Así pasó el crucero de Chanel por el mar de la felicidad

Chanel en Cuba

Por: Juan Pedro Cámara – @Juanpecamara

La Cuba de estos tiempos está lista para otros mandatos absolutos. Dentro de un proceso que se ha llamado de “apertura”, la isla madre de la revolución latinoamericana le prestó sus calles a la colección Crucero 2016/17 de Chanel, la centenaria casa de alta costura parisina que desde 1983 tiene a la cabeza al Kaiser de la moda, Karl Lagerfeld. Primero fueron la visita diplomática de Obama y el concierto gratuito de Rolling Stones, pero, el pasado martes 3 de mayo, la puesta en escena de uno de los desfiles más esperados del año desencadenó un performance simbólico sin precedentes sobre una visión exótica del caribe estancado en el comienzo de la Guerra Fría.

El encuentro estuvo destinado a darse en tensión. ¿Qué podía decir Chanel de Cuba?, ¿cómo podía la moda, hija predilecta del capitalismo, interpretar la tradición estética de un país que lleva medio siglo cercado por el totalitarismo más longevo del hemisferio? Lagerfeld, que pisó por primera vez suelo cubano en las vísperas de la presentación, no pudo sino recurrir a la nostalgia imaginada de la isla en los cincuenta y su fantasmagórica presencia en La Habana descalabrada del siglo XXI.

Las colecciones crucero o resort son entregas a mitad de año de una industria frenética que necesita ocuparse las manos entre las semanas de la moda de otoño/invierno y primavera/verano. Como sus nombres lo sugieren, originalmente fueron pensadas para proveer a los jet setters con ropa apropiada para viajes y climas cálidos, y por su carácter comercial se han convertido en un generador importante de ingresos para las casas de moda. Chanel tiene años ya abocándose a esta estrategia. Han pasado por Dubai, Singapur y Seúl, incorporando siempre elementos de la cultura visual de sus sedes a los sellos indiscutibles de la marca. El riesgo, claramente, es la caricatura. Y ninguna otra colección pareciera serlo más que la que Lagerfeld hizo desfilar por el Paseo del Prado de La Habana.

Dislocadas de su contexto, la mayoría de las piezas no llaman al escándalo. Son prendas de un vapor exquisito que van desde la sobriedad tatuada en el ADN de la marca a estampados coloridos que, más que al Caribe, aluden al trópico. Ubicar la colección, sin embargo, en la Cuba de hoy resulta doloroso. En primer lugar está la simplificación de la Cuba contemporánea a la imagen rudimentaria y fotogénica de sus ruinas y de sus personajes atrapados en el tiempo. Chanel presentó, por ejemplo, la masculinidad cubana reducida al arquetipo del Pedro Navajas, literalmente ataviado con un sombrero de ala ancha de medio lado, un puro en la boca y una corbata agigantada como símbolo de virilidad hipertrofiada.

Chanel no pudo tampoco resistirse a glamorizar la iconografía comunista de la isla y del continente. Sus colores pasteles y neones los arroparon de prendas alusivas a la indumentaria militar. Si la referencia no quedaba clara, un contingente de modelos con boinas de lentejuelas negras se encargó de aclararla. Algunas eran simplemente unicolor o iban adornadas con bordados abstractos. Otras, sin embargo, llevaban al frente la doble “C” entrelazada de Chanel y la estrella de cinco puntas, símbolos que han representado para Karl Lagerfeld y Ernesto “Che” Guevara los grados de Kaiser y Comandante, respectivamente. Incluso para una industria tradicionalmente miope ante las sensibilidades culturales, esta se pinta como una torpeza histórica.

Cuando las cámaras que graban el desfile se alejan, la imagen muestra las fachadas agrietadas de La Habana cuyos colores parecieran haberse derramado sobre la pasarela. Así están también sus carros, que por más pulidos que aparezcan en los estampados de la colección, no son testimonio de una afición cubana por lo vintage. Y está su gente, aglomerada en las esquinas o reunidas en los balcones, privadas una vez más de otro sarao que no les compete. Hay exaltación por la envergadura del evento, pero este es otro espacio más, esta vez uno público y valiosísimo, que como los hoteles de lujo que han seguido siempre al servicio de los extranjeros, no está a su alcance.

Al menos en este caso, la apertura de Cuba no fue bidireccional. Fue Cuba la que se le entregó al mundo, pero no a la inversa. En la pasarela, reporta El País, solo caminaron tres modelos cubanas. Y cuando la peregrinación final tomó el bulevar, Lagerfeld y su escuadrón evidenciaron lo foráneo del espectáculo. Al ritmo de la agrupación Rumberos de Cuba, la procesión bailó las melodías caribeñas como lo hace un grupo de turistas torpes en una clase de zumba en la cubierta de un barco. El crucero, esta vez, fue la metáfora perfecta: ese espacio de autenticidad fabricada y plástica, excesivamente brillante y cursi que sirve como una burbuja para ver el mundo desde la barrera. La Cuba de Chanel no fue sino un delirio más del Kaiser.

Comentarios

comentarios

You May Also Like