Aristóbulo y Freddy avisaron

AVISARONWEB

Por: Juan Sanoja | @JuanSanoja

Los videos hielan la sangre. Las protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro no llevaban ni una semana cuando Freddy Bernal y Aristóbulo Istúriz salieron a decir barbaridades en una concentración oficialista en el centro de Caracas. Con ademanes de chivo que más mea, de macho alfa cuatriboleado, dos hijos de Chávez, arropados por el poder, lanzaron sendas advertencias. “Nosotros estamos apegados a la Constitución, pero si llegara el momento de que cada hombre y cada mujer de este país tuviera que agarrar una kalashnikov para defender la patria de Bolívar estoy seguro de que estaríamos dispuestos a hacerlo”, dijo Bernal desgañitándose, sin advertir cuánta contradicción albergaba su discurso. El profesor Istúriz no pudo ser menos imprudente y, cual hermano mayor malcriado, lanzó otra amenaza en pleno arrebato: “Después que no chillen, que no estén diciendo ‘Derechos Humanos’. Se están convirtiendo en unos provocadores de crímenes. Lo que están buscando en la calle es un muerto, un muerto que justifique la injerencia en Venezuela”. Castigo del cuerpo, la lengua de Aristóbulo predijo no sólo lo que ocurriría ese día –Jairo Ortiz sería el primer fallecido en protestas–, sino la estampa lúgubre que tendrían las venideras manifestaciones. “Vamos a hacer todo el esfuerzo necesario para no caer en provocaciones, pero eso no quiere decir que no caigamos, podemos caer en provocaciones también. No debemos caer, pero llega un momento en el que o caes o eres pendejo”, sentenció Istúriz hacia el final de su colérica intervención. Casi tres meses y un centenar de muertos después, vaya usted a saber en qué provocación cayó el chavismo, pero lo cierto es que han cambiado el gas del bueno por el plomo parejo. Al asesinato de Fabián Urbina se le suma hoy el de David Vallenilla (22 años), un homicidio a quemarropa.

 

Comentarios

comentarios

You May Also Like