Fraude consumado

FRAUDEWEB

El problema es que como lo estamos viviendo (y padeciendo) desapegarse resulta complicado. Pero cuando se escriban los libros, de esta jornada triste de hoy lo que se contará, al final, es que los que salieron sonrientes y victoriosos fueron los perdedores. Nada que no haya pasado antes. Esto no es más que otro despropósito de poderosos insensatos que se creyeron su propio mito y pensaron que podían hacer lo que les viniera en gana y salir ilesos. Y resulta que no, y allí está la historia, llena de episodios así, para demostrarlo. Por ello, ante este fraude que se acaba de consumar, desde esta trinchera digital no pedimos otra cosa sino serenidad y firmeza. Que nadie se asuste ni se rinda. Nosotros pasamos parte de la mañana en el centro y lo vimos en toda su dimensión: el poco entusiasmo que se sentía, el nulo ambiente electoral que se respiraba y la baja participación que se tenía. Había sencillamente que estar allí, en las puertas del Fermín Toro, a una cuadra de Miraflores, y ver esa discreta cola con casi tantos uniformados como civiles. Había que observar el fastidio y la resignación en esas caras. Había que ver lo vacío que llegaban los autobuses del SITTSA, con apenas algunos puestos ocupados. O quizás, en realidad, lo que había que hacer era sencillamente voltear a la gran panadería que está en frente del emblemático liceo y ver ese mostrador unánime lleno solo con pan dulce y ningún producto más. La revolución que no puede surtir anaqueles ni abarrotar centros de votación, hoy se delira popular, querida, legítima y triunfadora. Se inventaron un numerito (8 millones) que a todas luces no se corresponde con la realidad. Que se lo crean. Peor para ellos. Si su plan es barrer con todo el que se les oponga, pues tendrán que hacerlo ya con un país entero. Tienen las armas, que no son poca cosa, y las usan sin dificultad, ya lo vimos, pero les falta razón hasta en los números. E incluso el General más mediocre sabe que eso es imprescindible para ganar cualquier batalla. Que se queden con su fraude de 8 millones, nuestra será la victoria.

Comentarios

comentarios

You May Also Like