La gran incógnita de la Fiscal

LUISAWEB

Su declaración denunciando la ruptura del orden constitucional fue el acontecimiento político de la jornada. La gran sorpresa. Y aunque durante el día han circulado un sinfín de teorías al respecto (cada una más retorcida que la otra) lo cierto es que por primera vez en décadas la cabeza de un Poder Público disintió y lo expresó. El chavismo, monolítico por naturaleza (no en balde terminó en dictadura militar), tuvo el primer gran quiebre -la primera salida de guion- en su teatro institucional, ése en el que escenificaba su democracia de opereta. Y lo tuvo, además, en el peor momento posible: con todos los espectadores (comunidad internacional) viendo atentos y decididos a no seguirse creyendo la farsa. Precisamente cuando necesitaba cohesión, cuando más sólido debía mostrarse, la Fiscal abrió un boquete. Ello es incontestable. Si la movió su improbable conciencia o un cálculo frío, si lo hizo porque era la oportunidad perfecta para atacar a Cilia (a cuyo grupo de poder no pertenece), o fue un acto desesperado porque en el inclemente juego del poder era ésta la única oportunidad que tenía para salvarse de una muerte anunciada, todo ello entra en el terreno de la especulación, que es resbaloso siempre. Quedémonos, pues, en los hechos. Y es un hecho que cuando la Fiscal General denuncia que el hilo constitucional se rompió, da la excusa perfecta para que los que quieran desertar lo hagan, y, también, da carta blanca para que quien tenga en sus manos restituir ese hilo constitucional lo restituya. Son palabras que incluso servirían para justificar una (a estas horas todavía improbable) acción militar. Pero quién sabe. El dictador prometió en la tarde sentar a la Fiscalía con el TSJ. De momento, en la transmisión de esta noche, la Fiscal no ha aparecido. En todo caso, la solución no luce tan sencilla: sólo podrían perder vigencia esas palabras de la Fiscal si se restablece la Asamblea (y ésta con todos sus poderes y facultades); de lo contrario seguirían vigentes, y, lo dicho, excusarían y darían carta blanca para muchas cosas. Algunas de ellas (muy) peligrosas.

Comentarios

comentarios

You May Also Like