BANDA

REVIEW: The tragedy of the commons – The Long Dark Road

El último EP de The Long Dark Road, la banda oriunda de Toronto, refleja una afinidad hacia el desorden, el caos, lo ruidoso y lo tenebroso, en casos. Desde el hardcore más sucio y rápido hasta el noise más pulcro y tímido, The Tragedy of the Commons es un ep compuesto por cuatro temas que intentan destruir con complejidades que quizás la banda persive en la producción musical. Lo imperfecto, lo innecesario, todo va de la mano en su propuesta por quebrar lo establecido.

Sobre todo como temas como “I Will Follow”, en donde la voz, el beat tétrico de las baterías y el resonar de una distorsionada guitarra se convierten en el tema más interesante de un EP redondo, conciso y completo.

Sin mencionar las letras, llenas de caos y nihilismo, como el más puro Deafheaven. The Long Dark Road es una banda interesante y compleja, y de seguir en el camino de “The Tragedy of Commons”, espera una interesante carrera musical en el ámbito independiente.

https://thelongdarkroad.bandcamp.com/releases

Ryan Summers Promo Pic 1

REVIEW: F51.01 – Ryan Summer

Por: Humberto González

Indudablemente, las posibilidades de realización en la actualidad son infinitas. Esto lo agradece el movimiento independiente, sobre todo el musical, en donde la factibilidad de hacer un disco es quizás mucho más grande que en otras artes como la cinematográfica o la televisiva. Gracias a estas posibilidades es que podemos tener discos como F51.01, el último lanzamiento de Ryan Summers.

Un disco interesantísimo, con nueve temas que responden a la necesidad de llevar más allá la composición musical derivada de la música electrónica. Con referencias claras como Aphex Twins o Grouper, Summers declara la guerra a lo estándar, y se decanta por una fascinación a lo cinematográfico, más que cualquier beat que haga moverse. La introspección y lo onírico se envuelven en una amalgama de sonidos para dar pie a un sinfín de contrastes, texturas y sensaciones que van a llevar al que escucha a un espacio lleno de lugares inéditos.

F51.01 es un disco para los amantes del arte, para los que buscan perderse en la infinidad musical y en las imágenes que éste evoca. Imágenes que se inspiran en una experimentalidad necesaria para llevar adelante un género que en los últimos años ha visto nacer a interesantísimos artistas. Summers, con este álbum, uno de ellos.

AGLibrary

REVIEW: “Cosmic Dance” – Andrew Goldring

Por: Humberto González

Andrew Goldring presenta “Cosmic Dance”, quizás  su mejor canción hasta la fecha, un triste poema sobre el amor, que se desplaza sobre una temática original y un punto de vista diferente para hablar sobre las relaciones, o de forma más general, sobre el amor. Un tema que describe con fantasía y poesía la dificultosa tarea de superar el desamor. Aunque “Cosmic Dance” podría percibirse también como una metáfora a la estabilidad amorosa.

La voz, la música y la letra convergen en una armoniosa disertación sobre la contemporaneidad de los sentimientos y la fragilidad de ellos.  “Cosmic Dance” es quizás la obra maestra de Andrew Goldring. Hasta ahora, un tema que no tiene lugares comunes en ningún frente. Un himno total, un clásico, de la música independiente.

Puedes escuchar el tema aquí.

 

Psyatics B art

REVIEW: Famous Monsters – The Psyatics

Por: Humberto González

The Psyatics son una especie de anomalía musical en el panorama actual. La banda de Las Vegas presenta su último disco titulado Famous Monsters, el cual refleja la complejidad de las raíces musicales de la banda, que oscila entre lo más rock n’ roll hasta el punk más desordenado y escueto, dicho esto con la mayor sinceridad y en el mejor sentido posible.

Y es que estas son unas de las cosas que hacen de la banda liderada por Rob Bell algo especial, quizás no único, pero que sobresale por alguna razón. Con 14 temas, Famous Monsters se pasea por cada una de estas características que ellos mismos le imprimen a los géneros. El álbum comienza con el tema homónimo, para luego dar pie a “The Last Time I Saw Julia”, un tema que remite a lo nostálgico, con un contragolpeo de la batería sesentoso que unido a la voz configura uno de los mejores temas del álbum. Rock n’ roll a todo lo que da.

Quizás el tema que más desentona en términos de propuesta musical es “The Cost of Love in Today’s Market”, una especie de jazz, con momentos interesantes a partir del cómo es grabada la voz. Y justo al terminar, I Am Slack comienza con el más ruidoso tema de punk del álbum.

