#Especial: Parque Central, el futuro dejado a medias

Por Ricardo A. Castillo – @ArquitecturaVZL

Para 1969, Rafael Caldera acababa de ser electo como presidente de Venezuela. Y al mismo tiempo, Gustavo Rodríguez Amengual ejercía de presidente del Centro Simón Bolívar. Para aquel entonces el CSB contaba con varios terrenos en los cuales quería desarrollar varios proyectos; sin embargo, por falta de financiamiento los mismos no eran rentables.

Entre todos estos terrenos resaltaba uno que contaba con una superficie de 30 hectáreas ubicado en la urbanización El Conde, en un extremo de la avenida Bolívar. En ese momento, Rodríguez Amengual le comenta al ingeniero Enrique Delfino (Propietario de la constructora Delpre) y le da las especificaciones y las variables urbanas del terreno. Rápidamente Delfino saca los cálculos pertinentes junto al ingeniero Romano Fornez y contacta a la firma de arquitectos Siso Shaw y Asociados quienes, de manera muy eficiente, plantean un proyecto que en su inicio se llamó “Conjunto residencial El Conde” y posteriormente pasó a llamarse Parque Central.

Este complejo fue presentado con un excelente plan de financiamiento, que permitía construirlo con préstamos de bancos internacionales y dejándole el beneficio inmobiliario al CSB, así como la propiedad de todo lo construido hasta su venta.

De esta forma el CSB aprobó el proyecto y pasó posteriormente a manos de la presidencia de la República, donde también fue aprobado.  Debido a que el proyecto no requería fondos del gobierno y que cumplía a cabalidad toda norma y variable urbana posible, el mismo nunca pudo ser retrasado por algún ente gubernamental adverso al gobierno de Caldera. Así fue como con pie firme, en Febrero de 1970 iniciaron las excavaciones para comenzar con la construcción del complejo.

En sus inicios Parque Central fue vendido al público como el complejo del futuro, como aquella ciudad innovadora que llegaba para instalarse. Básicamente era como construir una pequeña ciudad dentro de Caracas; un sueño utópico que llegó a ser una realidad. Que duró, pero muy poco.

Al iniciar la construcción rápidamente aparecieron eslogan publicitarios como Disfrute el nuevo modo de vivir en Parque Central donde nada se parece al pasado” “Un nuevo modo de disfrutar el aire acondicionado” “Compre su apartamento en Parque Central y disfrute el nuevo modo de vivir” y así muchos más, que poco a poco fueron creando una gran expectativa entre los caraqueños que veían asombrados cómo se iban levantando las enormes torres residenciales.

Para 1972 estaban listas las ocho torres residenciales, una meta lograda en tiempo récord. Caroata, San Martín, El Tejar, Mohedano, Catuche, Tajamar, Anauco y Tacagua estaban listos y disponibles para la venta. Y vaya que los constructores se esmeraron en los acabados y los prometidos adelantos tecnológicos. Los apartamentos venían en metrajes de 46m2, 80m2, 121m2 y 141m2; iban desde un tipo estudio de una habitación, hasta un dúplex de cuatro habitaciones. Todos venían con pisos de alfombra, papel tapiz con varias opciones a escoger, los pasamanos eran de aluminio, la cocina venía equipada –además,  incluían un compactador de basura y triturador de alimento-, el área de limpieza también venía con lavadora y secadora de serie, el aire acondicionado era central y podía regularse en cada habitación del apartamento. Adicionalmente todos los edificios venían con tuberías de cobre, sistema de recolección de basura por succión y sellado, circuito cerrado de TV, portero eléctrico y ascensores de alta velocidad.

Hoy en día muchos edificios -por no decir la mayoría- sueñan con tener la tecnología y los avances con los que contaban los apartamentos de Parque Central hace 42 años y, aunque muchas de estas características nos parecen cosa común hoy en día, para 1972 esto era realmente como vivir en la ciudad del futuro.

