Ruperta, la elefante de caricuao, muere de hambre

RUPERTAWEB

Es parte de los recuerdos de infancia de cualquier caraqueño. Ir a verla era, para todos, una de las grandes ilusiones (y emociones) de la niñez, y se entiende: una elefante africana era un animal que parecía reservado sólo para los libros de biología y para la televisión. Pero en Caricuao, al oeste de la ciudad, teníamos una llamada Ruperta. Sin embargo, visitarla ha dejado de ser sinónimo de emoción para convertirse en un lamento. Ya nadie se contenta ni se divierte ante su vista. Ahora todos se impresionan, conmueven y entristecen. Porque Ruperta (la foto habla por sí sola) está desnutrida. De las 7 toneladas que debería pesar, tiene apenas 4. Por haber sido alimentada durante las últimas dos semanas únicamente con auyama, le dio una diarrea que la dejó deshidratada y le produjo una caída. En un comunicado, el Ministerio de Ecosocialismo y Aguas (¿?) informó que ello sucedió “por pérdida de equilibrio, a consecuencia de su estado senil”; versión que fue desmentida por Clara Chávez, líder vecinal de Caricuao: “Ruperta se cayó hace días porque golpeaba las piedras en búsqueda de comida. No lo reconocen, pero sufrió una lesión y ahora quieren decir que perdió masa muscular porque está vieja”. Alarmados por su triste estado, un grupo de personas recolectó comida durante el fin de semana (requiere 150 kilos de alimento diario) que el Coordinador del Zoológico de Caricuao, Erik Lenarduzzi, se negó a recibir alegando medidas sanitarias; solo aceptó un cargamento de heno. Su caso no es el único. Según El Universal, “en el Zoológico murió un puma al que le suministraron anestesia vencida, se escaparon otros animales, murió un hipopótamo por ingerir pelotas, no aparecen un cunaguaro y un caballo, y no se conoce el estado de salud de un puma herido por otro de la misma especie”; por ello, los vecinos están alerta: no quieren que Ruperta corra la misma suerte.

Comentarios

comentarios

You May Also Like