¿Se debe negociar o no?

NEGOCIOWEB

Por: Emmanuel Rincón | @emmarincon

Algunas personas solo quieren ver el mundo arder, no lo dijo Platón o Montesquieu, lo dijo Alfred refiriéndose al Guasón. Ciudad Gótica también posee un sinfín de conjeturas políticas sin resolver, pero, ¿cómo se asemeja la situación actual de Venezuela con el comic y en qué se diferencia? Sencillo: en nuestro caso el Pingüino, el Guasón, Ra´s al Ghul, Bane, Harley Quinn, Enigma, y Sr. Frío están dentro de Miraflores, ostentan el poder, las armas, los ejércitos armados y bandas criminales; en el comic son tan sólo un grupo de desadaptados cuyos intentos por adueñarse de Ciudad Gótica siempre son evitados por los cuerpos policiales, o en última instancia por Batman. Ahora bien, en nuestra realidad no hay un Batman, y tampoco cuerpos policiales (hablemos sin tapujos, eso en Venezuela no existe), sí un Guasón, un Pingüino, y una Harley Quinn, que están dentro de Miraflores, y que tal como Alfred aseveró solo quieren ver el mundo arder.

La semana pasada estuve reunido con un par de diputados de la Asamblea Nacional (las reuniones fueron por separado —nada serio—). En dichas conversaciones ellos y sus colaboradores afirmaban que la Constituyente no iba, que habían negociaciones de por medio y que no llegábamos al 30; yo creo (y ojalá me equivoque) que la Constituyente sí va; es más, nunca he tenido dudas que va a aprobarse: echarla para atrás en este momento tendría un peso político demasiado alto para el gobierno y, como ya lo he dicho, hay personas que solo quieren ver el mundo arder.

Ahora, estas circunstancias nos enfrentan a un gran dilema, ¿debemos negociar con los captores de nuestra libertad?, ¿debemos darles oportunidad de salvarse a los culpables de nuestra tragedia como nación? Bien, la cuestión no es si debe negociarse o no, la cuestión es cuáles cosas se va a negociar: si es la salida de Nicolás Maduro, por supuesto que deben llevarse adelante las conversaciones; si son promesas a futuro, no.

¿Por qué sacamos a relucir todo esto? En medio de la paranoia en que vivimos como nación, tenemos radicales de ambos lados y en todas las direcciones políticas. En el seno opositor (con el cual me identifico) existen los que no admiten bajo ninguna circunstancia que se intente dialogar con los representantes del partido de gobierno, y piden que llegue Batman y los destruya a todos (les cuento, Batman en la vida real no existe), y salvo que usted mismo esté dispuesto a formar un ejército de diez mil personas —o más— armarlo, alimentarlo y motivarlos para ir al campo de batalla, no pida milagros ni hable babosadas: las armas están con el régimen y los criminales también, en el campo de la violencia seríamos derrotados en cuestión de segundos. Ahora, si las negociaciones van por el lado de suspender la constituyente y darle oxígeno al gobierno, es una conversación que ni siquiera debería empezar: lo único negociable es la salida de los criminales de Miraflores. Entonces, ¿debe negociarse o no? Por supuesto que sí: sí debe negociarse, porque, según nos han demostrado los militares de este país, no se va a repetir la escena rumana en la que Ceausescu fue capturado y fusilado. Aquí a los uniformados, si le dan la oportunidad, van a seguir disparando balas contra la juventud y llenándose los bolsillos. ¿Por qué? Porque a Venezuela la convirtieron en un país triste y miserable donde los billetes verdes valen una millonada, y mientras ellos puedan ser los únicos dueños de la riqueza, no la van a soltar.

Entonces, ¿qué alternativas nos quedan?, ¿acaso nos jodimos y ya? Pues no, la verdad es que no. Las relaciones políticas, tal como las sociales de cualquier ser humano, penden de un hilo y existen cientos y miles de formas por las cuales Nicolás Maduro puede salir del poder: se cayó bañándose y se rompió la cabeza, descubrió que Cilia lo engañaba, entró en una depresión y se fue, Diosdado se cayó a palos y borracho lo agarró a golpes, salió un loco y estrelló un avión contra Miraflores con el mandatario adentro, o sencillamente el miedo de toda la presión que se la ha venido encima lo consume y en determinado momento solo siente que debe escapar. No hay que olvidarlo: los que ostentan el poder también son seres humanos, hoy día se sienten intocables (o pretenden sentirse) pero saben que sus vidas de reyes están por terminar y lo único que están intentando es que sus cabezas no vayan a parar tan rápido en un sucio calabozo. Es por ello que prefieren ver el mundo arder a la distancia antes que sus pestañas. Mi lectura, la cual expondré con un riesgo enorme de equivocarme, es que la Constituyente se aprobará, aun a pesar del escándalo interno e internacional. Aquello desatará una agenda de calle donde reine la anarquía, y, por cierto, esto sí lo dijo el Guasón: “instaura una pequeña anarquía, altera el orden establecido, y todo se convierte en caos. Soy un agente del caos, ¿y sabes algo del caos? Es justo”. Con la Constituyente instaurada, el uso desproporcionado de la fuerza por parte del gobierno, las presiones internas y las sanciones internacionales harán del país una habitación llena de gas inflamable, y será cuestión de días (a mi parecer entre 15 y 30 días) para que el gobierno se queme en su propio infierno y finalmente acabe la fantasía revolucionaria.

Entonces, ¿negociar? Si es la salida de Maduro, dejen que los líderes opositores conversen con los captores y les den la posibilidad de irse; si aquello va a evitar un derramamiento de sangre aun mayor, es pertinente, puesto que de una u otra forma, este gobierno va a acabar, lo que no sabemos es cómo ni cuándo; de lo contrario no va a quedar de otra, la anarquía se instaurará con más fuerza que nunca, el gobierno va a terminar declinando, pero ese caos podría llevarse mucha sangre a su paso.

PD: Los líderes opositores ni son traidores ni son colaboradores del régimen. Se equivocan, a veces hablan de más y otras de menos, en otras ocasiones no saben explicar lo que pretenden hacer, y en muchas no han sabido leer al país, pero ni traidores ni colaboradores; si quieren llámenlos incompetentes (yo no lo hago) o hasta estúpidos, pero dejen de hacerle juego al gobierno instaurando la idea de que todo es maniobra del G2 y el oficialismo es una fuerza imbatible que tiene todo bajo control. Sinceramente, ser político es una mierda, y más en un país como este: actúes mal o actúes bien, siempre habrá quien te critique. Esa gente (con sus defectos y virtudes) también arriesga su vida a diario, y aunque la verdad en la mayoría de las ocasiones pienso todo lo contrario a lo que la MUD anuncia, la respeto, porque de una u otra forma vamos a tener que reconstruir a Venezuela, y eso sin liderazgo político no lo vamos a lograr (la anarquía no es la vía para la reestructuración, créanme que no). Así que discutan, quéjense, manifiesten sus inquietudes si quieren, pero no vuelvan a repetir que hay traidores y colaboradores y que el G2 es más poderoso que Dios. Siga yendo a la calle, apoye en lo que pueda, utilice las redes de forma inteligente para informar —y no desinformar a sus conciudadanos— y rece para que esta pesadilla acabe pronto.

Y recuerde: algunas personas solo quieren ver al mundo arder, y Miraflores está plagada de esas personas. Mi apuesta es que saldrán entre los 15 y 30 días después de la Constituyente (si me equivoco, que es muy probable, no seré el primero, ni el segundo).

Comentarios

comentarios

You May Also Like