La joyería literaria de Caracas

LIBREROS WEB

Por : Ezequiel Abdala | @eaa17
Fotos: Ashley Garrido | @ashgarrido

“Somos el reducto cultural y educacional más importante de América”. Así de tajante es Carlos Ugueto, librero del puente de las Fuerzas Armadas, quien en su auto-elogio continental mete tanto a la América del norte como a la del sur, y se explaya explicando que eso que allí pasa de lunes a lunes, en Argentina sucede, si acaso, los domingos, y en Estados Unidos se limita a ventas de garajes. No, jura él, no hay en todo el continente algo como esto que los caraqueños tenemos debajo del famoso puente de la avenida que atraviesa Caracas de norte a sur, de sur a norte, de San Agustín a Cotiza, del Mercado de las Flores a El Helicoide.

Ugueto no se equivoca al hablar de reducto. En una de sus acepciones es definido como lugar de refugio y conservación. Y si bien la intemperie de una gran avenida no pareciera ser el sitio más idóneo para preservar libros en buen estado, lo cierto es que allí están conservadas, hablemos mejor de guardadas, auténticas joyas literarias. “Libros que ya no se editan más, que ya no llegan más. Hay hasta Biblias en ediciones de siglos pasados”, dice.

Un primer y somero recorrido permite notar algo que no es posible hallar ya en las librerías venezolanas: variedad. Con solo un vistazo es notable la gran oferta de títulos y géneros, diametralmente opuesta a las hileras uniformes y monocordes que hay ahora en las grandes cadenas de librerías. Autores -y editoriales- que uno lleva años sin ver en ellas están allí, tan campantes. Y no se trata, precisamente, de imposibles: son Tolstoi, Dostoyevski, Balzac o Dickens, por ejemplo, quienes conviven con las novedades del momento.

Processed with VSCOcam with b5 preset

“Ahorita lo que está de moda es la ciencia ficción. Los clásicos han ido decayendo un poco, y en su lugar lo que la gente busca son ese tipo de libros, historias de vampiros o de autoayuda”, me dice Javier Colmenares, quien es ya parte de la segunda generación de libreros de las Fuerzas Armadas. Su padre, toda una referencia, comenzó en el negocio en los 80’s, cuando los libros se guardaban en cajones de latón con cadenas y candados. “Era horrible: nos robaban los libros. Los indigentes se orinaban en las noches. Era una lucha constante”, rememora de aquella dura época.

Hoy todo es diferente: los cajones han dado paso a kioscos ordenados, numerados y pintados. El espacio, nacido en la improvisación y crecido en la tradición, adquirió en 2011 la dignidad de un nombre propio –“Resistencia Literaria”, se llama ahora–, luego de una inversión de 8 millones de bolívares del Gobierno del Distrito Capital. Pero no todo es color de rosas: Caracas sigue siendo Caracas y el centro, el centro. Allí, en plena avenida, dos parqueros están a punto de matarse por parar una camioneta. Hay gritos destemplados, insultos altisonantes y una amenaza de muerte: “No va a haber próxima vez, porque par de puñaladas es lo que te voy a meter, mamagüevo”, amenaza, y bien serio, un parquero a otro, yéndose, parece, a buscar el puñal.

“Las mujeres son las que más roban”, comenta Colmenares y su compañera de trabajo asiente. Nos interrumpe un liceísta de camisa azul que viene, en pleno enero, a buscar un libro de Artística que debió adquirir en octubre. “Quiero cambiar”, dice, y el librero le pregunta qué trae. Le da su libro de Artística del año pasado, Colmenares lo revisa, verifica que esté completo, y le hace la oferta: ‘dame éste, más 300 bolívares’. Trato hecho. Ése, el de los intercambios, es otro de los tipos de transacciones que se dan allí, junto con la compra de libros, a la que muchos puestos están abiertos.

Processed with VSCOcam with b1 preset

Otro estudiante, éste universitario, pregunta por textos de programación. Colmenares lo lleva adentro, y lo deja revisando. Al rato sale con dos gruesos volúmenes que suman 10.000 BsF. “¿Tienen punto?”, pregunta. “Claro”, le responde. Atrás también quedaron los tiempos en los que sólo había efectivo: ahora en la mayoría de los puestos se puede pagar con débito. Claro que allí los billetes todavía tienen su utilidad, ya que no faltan –más bien abundan– las mesas de ofertas, desordenadas, heterogéneas y variadas ellas, con un libro a cien, tres por doscientos, y precios semejantes.