No conforme con todo lo mencionado, Parque Central en sus niveles inferiores contaba con un centro comercial que ocupaba tres pisos del complejo y que contaba con 1.170 locales comerciales. Restaurantes, automercados, peluquerías, bancos y demás, todos se mezclaban con la iglesia, el Museo de Arte Contemporáneo, el Museo de los Niños y las enormes áreas sociales diseñadas por nada más y nada menos que el famoso paisajista Roberto Burle Marx. Realmente todo parecía ser el lugar perfecto para vivir y para ser parte de ese “futuro” que Parque Central tanto prometía.

Cabe destacar que del cálculo y diseño de la estructura de las torres residenciales se encargaron los ingenieros Mario Paparoni y Sergio Haloma, destacados profesionales en materia de ingeniería.

En 1974 la torre Anauco es vendida a la cadena hotelera Hilton, ya que para aquel entonces se realizaba la III Conferencia del Mar y,  para cubrir la demanda de huéspedes,  el hotel transformó el otrora edificio residencial en el Anauco Hilton, edificación que era capaz de albergar a 1000 huéspedes.

Al culminar las torres residenciales, con 127m de altura y 44 pisos, estas moles de concreto se transformaron en los edificios más altos de Venezuela. Además, de ser el complejo privado más grande en ejecución del país para aquel entonces. En total se vendieron unos 6.812 apartamentos, todos destinados a la clase media venezolana.

Poco a poco se fue poblando el complejo y de igual forma fueron culminando las torres de oficinas, las cuales fueron calculadas por el ingeniero Enrique Delfino junto a Mario Paparoni, Sergio Haloma, Andrés Ruiz, Castro Taguada y José Luchsinger.

La magnitud de las dos gemelas era algo nunca visto para los caraqueños de aquellos años: para 1979, se había culminado la torre Oeste y con sus 225mts de altura y 59 pisos no solo se transformó en la más alta del país, sino de Latinoamérica. Cuatro años más tarde, en 1983, la torre Este había finalizado su construcción y así se culminaba el complejo de Parque Central.

Para aquellos años, el complejo parecía fluir tal cual como se planificó, incluso mejor. Todo parecían ventajas: frente al complejo quedaba el Caracas Hilton, hotel de prestigio y renombre para la ciudad; recientemente se había construido el Teatro Teresa Carreño, que complementaba la vida cultural del Museo de Arte Contemporáneo de Caracas y del Museo de los Niños -ambos en Parque Central-; se prometía la construcción de la Galería de Arte Nacional a futuro y a pocos metros ya estaba el Ateneo y el Parque Los Caobos.

En realidad no había que moverse mucho para tenerlo todo. Si vivías en Parque Central,  claro.

Pero este paraíso citadino contaba con un grave problema. Y según lo cuenta uno de sus creadores, el arquitecto Daniel Fernández Shaw, resulta que toda la administración, tanto de las torres residenciales como de las oficinas y de los locales comerciales -incluso del sótano- nunca estuvo, ni está, en manos de condominios, sino del Centro Simón Bolívar. Lo que fue causando el desastre anunciado. Lamentablemente en este país ninguna edificación pública cuenta con un mantenimiento adecuado: todo decae, colapsa y luego de esto es que se repara, se mantiene o simplemente se derrumba para hacer algo nuevo. El concepto de “mantener” no es algo que esté ligado a la idiosincrasia de los gobernantes venezolanos y no es un problema de este gobierno, eso viene de muchas décadas pasadas; pero sin lugar a dudas en estos años ha sido mucho más marcado el deterioro. Así, lo que alguna vez fue ejemplo de modernidad y calidad de vida, poco a poco se deterioró por una mala administración.

