Dantesco

Aparecen osamentas en el suelo de la PGV

Era un secreto sotto voce que circulaba por algunas páginas rojas: en las cárceles venezolanas hay fosas comunes. Era tan fuerte el caudal de información, que ni el mismo panfleto ‘Últimas Noticias’ podía hacerse la vista gorda: “rompen el piso, meten los cuerpos, les echan cal y tapan otra vez con cemento”, contaban. En octubre de 2016 el Observatorio Venezolano de Prisiones también lo advertía en un informe. Y ahora, en marzo de 2017, aparecieron las primeras pruebas de ello. Surgieron de casualidad, mientras un grupo de investigadores del CICPC hacía excavaciones buscando drogas, dinero y armas en el suelo de la Penitenciaría General de Venezuela (PGV), recientemente desalojada. Entonces, dieron con el hallazgo de una serie de osamentas cuyo número ha ido aumentando con el paso de los días. Según se lee en un boletín del Ministerio Público: “se han recuperado 14 cadáveres, de los cuales nueve tienen sus cráneos“; es decir, que hay por lo menos 5 cadáveres sin cabeza, “lo que hace presumir que las víctimas fueron decapitadas y sus cabezas desaparecidas enterradas en otros lugares, o utilizadas para rituales religiosos”, según reporta El Universal, que informa que todavía podría haber por lo menos 6 cadáveres más; cosa que horroriza pero no extraña, ya que estamos hablando de una cárcel que estuvo controlada hasta hace poco por un pran conocido como “Franklin Masacre”, quien tenía un séquito de 1.500 presos, cualquier cantidad de armas largas, y organizaba secuestros, robos y extorsiones. Cada preso debía pagarle 2500 BsF semanalmente, y a los que no lo hacían “Franklin Masacre” les mutilaba partes con un hacha caliente o les aplicaba la técnica del pingüino: los obligaba a juntar manos y pies para de un tiro perforarle las cuatro extremidades; luego, los enviaba a una celda de castigo, de la que en septiembre del año pasado fueron rescatado 411 presos mutilados. Ahora salen a la luz más pruebas de su reinado de terror.

MANUELWEB

Una frase que bien podría retratarnos

“Puede que sólo seas un pequeño cobarde que prefiere soportar la injusticia con tal de vivir incontaminado”

Es una de esas frases incómodas que acusa y revuelve conciencias, y para eso está. Hoy, cuando la revolución destructora ha logrado su cometido y Venezuela no es sino un pobre país que produce compasión y terror a la vez, queda preguntarnos si no pudiera el gran Manuel Vicent (periodista y escritor español nacido en Castellón tal día como hoy) espetarnos en la cara esa dura sentencia. ¿No somos, no fuimos, un país de pequeños cobardes que en su momento prefirieron soportar la injusticia para no verse contaminados (molestados) en sus intereses y en su vida? ¿No fue acaso ese el pecado capital que nos trajo a este infierno que hoy vivimos? Porque esta desgracia no se gestó de un día para otro. En esto no caímos de repente. Fue un proceso sistemático y progresivo, que contó siempre con la indiferencia cómplice de una población silente. Y de aquellos polvos, estos lodos. Un ejemplo: en 2005 el “Cartel de los Soles” asesinó al periodista Mauro Marcano cuando iba camino a Radio Maturín a denunciar con nombre y apellido a los narco-militares que lo componían. Cuando su familia pidió justicia, nadie se solidarizó con ella: el crimen quedó impune. ¿Qué hubiera pasado si en aquellos días hubiera habido una respuesta enérgica de la sociedad civil, exigiendo no sólo castigo para los criminales, sino que se hiciera pública la lista completa que tenía Marcano con los narco-militares y cuya copia poseía también el entonces Vicepresidente José Vicente Rangel Vale, con quien el periodista, según reseña de Aporrea, se había reunido tan solo una semana antes de su muerte para prevenirlo de lo que iba a contar? ¿Qué hubiera pasado, repetimos? Fácil: el narcotráfico (uno de los muchos males que padecemos) no se habría enquistado en Venezuela de la manera en la que lo ha hecho ni habría tampoco alcanzado las poderosas alturas que hoy todos conocemos y no podemos mencionar. Pero, claro, ése no era “nuestro” problema. Mejor soportar la injusticia, callar y vivir tranquilos…

