OJO con los fotógrafos

FOTOGRAFOSWEB

Parece de Perogrullo, pero no está de más detenerse en ello: detrás de cada una de esas fantásticas fotografías que durante estos cien días han copado medios y redes hay un hombre que la toma. Siendo más exactos: un hombre que arriesga su integridad física y a veces incluso su vida para tomarla. No se trata de canonizarlos ni de aumentar sus méritos y virtudes, pero en tiempos en los que incluso los periodistas (con sus honrosísimas excepciones, por supuesto) decidieron ver para otro lado, han sido ellos los que han evitado que el ‘blackout’ y el silencio sean totales, y gracias a quienes (casi) todo se ha visto. Las armas de fuego detonadas en las manifestaciones, las escopetas de lacrimógenas siendo accionadas de frente, la brutalidad en la represión, lo desmedido de ésta, las escandalosas violaciones de los Derechos Humanos, todo ello ha sido captado por sus lentes. También el coraje de la mujer de la tanqueta, la nobleza del joven desnudo, las lágrimas del violinista que no quiso ser como Dudamel, el ingenio de los escuderos, la valentía de los paramédicos, el arrojo de los manifestantes han quedado inmortalizados por su trabajo. Gracias a ellos hemos podido ver lo mejor y lo peor de Venezuela. Han sido y se han convertido en los ojos de un país. Por ello, les hemos puesto el nuestro encima. Durante varias semanas nos lanzamos a la ardua tarea de robarles algunas horas de sus apretadísimas (y complicaría unas) agendas para conversar con ellos. El resultado ha sido un ciclo de entrevistas que empezaremos a publicar con frecuencia diaria. Es la forma que encontramos para reconocer (y dar a conocer más, si se puede) a unos profesionales excepcionales que están dejando la vida en la calle por informar a Venezuela. A partir de mañana, ya lo saben: #OjoConLosFotógrafos.

Comentarios

comentarios

You May Also Like