¿Qué pasará si no hay revocatorio?

Revocatorio en 2017. No con esas palabras, ni así de categórico, pero  eso, prácticamente, fue lo que dio a entender ayer Tibisay Lucena al fijar en octubre la fecha para la recolección del 20% de las firmas, posterior a la cual tendrían que transcurrir 90 días (3 meses) para la realización del referéndum. Lo que implicaría que el año que viene podríamos tener nuevo presidente pero mismo gobierno, ya que saldría Maduro y terminaría su período el vicepresidente, quienquiera que este sea para la fecha. Es decir, que el proceso destructivo y hambreador llamado “Revolución Bolivariana” podrá continuar saqueando al país por lo menos hasta 2019, fecha de las futuras elecciones presidenciales. Ese, repetimos, es el panorama que se desprende de lo dicho por Lucena, cuyo anuncio fue inmediatamente rechazado por la oposición, en boca de Henrique Capriles y Jesús “Chuo” Torrealba, quienes hablaron de una intención desalentadora  en el anuncio –“todo lo que dijeron es para desmoralizar” – ante la cual apelaron a la esperanza –“incluso siendo a finales de octubre, el revocatorio va este año”– y a la calle –“se mantiene la movilización nacional para el 01 de septiembre”–. ¿Y si nada de eso funciona? Los escenarios son de todo menos bueno: explosión social o golpe de Estado. Eso, por lo menos, es lo que se desprende de lo declarado ayer por Capriles: “Trancar la vía democrática colocará a Venezuela en una situación peligrosa, más complicada en lo social y con más tensión. No queremos ni explosión social ni golpe de Estado”. Y si los menciona, es porque son viables. De modo que son esas, y no otras, las cartas que están sobre la mesa y con las que se puede responder a la pregunta que encabeza esta entrada. Como se ve, sin revocatorio este año se viene el abismo (golpe, explosión social o tres años más de saqueo). En manos del CNE y de la calle queda todo.

Comentarios

comentarios

You May Also Like