Paramilitares bolivarianos agredieron a diputados

REQUESENSWEB

Hace exactamente una semana denunciamos con letras grandes un hecho que nos pareció gravísimo: el secuestro en Casalta de la alcaldesa encargada del Área Metropolitana, Hellen Fernández, por parte de un grupo paramilitar bolivariano (colectivo) que con armas largas la obligó a bajar de su camioneta, la retuvo en una montaña y le advirtió que no podía estar allí. “Esto es para que sepa que este es terreno de la revolución y no lo puede pisar la oposición”, fue la amenaza, que dejó en evidencia, una vez más, el sistema de segregación/discriminación política impuesto por la Revolución Bolivariana contra quienes se le oponen, para los que, bajo pena de muerte, hay zonas prohibidas. Entre ellas se encuentra también la sede de la Defensoría del Pueblo, ubicada en la plaza Morelos, donde hace minutos ha sido brutalmente agredido un grupo de diputados y manifestantes opositores que se encontraban exigiendo algo tremendamente peligroso: democracia. Los asistentes a la protesta pedían la restitución del hilo constitucional cuando los paramilitares bolivarianos se hicieron presentes y los atacaron. Fueron los mismos, según denunció Roberto Patiño, que el pasado viernes agredieron a la diputada Dinorah Figueroa frente a la Fiscalía. El brutal ataque dejó cinco personas heridas: tres civiles y dos legisladores. A Juan Requesens, diputado de PJ, le abrieron la cara de un botellazo (lesión abierta en la región supracelar izquierda y traumatismo en huesos propios, maxilar y nasal, según el parte médico); y a José Brito le fracturaron la octava costilla del lado derecho. “Demos todo por Venezuela, porque lo vamos a lograr”, fueron las primeras palabras de Requesens, luego de ser atendido

Comentarios

comentarios

You May Also Like