Un fan de los Red Sox dibuja a Jeter en The New Yorker

Por: Ezequiel Abdala – @eaa17

En Nueva York, la ciudad de las luminarias, se está apagando una estrella. Derek Jeter, el gran capitán de los Yankees, está cada día más cerca de colgar los spikes. Si el equipo no mejora su rendimiento y no clasifica a postemporada, al campocorto de los mulos le quedan, oficialmente, 26 juegos, 16 de ellos en casa…y eso es muy poco. Es por ello que las despedidas no se están haciendo esperar, la una más sentida que la otra.

En esta oportunidad le tocó el turno a The New Yorker, que en su última edición –en la calle desde el pasado lunes- se despide de Jeter con una portada en la que el capitán aparece de espaldas, con la gorra en la mano en señal de adiós.

Mark Ulriksen, autor de la ilustración, es seguidor de los Medias Rojas de Boston -equipo antagónico de los Yankees-. Sin embargo, no pudo dejar pasar la oportunidad de rendirle tributo a un personaje de la magnitud de Jeter:

Derek representa un dilema para un fan de los Medias Rojas como yo. Abomino a los Yankees, pero aprecio y respeto a Jeter…Cuando llegó hace 20 años, ayudó a hacer de los Yankees el mejor equipo del béisbol durante varias temporadas. Conmemorar su carrera con una portada de despedida es algo que, estoy seguro, incluso en la Red Sox Nation me podrán perdonar”, declaró.

Páginas adentro, la revista publica un texto firmado por una auténtica leyenda del periodismo deportivo estadounidense: Roger Angel, quien es considerado uno de los mejores cronistas de béisbol de la historia, ganador del J. G. Taylor Spink –el mayor premio que da la Asociación de Escritores de Beisbol– , y ex editor de ficción de The New Yorker.

Carme Elías, esos ojazos

 

Por: Ezequiel Abdala – @eaa17

Carme Elías (Barcelona, 1951) habla bajito y por eso hay que aguzar mucho los sentidos para poder entenderle. Sus cautivadores ojos y esa sonrisa perfecta que le sale tan natural, tan espontánea, complican un poco la tarea de entrevistarla. Es alta, menuda y delgada, y se mueve con tal levedad que más que caminar parece flotar. Atiende a OJO antes de entrar al programa de Albani Lozada y Ramón Pasquier. Viene de estar en la mañana en Televen, y luego, en la tarde, la aguarda otra entrevista, y en la noche un cineforo. Se va de Venezuela al día siguiente y su agenda está repleta.

Read More…

Reencuentro de Medianoche

Por: Ezequiel Abdala – @eaa17

Reencuentro de medianoche. Esas dos palabras recorrieron las madrugadas de todo un país y fueron las responsables de los trasnochos, insomnios y ojeras de una legión de oyentes que cambiaron sus hábitos, costumbres y horarios, y sacrificaron incluso la intimidad de sus cuartos, para darle cabida e irse a la cama con una señora que pasaba las siete décadas. Read More…

Llora por ti, Argentina

Ezequiel Abdala – @eaa17

Llora por ti, Argentina. Porque oportunidades como estas no se vuelven a repetir nunca más en la vida. Porque pasarán décadas y tal vez siglos antes de que una chance remotamente parecida se te presente otra vez. Y no por el Mundial, que ya podrás ganarlo nuevamente. Es por Brasil, por el Maracaná, por poder escribir con tinta indeleble en el libro de tus glorias el nombre de ese estadio sagrado y maldito, fuente de leyendas inmortales y cementerio de héroes caídos.

Read More…

Derek Jeter, para quitarse el sombrero

Por: Ezequiel Abdala – @eaa17

Derek Jeter, capitán y campocorto de los Yankees, vino al mundo, entre otras cosas, para demostrar que es cierto aquello de que hay que unos nacen con estrella. Y en su caso, con otra preposición añadida: para estrella. El estadounidense ha tenido una carrera galáctica en un equipo en el que lo difícil es no encontrar luminarias que brillen. Habiendo compartido dogout con jugadores de la talla de Alex Rodríguez, Mariano Rivera o Jorge Posada, esta última década Yankee será recordada como la “era Jeter”. Así de simple. Read More…

La final de los papas

Por: Ezequiel Abdala – @eaa17

Alfredo Di Stefano nunca le rogó a Dios en el campo. Y su razón era tan sencilla como lógica: “Si el contrario hace lo mismo, empate seguro”. Con esa deliciosa genialidad, la mítica saeta rubia despachó y cerró pronto la controvertida cuestión sobre Dios y el deporte, que ha vuelto a estar en boga con la ahora llamada final de los papas católicos.

Read More…