En lo que sí no hay variedad es en la respuesta a la pregunta sobre quién es el autor extranjero más buscado bajo el puente: Gabriel García Márquez. Después de él, cada quien tienen su nombre J. K. Rowling para unos, Tolkien para otros, Verónica Roth para los demás, Deepak Chopra, Riso y Coelho, la trinidad de la autoayuda, para los necesitados, que son muchos. El libro imposible de conseguir es ‘Rayuela’, por el que todos claman. En cuanto a autores venezolanos, el primer lugar se lo disputan Rómulo Gallegos y Eduardo Liendo –“los que piden en el colegio”, explica uno de ellos–, aunque no faltan los nombres de Uslar Pietri y Herrera Luque. “¡Todavía quedan lectores!”, exclama aliviado uno de los libreros cuando alguien le compra una antología de cuentos de Guillermo Meneses editada por Monteávila. “Pero son pocos”, remata.

Processed with VSCOcam with b5 preset

Cuando un motorizado se detiene a preguntar por el Plan de la Patria, Colmenares me hace una infidencia: “Chávez fue un gran vendedor de libros. A nosotros nos fue muy bien con él. Hablaba de un libro y al día siguiente venían muchos a buscarlo. Aquí no tienes idea de la cantidad de ejemplares que se vendieron de ‘Las venas abiertas de América Latina’, o textos de Marx. Incluso de Vargas Llosa, que una vez lo recomendó antes de que se pelearan”. El fenómeno, sin embargo, duró lo que el presidente. “Ya casi no se vende nada de eso. Ni siquiera los libros sobre él, o de Fidel, de repente viene algún estudiante buscando algo de dialéctica, pero parece que el fenómeno terminó”, comenta.

Para explicarme su oficio, me cuenta lo que le pasó hace poco en Tecniciencias: a tres empleados –cajera, vendedor y portero sabio– les preguntó por ‘Las cuitas del joven Werther’, de Goethe, y todos le dijeron que no, que lo sentían mucho, pero que no lo tenían. El libro, no obstante, estaba en uno de los estantes, sólo que titulado simplemente Werther. “Esa es la diferencia entre un vendedor de libros y un librero. Nosotros sabemos lo que tenemos, y somos consejeros, maestros, guías. Hay que tener buena memoria y leer mucho para poder ser un buen librero”.

Entre sus tesoros, Colmenares me enseña un libro de Shakespeare fechado en 1872, y otro más viejo aún, fechado en 1807. Las obras completas de Pirandello y una revista porno de 2007 que mandaron a recoger apenas salió porque Diosa Canales aparece allí con 17 años –“yo le escribí ofreciéndosela, pero nunca me respondió. Está para el que la quiera por 5.000 bolívares”– reposan en su cofre. Luis Olivares, otro librero, me habla de dos históricos libros de historia que tiene en primera edición y en todos sus tomos: uno de la vida Pública de Simón Bolívar y otro de la Batalla de Carabobo.

Processed with VSCOcam with b5 preset

En una segunda vuelta, más detenida, se puede observar la pesada ‘Moby Dick’, de Melville (1.000 BsF); la primera edición de Seix Barral de ‘La guerra del fin del mundo’, de Vargas Llosa (800 BsF), el clandestino ‘Archipiélago Gulag’, de Solzhenitsyn; ‘Un hombre’, de la Oriana Fallaci escritora; los famosos y elogiados ‘Tres tristes tigres’, de Cabrera Infante (200 BsF); la voluminosa ‘Historia de dos ciudades’, de Dickens (600 BsF),  el entrañable ‘Un mundo para Julius‘ de Bryce Echenique (600 BsF); el místico ‘Péndulo de Foucault’, de Umberto Eco (1.000 BsF); cuatro novelas y varios cuentos de Faulkner recopilados en una  de las legendarias ediciones de Aguilar (300 BsF), las obras escogidas de un montón de clásicos como Balzac, Flaubert, Dostoyevski, un libro de principios del siglo pasado de un presbítero que firmaba como Juan Bosco y luego sería un popular santo (100 BsF), entre otros muchas otras joyas, desaparecidas de las librerías, pero disponibles, y a precios accesibles, a una cuadra del metro de La Hoyada, en “el reducto cultural de América”, la joyería literaria de Caracas.

Comentarios

comentarios

You May Also Like