Y esa, básicamente, es la premisa sobre la cual parte The Psyatics con Famous Monsters, un disco que se desplaza desde lo más ruidoso a quizás lo más nostálgico del rock n’ roll. Un disco entretenido.

Mind

Review: Mind sigh, deZenxienz

Por: Humberto González

Hay un rasgo interesante y redimible en el último esfuerzo musical de Zenxienz, y es este quizás su capacidad por mezclar sonidos diferentes con ritmos intrigantes y a su vez vertiginosos. Lo que no logra, por el contrario, es ir más allá que esto. Mind Sigh, nombre que lleva el último álbum del oriundo de Los Ángeles, contempla poco más que sus capacidades en la producción musical.

Y sus ideas son válidas y a su vez originales, pero no existe una conceptualización que convierta al álbum en una pieza esencial dentro del imaginario IDM mundial. Y quizás no sea esto lo que persiga Cameron Williamson. Pero en un panorama tan variado y competitivo, sobre todo en este género, es primordial dar pie a transgredir los paradigmas de la música electrónica en todas sus facetas. Con 11 temas, Mind Sigh logra congregar sonidos interesantes y mezclas que conllevan a una buena hora de música, pero esto no quiere decir que sea un disco que se repita en los oidos. Es un disco para explorar sonidos, pero no con demasiada profundidad.

Puedes escucharlo aquí.

Gea

Review: Pink, de GEA

Por: Humberto González

Siete pequeños temas conforman el último EP de GEA. Una sucesión de fantasía y musicalidad hechas poesía a través de los instrumentos. Pink es un pequeño disco hermoso que remite a lo más poético y melodioso de la música, desde sus propuestas acústicas hasta sus temas más oníricos, que crean una atmósfera que trasciende los márgenes de la música y la configura como un viaje de sensaciones.

La experimentación detrás de la capacidad creadora de Laura Avonius es notable, y su esfuerzo se traduce en proponer una estética musical más minimalista y simple. Desde la armoniosa “Followers”, seguida de “Pink” y hasta la más movida “Real You and Me”, Pink es uno de los discos más interesantes de la creadora proveniente de Finlandia, que con solo 7 temas concreta una genialidad musical que trasciende los géneros, o quizás, intenta llevar más allá las tradiciones de ellos.

DISCO

Review: Dirt – King Ropes

Por: Humberto González

“Dirt” es un disco hecho para los amantes del rock más sureño y ruidoso. Al puro estilo de The Velvet Underground, Kurt Vile o los mismos The Black Keys, el último LP de King Ropes es música con la cual se destapa una cerveza en el mueble de la sala.

Diez temas conforman “Dirt”, con un Lado A y un Lado B que poco buscan diferenciarse de sí mismos, quizás porque el primero sea un lado mucho más sucio y desorientado, y el otro una especie de rock mucho más melódico. El disco empieza con la psicodélica en momentos “Dogleg Boy”, que extiende la mano de King Ropes y nos deja saber cuál es su intención durante los próximos 40 minutos. La voz de Dave Hollier es de una característica bastante común en el género, sobre todo en este estilo de rock en donde las guitarras y las distorsiones peculiares caracterizan a la música. Una voz rasgada y de bajo perfil que se dedica más al sentimiento lírico que otra cosa. Lo cual no vemos demasiado evidente dentro del disco.

La música es quien lleva las riendas de “Dirt”, y no tanto la composición de las letras por parte del frontman oriundo de Montana. Sin embargo, King Ropes no necesita de ello, y su genialidad se encuentra en la capacidad de composición musical, que referencia a grandes del género.

“Dirt” no refleja un estilo distintivo de King Ropes, ni tampoco es un disco para todos, pero es un disco que deja entrever una sensibilidad interesante, que podría marcar la diferencia en futuros trabajos musicales. La voz de Hollier es lo más peculiar, desde el primer segundo hasta el final de la genial “Rocks in Little Crevices”, tema más largo y quizás personal del disco.

“Dirt” es interesante en todo momento, y si bien cae en lugares comunes en su propuesta temática, la música y la voz de Hollier salvan con gran ventaja el partido.

Astral

REVIEW: “Too Close To the Noise Floor” – Astral Cloud Ashes

Por: Humberto González

El último disco de Astral Cloud Ashes empieza con el tema “The Man I Had To Become”, un tema muy lírico y simple, sin complejidades musicales o temáticas, más que la sencilla delicadeza de la melodía de la guitarra, que si bien simple, muy memorable.