MUNDOWEB

Los números de la diáspora

Los números son Observatorio de la Diáspora Venezolana, que bajo la coordinación del sociólogo Tomás Páez ha publicado ya su primer informe sobre el destino del millón trescientos mil venezolanos que la revolución destructora ha obligado a irse. Al no haber cifras oficiales, los números han sido obtenidos de un cruce de datos entre distintas fuentes (EUROSTAT, OEA, Banco Mundial, OCDE, Migration Policy Institute, PewResearch Center e Institutos de estadística de distintos países). Aunque sean cifras aproximadas, permiten hacerse una idea de cómo estamos repartidos alrededor del mundo. De acuerdo con el estudio, EE.UU es el país con más venezolanos: 440.000, cifra que se multiplicó desde el año 2010, fecha del fin de la bonanza petrolera; le siguen, cosa lógica, los tres países europeos de donde recibimos más inmigrantes en aquellos años cincuenta cuando éramos un país próspero y con futuro: España (220 mil), Italia (150 mil) y Portugal (100 mil); en el quinto lugar se encuentra Colombia, cuya cercanía geográfica y buena situación bastan para explicar por qué hay por lo menos 50 mil compatriotas allá. Tras ella se encuentran Canadá (50 mil) y Panamá (50 mil), que han experimentado un leve descenso como destino por las complicaciones legales que ha comenzado a tener la emigración a ellos; Francia, con 40 mil venezolanos, ocupa el octavo lugar, y Argentina, con 30 mil, el noveno. El diez se lo lleva México, también con aproximadamente 30 mil compatriotas. La lista, que llega a 50 países, la puedes ver completa aquí.

PDVSAWEB

PDVSA es la peor petrolera del mundo

Es el verdadero legado (la siembra, en el lenguaje ridículo de sus viudas) del Comandante Eterno que se murió: PDVSA es actualmente la peor empresa petrolera del mundo. Lo dice Steve Hanke, economista y profesor de la Universidad de Hopkins, en la revista Forbes, luego de analizar detalladamente los números de la petrolera. El primero del que echa mano es el de la producción, que actualmente se encuentra 20% por debajo del nivel al que se encontraba en 1999, cuando Chávez llegó. Para hacer más triste esta historia: los números demuestran que entre 1994 y 1998 la producción de PDVSA se había disparado y que el punto de inflexión de su caída fue la llegada de Chávez a la presidencia y, sobre todo, el despido (más bien purga) ocurrida en 2002 y 2003 de los empleados petroleros. Sin embargo, para Hanke éste no es el dato fundamental, sino el de la tasa de agotamiento (un algoritmo que se obtiene dividiendo la producción anual en un año determinado por las reservas probadas en cualquier año anterior dado) “que ha estado cayendo como una piedra desde el año 2007. En la actualidad, se sitúa en el 0,35%. Esa tasa implica que el tiempo medio de extracción y venta por barril de petróleo de PDVSA es de 198,6 años (…) Así, con la forma en que PDVSA opera, está explotando las reservas tan lentamente que, en promedio, no valen nada. Si eso no es suficientemente malo, PDVSA está generando flujos de efectivo negativos y acumulando una montaña de deuda. La aritmética no luce bien: PDVSA se enfrenta a $10.000 millones en pagos de intereses este año, pero los informes estiman que PDVSA solo tiene $2 mil millones en efectivo para pagar. En principio, el gobierno podría venir al rescate. Sin embargo, sus reservas declaradas se han reducido a menos de $10,5 mil millones. Es evidente que PDVSA está en una espiral de muerte”, concluye.

