas más emotivas y reales, ‘Tender’, se presenta al público, vemos a un grupo que ha envejecido, han cambiado físicamente, pero ahora aparentemente aprecian esos sucesos trágicos y afortunados que vivieron y que los llevaron a este nuevo momento.

Las canciones de Blur sirven como orden cronológico para comprender el éxito de la banda a través de la narrativa de las letras juveniles hasta un cambio más maduro y expresado recientemente en sus presentaciones y nuevas canciones lanzadas al público.

Sumamente recomendado a todos aquellos que crecieron con el sonido de Blur, que nacieron con ese movimiento inglés que desarrollaron en sus primeras tres producciones y luego con la crudeza y realidad expresadas en las producciones ‘Blur’ y ‘13’, consideradas para muchos el mejor trabajo que realizaron.

Por ahora esperamos el recorrido similar que se trazaron los documentalistas con la cinta ‘Shut Up and Play the Hits’ que recapitula el concierto final de la banda LCD Soundsystem.