CNE busca realizar “operación morrocoy” con el Referéndum revocatorio

Las encuestas lo venían advirtiendo desde hace tiempo: la gente está harta del gobierno de Nicolás Maduro. No lo quieren. Y las 1,8 millones de firmas entregadas hoy por la MUD en el CNE son la prueba palpable: en apenas días, la oposición logró rebasar con creces el mínimo necesitado (recolectó más de 2,5 millones, aunque la cantidad entregada hoy fue menor). Un río de gente se desbordó a firmar en las calles. Y sin embargo, el gobierno no se da cuenta, o no se quiere dar cuenta. A los efectos es lo mismo. Y para muestra Jorge Rodríguez, quien hoy en la mañana fue al CNE a pedir una auditoría total de las firmas. Es decir: que se comprueben una por una. Como si con un excedente tan contundente (se recolectaron 1,6 millones de firmas más de las requeridas), con una diferencia tan demoledora, tan abismal, pudiera caber la posibilidad de un fraude. Tras la poco razonable propuesta (apoyada por Diosdado Cabello y que será admitida por el CNE, seguramente) no se esconde sino la intención de retrasar y obstaculizar un proceso que a todas luces es indetenible. Eso explica también por qué la rectora Tania D´Amelio manifestó ayer que el CNE esperará que transcurra todo un mes para comenzar el proceso de revisión de firmas entregadas hoy. ¿Con que intención? Con la de que el Referéndum se celebre en 2017, para que así, una vez revocado Maduro –como en efecto sucederá: no hay modo de que lo gane– en lugar de llamar a nuevas elecciones presidenciales –como ocurriría si el Revocatorio se celebrara este año–, asuma el poder su Vicepresidente (Aristóbulo Istúriz) y termine el período.

Comentarios

comentarios

You May Also Like