CARADURAWEB

El descaro de Pérez Pirela

#JóvenesInformados: Como una madame de burdel que pretende dar lecciones de decencia, el domingo pasado Miguel Pérez Pirela estuvo en Globovisión apoyando la salida del aire de CNN en Español por ser una “fábrica de neurotización, falsificación de la realidad y propaganda política”; es decir: por hacer exactamente lo que a diario hace VTV, el canal en el que él trabaja y en el que diariamente se le cantan loas a la revolución ladrona que nos está matando de hambre, y en el que la dura realidad de pobreza, delincuencia y corrupción no aparece en pantalla. Fue tal la caradura del conductor de marras (horrorizado por la paja en el ojo ajeno pero incapaz de ver no ya la viga sino la columna catedralicia en el ojo propio), que llamó a CNN un “metapartido político”, ¡él, que es una de las figuras principales de PSUV TV! Con su tonito de inteligente y de estudiado afuera tuvo la desfachatez de lanzar al aire un reto que él y su canal son incapaces de cumplir: “Quien se atreva a decir que CNN en Español es un medio de comunicación veraz, objetivo, oportuno y de buena fe yo quiero que me lo demuestre; y yo tengo muchos argumentos, muchas horas de grabaciones para refutar cualquier posición”. Exactamente eso podríamos decirle a quien se atreviera a proclamar que VTV y el programa que él conduce son veraces, objetivos, oportunos y de buena fe: que hay cientos de horas de grabación que demuestran que no son más que burda y ramplona propaganda. “Yo estoy de acuerdo absolutamente con sacar a CNN de las cableras venezolanas (…) y se saca en nombre de soberanía, salud mental, incluso de los venezolanos y democracia venezolana”, dijo, y allí retrató el lado más hipocritón del socialismo: una ideología totalitaria que asesina la libertad disfrazada de intención noble; y en la que “inteligentes” como él toman las decisiones a favor de una población al parecer imbécil, incapaz de distinguir lo bueno de lo malo, lo que le hace bien o mal.

CASAWEB

En Maracaibo está libre un violador en serie

En la casa 97-120 de la calle 33-A del barrio Balmiro León de Maracaibo habitaron hasta hace poco dos monstruos peores que cualquier bestia de ficción. Hombres de carne y hueso, con parentesco filial (padre e hijo), captaban a mujeres por Facebook para secuestrarlas, violarlas y grabarlas en casa. Fue gracias al testimonio de una de sus víctimas, que por fortuna pudo escapar de ellos, que se supo todo. Neidelyn Paola Arrieta Paredes es su nombre, tiene 23 años, y pasó 6 días enteros en la que ya es conocida en el Zulia como la casa del horror. Todo comenzó con un “Me Gusta” de Renzo Molero (24 años) en una foto suya, tras el cual comenzaron a hablar. Cuando hubo confianza, se citaron en una discoteca. “[Neidelyn] se le escapó a su pareja para ir  a la rumba. Fue con varias amigas, pero al llegar al lugar se separó y compartió toda la noche con Molero. A las 3:00 de la madrugada, al momento de despedirse, comenzó el sufrimiento (…) En el estacionamiento, Molero le pegó en la cabeza con un arma. Estaba inconsciente cuando la montó en un carro y la llevó hasta su casa”, le contó una fuente a ‘Últimas Noticias’. Allí, entonces, entró al infierno. Renzo la violaba diaria y repetidamente, mientras su padre, Tulio Molero Díaz, un policía jubilado, se encargaba de alimentarla a base de arroz, huevo pan y agua. Un improvisado estudio de grabación casero era el lugar donde abusaba de ella, ya que los actos (en los que Renzo usaba un bate de béisbol para golpearla y un cuchillo para asustarla) eran grabados y convertidos en película. Fue en un descuido, cuando Renzo se drogó y dejó su celular tirado, que ella pudo enviar un mensaje a su pareja, quien alertó a las autoridades. La encontraron amarrada semidesnuda en la cama, con algunas heridas. Y junto con ella, hallaron videos y fotos pornográficas de otras mujeres víctimas de ellos. Fue así como descubrieron que se trataba de un violador en serie. Los dos criminales huyeron y están siendo buscados por las autoridades. Ayer en la noche, vecinos del sector (quienes describieron a Molero como un psicópata agresivo, que controlaba la venta de drogas en el sector) intentaron quemar la casa.

