Una marcha con coraje

Marcha - Coraje

Una sola es la palabra que puede resumir la jornada de hoy, y esa es coraje. Sin miedo, los venezolanos no sólo salieron sino que enfrentaron y resistieron la dura arremetida de los cuerpos de seguridad de la dictadura, que no permitieron que la gran concentración que en horas de la mañana llenó la autopista Francisco Fajardo y luego se convirtió en marcha, llegara a la Defensoría del Pueblo a exigirle a Tarek William Saab que dé el paso que hace falta para destituir al pran Maikel y su “tren” de magistrados delincuentes. A la altura del Centro Comercial El Recreo, los manifestantes se encontraron con un una infranqueable barrera de la Guardia Nacional Bolivariana que les impidió el paso. No hubo negociación posible, sino bombas. Los líderes políticos, que iban a la cabeza de la marcha, fueron repelidos duramente, junto con sus seguidores. Sin embargo, no se dejaron amilanar. Lucharon hasta donde pudieron. Henrique Capriles resultó fuertemente afectado (y asfixiado) por los gases, lo mismo que Freddy Guevara, a quien se le pudo ver, con osadía y brío, liberar a un ciudadano de las garras de la Guardia Nacional. Y la gente estuvo con ellos. Esta vez, casi nadie corrió a las primeras bombas, y la actitud fue de resistencia y espera. Tuvieron que pasar varias horas, largas y duras, para que la Guardia Nacional pudiera liberar la autopista, tomada por manifestantes que armaron barricadas en ella. Entonces, los disturbios se trasladaron a otras calles y avenidas de la capital, en algunas de las cuales aún hay conflicto. En cadena nacional, el dictador informó de la detención de 30 manifestantes y prometió que durante las próximas horas se sumarían otros. En cuanto a los heridos, hasta ahora sólo se tiene el número de Salud Chacao, que registra 18 atendidos, de los cuales 3 fueron por asfixia, 4 por heridas de perdigones y el resto por traumatismos. Para el sábado ha sido convocada otra gran jornada de protesta contra la dictadura, esta vez en la avenida Francisco de Miranda, porque mientras el golpe continúe, la calle también lo hará.

Comentarios

comentarios

You May Also Like