Así la revolución se robó una panadería en Caracas

PANADERIASWEB

Se organizan bajo el nombre de poder popular, pero no son más que vagos y maleantes con licencia para delinquir. El jueves, comandados por el Superintendente de la Sundee, William Contreras (“y los que andan de cuello blanco son los peores, porque además de quemarte se hacen llamar señores”, cantaba Yordano de gente como él), tomaron la panadería Mansión Bakery, porque tenía colas y vendía pan por encima del precio regulado. “Todo lo que está aquí nos pertenece”, le dijo uno de los delincuentes del Poder Popular al dueño, un portugués de 70 años al que expulsaron de la panadería sin dejarle, si quiera, sacar el efectivo de la caja registradora. Exaltada, Carolina Cestari (otra de cuello blanco), Jefa del Gobierno de Distrito Capital, prometió que “a las 6 de la tarde esta panadería comenzará a aplicar el modelo revolucionario”. Y efectivamente: ya a esa hora, un grupo de motorizados, todos de civil, la habían saqueado. “Hicieron su agosto. Se llevaron todo. Hasta el nombre le arrancaron”, le dijo un trabajador de la zona a EfectoCocuyo. En la noche, según contaron vecinos a ‘El Estímulo’, otro grupo terminó de robarse lo que quedaba. “[Sacaban] jamones, quesos, jugos y refrescos y se los llevaban en diferentes carros”. La promesa de la exaltada Jefa de Distrito capital (“mañana aquí no va a haber cola”) se cumplió a cabalidad el viernes: no hubo colas porque la saqueada panadería no abrió. Cuando por fin lo hizo, con nombre y empleados nuevos (“Contreras llegó, sacó a los 18 empleados [y] ahora tienen a unos malandros atendiendo la panadería”, denunció el dueño) no fue para satisfacer las necesidades de los vecinos, sino de la banda hamponil revolucionaria: “Sacan pan por sacos y se lo llevan. Lo dan en la mano, ni siquiera en una bolsa”, denunció un ex cliente que ya más nunca pudo volver a comprar. Ello llevó a que anoche los vecinos protestaran durante un rato, hasta que colectivos encapuchados se hicieron presentes y se impusieran por su vía: la delincuencial.

Comentarios

comentarios

You May Also Like