Chávez usó la santería como instrumento político

Las revelaciones son, cuando menos, escalofriantes. Y si no fuera porque se trata de una investigación periodística bien documentada, con más de sesenta testimonios, fotos y hasta cartas firmadas del puño y letra del propio Chávez, se podría pensar que se trata de una obra de ficción. Pero no. Es un libro-reportaje producto de una investigación de más de tres años, escrito por el periodista David Placer, que fue presentado esta semana en España. ‘Los brujos de Chávez’ se llama, y allí se revela, entre otras cosas, cómo fue que la santería llegó y se apoderó de Venezuela. De acuerdo con el periodista –que cita a Raúl Baduel–, Fidel Castro, aprovechándose del carácter supersticioso de Chávez, infiltró al país, a las Fuerzas Armadas y a las instituciones del Estado de santeros, quienes, valiéndose de su posición de líderes espirituales (padrinos), obtenían todo tipo de información que luego le transmitían al cubano. “Los militares hacían los ritos de iniciación en La Habana. Esto llegó a transformar incluso el cuadro de mando del Ejército, ya que un padrino de santero no podía estar por debajo en el escalafón”, dice el periodista. “La santería transformó la manera de hacer política. Chávez utilizó la brujería para controlar Venezuela y manipular al pueblo”. ¿Cómo? Haciéndose pasar por una reencarnación de los libertadores, por un elegido, convirtiendo así a parte de la población en devotos antes que electores. En el libro se revela que en Miraflores, Chávez y altos jerarcas participaban en ritos de espiritismo y palería, con huesos de muertos –hasta 8 tumbas diarias se profanaban en el Cementerio del Sur para conseguirlos–, y que “todavía hoy se siguen haciendo”.

Comentarios

comentarios

You May Also Like