PRANWEB

Maikel Moreno, el pran del TSJ

Otro viernes negro se volvió a vivir en Venezuela el 24 de febrero pasado. Esta vez no económico, sino judicial: Maikel José Moreno llegó a la Presidencia del TSJ. Y si bien sus más recientes antecesores no ponían el rasero muy alto, ninguno de ellos, por más malos que fueran, llegaban a tener el prontuario (sí, prontuario) de éste. Gatillo alegre reincidente, dos veces estuvo en la cárcel por el mismo delito: homicidio. La primera de ellas en 1987, por el asesinato de un joven en Ciudad Bolívar mientras se desempeñaba como funcionario de la DISIP; la segunda, en 1989, por el asesinato de un joven llamado Rubén Gil Márquez luego de un tiroteo en un conjunto residencial de Caracas. En esa época se desempañaba como escolta de CAP, quien ordenó a Casa Militar que lo destituyeran. Apenas un año estuvo en la cárcel, gracias a un beneficio procesal. Al salir comenzó a estudiar derecho en la USM e inició una carrera judicial que ha tenido no pocos escándalos. Su nombre aparece en las actas de entrevista hechas a los amigos de Danilo Anderson, quienes contaron que la noche de su asesinato, Moreno fue uno de los que acudió al apartamento a repartirse el dinero de la caja fuerte que tenía el fiscal. Fue acusado por Luis Velázquez Alvary (ex magistrado prófugo) de ser uno de los jefes de la “Banda de los Enanos”, una mafia judicial-delictiva que cobraba sobornos a cambio de sentencias, ocultar antecedentes y manipular expedientes. Fue defensor de Richard Peñalver (uno de los pistoleros de Llaguno) y luego el juez encargado de ese caso (pagándose y dándose el vuelto). Es el hombre que dictó la orden de detención contra Iván Simonovis, cuya defensa lo acusó de “forjar actas y documentos procesales”. En 2007, fue destituido del como juez por desacatar una orden de la Sala Constitucional del TSJ y liberar a los asesinos de una abogado. Nicolás Maduro, entonces Canciller, lo salvó con un cargo diplomático en Roma. En 2014 la AN “roja-rojita” lo hizo magistrado del TSJ. En enero de 2016, se casó en La Romana (República Dominicana) con la Miss Venezuela Mundo 2014, Deborah Menucchi, 25 años menor que él. Según Manuel Isidro Molina, “es el único magistrado supremo de América Latina y el Caribe con avión jet privado”. Las navidades las pasó en París, junto con su esposa y Osmel Sousa. Ahora, al frente del TSJ, tiene la posibilidad de devolver todos los favores recibidos.

POBREZAWEN

Somos más pobres que Haití

“Contra factum non valet argumentum” (contra los hechos no valen los argumentos) decían los latinos, y nosotros no podemos sino darles razón. Por más discursos bien o mal recitados, por más cadenas, por más propaganda, por más retórica y por más argumentos o silogismos que se usen para pretendernos llevar a creer que la llamada “Revolución Bolivariana” de 1998 fue la salvación de Venezuela, los hechos hablan por sí solos. Y es un hecho que hoy, tras 19 años de ella, Venezuela no es ni de lejos el paraíso; por no ser, no es ni siquiera un país civilizado; y por ser, somos tan o más pobres, incluso, que Haití. Ése es el verdadero legado (la siembra, para decirlo con el lenguaje cursi y ridículo de sus seguidores) del Comandante Eterno que se murió: un país miserable. Así se desprende de la Encuesta sobre Condiciones de Vida en Venezuela (ENCOVI) 2016, cuyos resultados (hechos sobre una muestra de 6.500 familias) fueron presentados la semana pasada. La encuesta, que cuenta con el aval de la UCAB, la UCV y la USB (por eso es que las tienen asfixiadas), revela que el 82% de los hogares venezolanos vive en condición de pobreza. De ese porcentaje, hay 52% de hogares en pobreza extrema, y sólo un 18% de hogares privilegiados que no se encuentran en situación de pobreza. 75% de los encuestados refirió haber sufrido pérdida de peso no controlado en un promedio de 8 kilos y medio durante el año, lo que se explica porque, siempre según el estudio, hay actualmente 9,6 millones de venezolanos que hacen dos o menos comidas al día con frecuente ausencia de proteínas en sus platos (tubérculos, harinas, pan y pasta, hortalizas y arroz son los alimentos más consumidos):  93,3% dice que los ingresos no son suficientes para la compra de alimentos. Eso es vivir en socialismo.

