Adiós, Sofía

SOFIAWEB

A Venezuela llegó en dictadura y a Venezuela la deja en dictadura. Mujer de vida novelesca, intelectual aguda, lectora voraz, entrevistadora aguerrida, polemista formidable, provocadora impenitente y periodista de garra, fue, también, la gran mecenas del siglo XX venezolano: a nuestro país trajo la que en su momento llegó a ser considerada la mejor colección de arte contemporáneo de América Latina. Y no, precisamente, para su casa: sino para un museo (el de Arte Contemporáneo de Caracas) que se ella misma fundó, construyó y consolidó en lo que era un garaje de Parque Central por allá en los setenta y que hoy es una señora institución con once salas y una colección de 5.000 obras en las que hay algunas firmadas por Monet, Matisse, Reverón, Warhol, Calder, Picasso, Vasarely entre muchos otros. Durante 24 años (1968 – 1992) les dio los ‘Buenos días’ a los venezolanos desde la pantalla, mientras condujo el que fuera uno de los programas periodísticos y de entrevistas más importantes de la televisión, a través del cual pasó toda la vida política nacional e improbables invitados internacionales. Consciente de que estaba haciendo historia, ordenó transcribir todas esas entrevistas y las donó en digital a la UCAB, universidad a la que, ya en las postrimerías de su vida, donó también toda su biblioteca, compuesta por 14.000 (sí, catorce mil) libros en los que hay incluso primeras ediciones, y que están disponibles gratuitamente para quien los necesite. De su inabarcable vida es con eso con lo que nos queremos quedar: su aporte generoso a la cultura del país. Enemiga del pueblo le dijeron los que llevan años embruteciéndolo. Se entiende: una mujer trabajadora, culta, desprendida y generosa era muy mal ejemplo. Podía, con su obra, hacer pensar a la gente; y con su ejemplo, (ella, que nació pobre) animarlos a superarse. ¡Mil gracias, Sofía! Misión cumplida. Descansa en paz, mujer insuperable.

Comentarios

comentarios

You May Also Like