La UCV pasa estragos por un bajo presupuesto

20070513_1876

Fallas en la seguridad, daños en la infraestruquctura, renuncia de los docentes y retraso en el pago de las becas estudiantiles, son factores que han afectado el estudio de la carrera literaria, así como la falta de bombillos en los pasillos, que los ha hecho considerar si quitar las clases.

La directora la Escuela de Letras de la UCV, Teresa Soutiño, denunció el 19 de octubre en una asamblea estudiantil, que poseen un presupuesto anual de 10.512 BsF, y 76 BsF. al mes, esto impide que se puedan reparar las filtraciones en los baños, salas de clases y salas de computación, así como arreglar las ventanas dañadas y las puertas raídas comején.

En una entrevista con El Universal, Andrea Omaña, estudiante de la UCV, cuenta que inscribió Literatura Norteamericana en el horario nocturno (5:30 pm a 7:00 pm), y en vista de la inseguridad, su profesora, NatashaTiniacos, decidió enviar los contenidos de la materia por correo electrónico sin tener una fecha definida para la vuelta a las clases presenciales.

“No hay vigilancia ni siquiera en los estacionamientos. No me gusta esta zozobra ni tener que terminar mi carrera apurada. Para mí la Escuela de Letras es mi casa. Mis profesores y amigos son mi otra familia. Aquí aprendí a leer desde otros puntos de vista y me sentí perteneciente a un grupo. La UCV era mi reducto. Ahora también acá soy vulnerable. Tengo miedo. Cargo al país en el morral y siento que todo se derrumba”, explicó.

Omaña cree que la no reanudación de actividades ha desmotivado a los alumnos, al mantenerlos alejados de las aulas en una especie de limbo en el cual nadie ofrece respuestas concretas.

“Las palabras aquí pesan. No reanudar significa parálisis sin promesa de retorno. Esto me aterra. No es solo por cuestiones gremiales, ideológicas o de dignidad. Es que no tienes ni papel ni tóner para imprimir una constancia de estudios. No hay transporte, seguridad ni comedor. Esto es un cerco”, agrega la estudiante.

A Gender Vera, presidente del Centro de Estudiantes de Letras, le preocupa que la Ecuela no cuenta con un plan de contingencia para 2016, cuando se calcula que la UCV recibirá un total de 13.214 alumnos, 3.634 estudiantes más de lo programado.

Durante la asamblea del 19 de octubre, la docente, traductora y ensayista de la UCV, María Fernanda Palacios, afirmó:

“este es el momento de imaginar soluciones para que la Universidad se mantenga funcionando. Al hacerlo estaremos vivos y no postrados. ¡No estamos solos!, somos parte de una comunidad y se supone que a quienes estudian Letras les importan los libros, la literatura, la escuela, el país”.

De la Escuela de Letras han egresado poetas y escritores como Rafael Cadenas (Premio Internacional de Poesía Ciudad de Granada Federico García Lorca 2015) y Alberto Barrera Tyszka (Premio Herralde de Novela 2006 y Premio Tusquets 2015). Éste último, en un texto publicado recientemente, ha recordado su paso por la Escuela de Letras y cómo cambiaron las cosas:

“La Escuela de Letras, literalmente, es un pasillo en un primer piso de la Facultad de Humanidades. No tiene escaleras. Se llega a ella a través de una rampa ancha por la que todos subíamos y bajábamos varias veces cada día para tomar café, para sacar una fotocopia, para buscar un libro, para subir y bajar. Pero ese pequeño espacio siempre me pareció una fiesta. Corrían los años ochenta y en el pasillo o en la rampa nos cruzábamos con los profesores (Adriano González León, Rafael Cadenas, Hugo Achugar, María Fernanda Palacios, Alejandro Oliveros…). Entrábamos a clase a las cinco y media de la tarde y a veces podíamos salir casi a las 10:00 de la noche. El mundo de pronto, cotidianamente, se detenía alrededor de las palabras y de los libros.

Muchos años después, cuando comencé a dictar clases en la escuela, lo primero que me sorprendió fue el cambio en los horarios. Todo debía comenzar y terminar más temprano. No convenía quedarse hasta muy tarde en los salones. Lo mejor era salir en grupos. Así comenzamos a leer los otros síntomas del deterioro, a aprender la nueva historia del país: la violencia que toma los cuerpos, la precariedad que gobierna los espacios, el miedo que se cuela en el pasillo. Las sombras que invaden la casa”.

UCV-Vista-de-los-pasillos-480x330_letras_ucv_640

Comentarios

comentarios

You May Also Like