Una frase que bien podría retratarnos

MANUELWEB

“Puede que sólo seas un pequeño cobarde que prefiere soportar la injusticia con tal de vivir incontaminado”

Es una de esas frases incómodas que acusa y revuelve conciencias, y para eso está. Hoy, cuando la revolución destructora ha logrado su cometido y Venezuela no es sino un pobre país que produce compasión y terror a la vez, queda preguntarnos si no pudiera el gran Manuel Vicent (periodista y escritor español nacido en Castellón tal día como hoy) espetarnos en la cara esa dura sentencia. ¿No somos, no fuimos, un país de pequeños cobardes que en su momento prefirieron soportar la injusticia para no verse contaminados (molestados) en sus intereses y en su vida? ¿No fue acaso ese el pecado capital que nos trajo a este infierno que hoy vivimos? Porque esta desgracia no se gestó de un día para otro. En esto no caímos de repente. Fue un proceso sistemático y progresivo, que contó siempre con la indiferencia cómplice de una población silente. Y de aquellos polvos, estos lodos. Un ejemplo: en 2005 el “Cartel de los Soles” asesinó al periodista Mauro Marcano cuando iba camino a Radio Maturín a denunciar con nombre y apellido a los narco-militares que lo componían. Cuando su familia pidió justicia, nadie se solidarizó con ella: el crimen quedó impune. ¿Qué hubiera pasado si en aquellos días hubiera habido una respuesta enérgica de la sociedad civil, exigiendo no sólo castigo para los criminales, sino que se hiciera pública la lista completa que tenía Marcano con los narco-militares y cuya copia poseía también el entonces Vicepresidente José Vicente Rangel Vale, con quien el periodista, según reseña de Aporrea, se había reunido tan solo una semana antes de su muerte para prevenirlo de lo que iba a contar? ¿Qué hubiera pasado, repetimos? Fácil: el narcotráfico (uno de los muchos males que padecemos) no se habría enquistado en Venezuela de la manera en la que lo ha hecho ni habría tampoco alcanzado las poderosas alturas que hoy todos conocemos y no podemos mencionar. Pero, claro, ése no era “nuestro” problema. Mejor soportar la injusticia, callar y vivir tranquilos…

Comentarios

comentarios

You May Also Like