Para entender la problemática de Parque Central hay que pensar que un complejo de sus dimensiones: con una densidad de población tan alta, y que amerita de gran cantidad de tecnología para su correcto funcionamiento (Ascensores, aire acondicionado, compactadoras de basura) requiere de una excelente administración que tenga como objetivo mantener todo lo que hace posible la vida en un conjunto tan grande. Sin todo esto, el sueño futurista se convierte en una pesadilla de escala colosal, porque básicamente es imposible vivir en un edificio de 44 pisos si los ascensores no funcionan bien; no es posible vivir en un complejo tan grande donde no existe seguridad; tampoco lo es en un lugar donde la recolección de basura ya no es eficiente.

Todas estas cosas se fueron apoderando de Parque Central, y se hicieron algo común en el día a día de quienes viven en esta pequeña ciudad. Ascensores que no funcionan, la delincuencia que se apodera de los espacios, espacios que no cuentan con mantenimiento y así la historia de nunca acabar.

Lamentablemente esta historia tuvo un punto de quiebre, y ese colapso lo vimos el 17 de Octubre del año 2004, cuando residentes de las torres vecinas veían como la madrugada de ese domingo salía humo de la Torre Este. El incendio comenzó en el piso 34; ese día, como era de esperarse y por la reinante falta de mantenimiento, los rociadores y los sistemas contra incendio no funcionaron. Poco a poco el incendio fue subiendo y ya para finales de la tarde del mismo domingo el incendio había llegado al pent house del edificio. Nada lo detuvo, ni los bomberos, ni un helicóptero que prestaba ayuda, ni siquiera la lluvia de ese día pudieron con el fuego que básicamente consumió la mitad del edificio sin que nada ni nadie pudiera frenarlo.

Al quedar media torre entre cenizas y concreto quemado, muchos se preguntaron si el edificio era seguro, si aún era estable, si  había riesgo de colapso. Afortunadamente la muy bien calculada estructura aguantó y no solo soportó el fuego sino que fue posible su recuperación.

Recuperación que se inició en el 2005, sin consultar al creador de los edificios. Jamás se le consulto nada al arquitecto Daniel Fernández Shaw.

Así se inició el proceso de “recuperación” y deformación del edificio, sin la guía  y ayuda de quien lo diseñó. Sin embargo, los designados del gobierno le agregaron y adosaron a sus fachadas escaleras de emergencia que deformaron su fachada original. En su helipunto, ubicado en la azotea del edificio, se colocó la famosa “espada de Bolívar”, sabiendo que al hacer eso se le quitaba al edificio una vía de escape en caso de emergencia.

Año tras año vimos cómo se postergaba la reinauguración del edificio, ya que debido al mal estado en que se encontraba, decidieron renovar toda la torre.  Y pasaban los años, se corrían las fechas, se aprobaban nuevos presupuestos, pero nada que se entregaba la torre. Hasta la fecha de hoy, donde vemos con pena cómo ha pasado ya una década y aún no han sido capaces de entregar el edificio.

Vemos con pena cómo lo que alguna vez fue ícono de modernidad y motivo de orgullo de todos los caraqueños, hoy en día es un saco de corrupción; una obra que sale más rentable mantenerla a medio terminar que terminarla como tal. Es lamentable ver cómo en pleno proceso de reconstrucción de la torre Este, se desarrolle un incendio en la vecina torre Oeste. Pero sin lugar a dudas, lo que causa más indignación a todos aquellos que somos arquitectos, ingenieros y afines, es saber que ese edificio fue levantado en cinco años, desde cero y en los años setenta, mientras que este gobierno no ha sido capaz de recuperar los 25 pisos que fueron quemados en diez años y con toda la tecnología que tenemos hoy en día.

Parque Central hace años que dejó de ser esa urbe futurista que ofrecía a sus habitantes todas las comodidades y adelantos en un mismo lugar; hace décadas que ese sueño hecho realidad se transformó en una pesadilla que aqueja a todos aquellos que hacen vida en sus instalaciones. Hoy vemos cómo la frase que dijo el arquitecto Daniel Fernández Shaw es más cierta que nunca. “Parque Central se hizo para una Venezuela que ya no existe”

Comentarios

comentarios

You May Also Like