La excelencia se paga con sangre

EXCELENCIAWEB

Cuando hace dos días reseñamos el logro obtenido por la UCAB y la USB en Harvard, quisimos destacar todo el mérito que había en que unos hijos de la Venezuela bolivariana pudieran competir de tú a tú y ganarles a personas de universidades del primer mundo. Porque la Venezuela bolivariana no es solo un analfabeto funcional en la presidencia rodeado de incompetentes, corruptos y hasta narcos; la Venezuela bolivariana es también un país donde la excelencia se paga con sangre, y para muestra el infeliz caso que hoy ha conmocionado a la opinión pública: el asesinato de una estudiante de IV año en manos de su compañera de clases. El hecho tuvo lugar el pasado 13 de febrero en el Bloque 18 de Caricuao. Allí Michell Longa (de 18 años y con 2 meses de embarazo) fue atacada salvajemente por 3 compañeras de liceo, quienes la dejaron inconsciente en la entrada del edificio. Sus familiares la llevaron al Hospital Materno Infantil, donde lograron estabilizarla: tenía una fractura cervical, había perdido la movilidad y al bebé. De allí pasó al Hospital Pérez Carreño, donde el domingo 26 entró en coma y el lunes 27 murió. ¿Por qué Michell Longa y su bebé fueron asesinados? Ahí está el detalle: según la versión de Panorama y 2001, el problema estuvo en un trabajo en grupo del que Michell expulsó a esas tres compañeras por no haber hecho nada…y eso le costó la vida. Las tres vagas (y ahora también homicidas) le cobraron con sangre la osadía de haberles exigido que hicieran su parte del trabajo. La golpiza se la dieron en un sitio público, ante los ojos de los vecinos y a plena luz del día. Actuaron, claro, con la seguridad que da vivir en una revolución que premia al delincuente y castiga al honrado. Simplemente, repitieron lo que han visto alrededor suyo. Tienen los ojos de Chávez en la puerta del liceo, son sus hijas (16, 17 y 18 años tienen) y su legado conservan.

Comentarios

comentarios

You May Also Like