En “Too Close To the Noise Floor”, tema que da nombre al álbum, Astral Clouds Ashes se acerca más a un sonido shoegaze muy upbeat e interesante, sobre todo en esos tiempos muertos en los cuales Antony Walker despliega su utilería lírica y canta sin descanso poemas musicales con una intención literaria y diferene.

El momento más introspectivo, al menos musicalmente, viene en el ecuador de Too Close To The Noise Floor, cuando “Flashback” arranca con una melodía contrapunteada en una guitarra con una distorsión casi inentendible. Son pocas las líneas de letras que Walker canta a lo largo de la canción. Esto no es lo que vende la propuesta, sino lo que dice el vocalista en ellas. Situaciones diarias y específicas que complejizan el tema.

En el resto de lo que lleva el disco, desde “Avant Blah!”, tema quizás más cosciente de sus necesidades pop, Astral Cloud Ashes completa un disco lleno de variaciones musicales en su rock alternativo, y, a ratos, de su shoegaze peculiar y original, a veces recordando al más viejo Pixies.

“Our Holiday” cierra el álbum de los oriundos de Bailía de Jersey. El punteo de la guitarra es nuevamente el indicio de un devenir propio del sonido de la banda. El shoegaze se apodera, escuchamos especificidades, sin dejar de lado sus referencias más claras (en este caso The Cure), y el disco concluye con un bonito tema.

https://astralcloudashes.bandcamp.com/album/too-close-to-the-noise-floor

VON

REVIEW: Lieder – Von Konow

Por: Humberto González

Desde “Cosmic”, en Lieder, es imposible no remitirse a las referencias musicales de Von Konow: Depeche Mode, Pet Shop Boys y hasta David Bowie. “Cosmic” es un temazo que abre el álbum de forma magistral, y que retiene en sí una inmensa originalidad musical. En “Horses Run With Me” la característica voz de Marko von Komow se adueña de nuestros oidos, y los sintetizadores y las melodías que emanan de ellos son el complemento perfecto del viaje.

“Winter” es quizás la más diferente de las canciones que presenta Komow en Lieder, en la que la guitarra acústica y eléctrica llevan las riendas de la música. Las campanas conforman una nostalgia hermosa. “Hello” es la perfecta transición musical de lo explosivo del inicio del disco hacia un descanso necesario. Una balada sensible y lenta sobre el tiempo, con Komow en su esplendor vocal.

“Want” regresa, quizás, a la propuesta inicial de Lieder. Un tema vivaz y upbeat, con guitarras rítmicas y melodiosas y una esencia de vibraciones positivas. Todos los coros de las canciones, incluida “Want”, suenan a nuevos clásicos. Himnos en la música.

Lieder concluye con “Like a Breath”. Quizás el tema más nostálgico y melancólico de todos. Una oda al sentimentalismo visto desde diferentes contextos y perspectivas. Sin duda alguna, Lieder es un hermoso disco, con un Von Konow en estado de gracia.

TALIAWEB

REVIEW: Talia

Por: Humberto González

El mundo del rock y el punk se ha visto sacudido por bandas a lo largo de la historia. TALIA, quizás, no será un gigante en la historia de la música, pero con “Thugs they look like angels” remite al más antiguo Foo Fighters de todos, con una rasposa voz de Nicolás Costa que recuerda mucho a la de Dave Grohl. Esto puede intepretarse como algo muy bueno…o muy, muy malo.

Pero hay algo de interesante y novedoso en “Thugs they look like angels”, sobre todo en la crudeza del sonido, que no se escucha demasiado producido. El último disco de TALIA comienza con “American Bride”, un tema que reúne todos los elementos de un buen tema de punk-rock y lo lleva a una normalidad que es clásico.

Sobre todas las cosas, lo más interesante de este LP es la crudeza con la cual se postprodujo el disco, pues no es usual escuchar un disco tan sucio y con tantas imperfecciones en la música actual. Quizás es más un elmento usual en la música independiente, como es este el caso. E incluso así, es curioso.

“Dog Blood”, penúltimo tema, es quizás el más divertido de todos, no por sus letras, sino por la melodía de la guitarra y el cómo remite al punk de fiestas y ollas. El disco cierra con “Bounty Killers”, un tema complejo pero discreto en su musicalidad, sobre todo en los contratiempos atractivos de la batería.

Discreto sería el adjetivo que describiría a “Thugs they look like angels”. Discreto, pero un disco que puede llevar a cualquier lado del espectro de gusto.