NOLIAWEB

El infierno de Mandinga

Estaba, literalmente, en la cima de su carrera. Era la gran estrella de VTV. El hombre del horario estelar. Heredero de Mario Silva, gozaba de libertad plena para insultar. Tenía licencia de tercera clase para difamar. Y lo hacía, incluso, con cierto ingenio. Ponía motes y remoquetes. Apodos ofensivos que solían rayar en el insulto. Iba con aire de sabio y toda la seguridad que le daba el saberse intocable. Y entonces, de repente, desapareció de la pantalla. Fue, literalmente, de la noche a la mañana. De un día para otro. Más nunca se supo de él. Al menos en televisión. En redes sociales intentó hacer un poco de ruido, pero sus cuentas fueron hackeadas. Inesperadamente, en internet comenzó a publicarse material privado suyo: mails, fotos, conversaciones, cuentas bancarias, números de teléfono y hasta su dirección fiscal. Era un hombre acabado. ¿Cómo y por qué cayó en desgracia? La respuesta la tiene un hombre con nombre y apellidos árabes: Tarek El Aissami. La desgracia de Alberto Nolia fue haberse metido con el actual Vicepresidente, para entonces Ministro del Interior. Su condena fue haber salido una noche en VTV a criticar la ley de desarme que El Aissami promovía. Eso bastó para defenestrarlo. Mejor dicho: para desaparecerlo. Al día siguiente de aquel programa, desapareció para siempre. “El problema es que yo critiqué duramente esta estupidez que llaman Ley Desarme, cuyo padre es Tarek El Aissami. Por criticar esta ley salí de VTV, y comencé a atacar esta ley en redes sociales. La respuesta de Tarek fue hackearme el teléfono, hackearme las cuentas de twitter (…) y cometió la increíble vileza, porque Tarek es un ser rastrero y despreciable, de enviar un twitt como si fuera yo pidiéndole disculpas a él (…) Esa es la ética del narcotráfico”. Eso lo dijo en una de las pocas entrevistas que pudo dar después de ello. Lo que dice en ella, a la luz de lo descubierto la semana pasada por el Departamento del Tesoro, no tiene desperdicio. ¿Qué sabía el periodista más chavista de VTV de nuestro actual Vicepresidente? Nosotros cumplimos con dejarles la entrevista. Ustedes escúchenla y saquen sus propias conclusiones:

EXCELENCIAWEB

La excelencia se paga con sangre

Cuando hace dos días reseñamos el logro obtenido por la UCAB y la USB en Harvard, quisimos destacar todo el mérito que había en que unos hijos de la Venezuela bolivariana pudieran competir de tú a tú y ganarles a personas de universidades del primer mundo. Porque la Venezuela bolivariana no es solo un analfabeto funcional en la presidencia rodeado de incompetentes, corruptos y hasta narcos; la Venezuela bolivariana es también un país donde la excelencia se paga con sangre, y para muestra el infeliz caso que hoy ha conmocionado a la opinión pública: el asesinato de una estudiante de IV año en manos de su compañera de clases. El hecho tuvo lugar el pasado 13 de febrero en el Bloque 18 de Caricuao. Allí Michell Longa (de 18 años y con 2 meses de embarazo) fue atacada salvajemente por 3 compañeras de liceo, quienes la dejaron inconsciente en la entrada del edificio. Sus familiares la llevaron al Hospital Materno Infantil, donde lograron estabilizarla: tenía una fractura cervical, había perdido la movilidad y al bebé. De allí pasó al Hospital Pérez Carreño, donde el domingo 26 entró en coma y el lunes 27 murió. ¿Por qué Michell Longa y su bebé fueron asesinados? Ahí está el detalle: según la versión de Panorama y 2001, el problema estuvo en un trabajo en grupo del que Michell expulsó a esas tres compañeras por no haber hecho nada…y eso le costó la vida. Las tres vagas (y ahora también homicidas) le cobraron con sangre la osadía de haberles exigido que hicieran su parte del trabajo. La golpiza se la dieron en un sitio público, ante los ojos de los vecinos y a plena luz del día. Actuaron, claro, con la seguridad que da vivir en una revolución que premia al delincuente y castiga al honrado. Simplemente, repitieron lo que han visto alrededor suyo. Tienen los ojos de Chávez en la puerta del liceo, son sus hijas (16, 17 y 18 años tienen) y su legado conservan.