Paramilitares atacan al Cardenal en Santa Teresa

Nazareno

Cuenta la leyenda, y la cuenta Gabriel García Márquez, que los ojos tristes del Nazareno de San Pablo (“ojos muertos que miráis / con mirar indescriptible / y con fuerza irresistible / atraéis y cautiváis”) fueron testigos de cómo al mediodía de un martes de 1958 una manifestación de médicos reprimida por la dictadura de Pérez Jiménez irrumpió en la Basílica de Santa Teresa. El párroco, Monseñor Hortensio Carrillo, les dio refugio y en respuesta la Seguridad Nacional rodeó el templo y lo bombardeó de lacrimógenas. Casi 500 personas quedaron atrapadas (y asfixiadas) en la casa del Nazareno. No fue sino hasta la tarde cuando los dejaron salir. Sin embargo, al párroco (herido por una bomba que le estalló en los pies) y a sus colaboradores los dejaron detenidos adentro sin permitirles siquiera asistencia médica. Durante toda la noche, ráfagas de ametralladoras fueron disparadas contra el templo. Una de ellas pegó a 20 centímetros de la cabeza del Monseñor Carrillo y otra perforó al Nazareno. A la mañana siguiente, el pueblo caraqueño se armó con piedras y botellas y se arrojó en masa a liberar la Basílica. Era 22 de enero de 1958: un día después, caería la dictadura.

Al mediodía de hoy, nuevamente, esos ojos tristes fueron testigos de otro ataque en Santa Teresa. Luego de terminar de celebrar la misa mayor del Miércoles Santo (en la que se pronunció contra la dictadura y pidió el cese de la represión contra las manifestaciones), el Arzobispo de Caracas, Cardenal Jorge Urosa Savino, fue atacado por un grupo de paramilitares que irrumpió en el recinto sagrado y se le fue encima gritando consignas en su contra. El prelado fue arropado y protegido por un número importante de feligreses, quienes con coraje se interpusieron y permitieron que fuera puesto a resguardo en la sacristía. En la puerta oeste se armó una violenta trifulca que causó pánico entre los devotos y vació la Basílica.

¿Significará ataque, como en el 58, el preludio del fin de otra dictadura?

Comentarios

comentarios

You May Also Like