Escocia legaliza el matrimonio homosexual

El parlamento escocés tomó la  decisión de legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo. Este hecho tuvo lugar este miércoles en Edinburgo, dónde la moción tuvo 105 votos a favor y 18 en contra. Pese a la oposición de los principales actores religiosos, Escocia se suma a las otras 16 naciones dónde es legal el matrimonio homosexual.

Las primeras uniones tendrán lugar a partir del 29 de marzo, en cualquier lugar acordado entre la pareja y el registro civil, exceptuando lugares religiosos. Esto debido la oposición expresada por la Iglesia católica de Escocia y la Iglesia presbiteriana desde que el proyecto fue debatido por primera vez en el parlamento, en junio de 2013.

El gobierno escocés reconoció esta aprobación como un paso “importante para la igualdad de derechos” en la nación que,  además celebrará el referéndum sobre su independencia del Reino Unido el próximo mes de septiembre. En 2013 Inglaterra y Gales fueron los primeros miembros del Reino Unido en aprobar estas uniones.

Se debe destacar que en la tierra de las gaitas, ser gay era considerado un delito hasta 1980.

Sí, esto fue una devaluación

Por Guillermo Quiroga Sáez- @guillequiro

Seas economista o no, lo primero que debes saber de cómo se aplica una devaluación es que esta no se anuncia días antes de su aplicación. Cuando cualquier gobierno que tenga un régimen cambiario, fijo o regulado, diga que no va a devaluar el tipo de cambio es porque lo va a hacer. Más pronto que tarde. Y harán todo lo posible por “justificar” que no se está devaluando. Cualquier parecido con la realidad no es una simple coincidencia, es un hecho.

Antes de explicar la última obra surrealista que es nuestro nuevo sistema cambiario, hay que estar claros de las razones que tiene un gobierno para devaluar. Cuando el Estado tiene un déficit fiscal (se gasta más plata de la que ingresa), tiene que buscar recursos o financiamiento para reducir esa brecha y poder seguir con sus políticas. La devaluación es un método excelente para lograr ese fin, ya que al cambiar 1 dólar por más bolívares (en nuestro caso), el Estado está captando más recursos económicos que no tenía antes. Imagínate tener un ingreso en dólares (soñar no cuesta nada) y que gran parte de tus deudas sean en bolívares. Si para pagar esa deuda cambiabas cada dólar por 6,3 bolívares, cuando devalúas podrías pagar con ese mismo dólar 11,3 bolívares que debes. En otras palabras, reduces tu deuda en bolívares casi a la mitad. Ni que seas mago podrías hacer esto de otra forma. David Copperfield es un gallo al lado de Rafael Ramírez.

Bajo este punto de vista, ante un déficit fiscal del Estado la devaluación es necesaria e incluso positiva para mitigar crisis. Los presidentes de España y Grecia darían todo por poder devaluar el euro, o una moneda propia de circulación, para poder salir con menores costos de la crisis. Y Venezuela no es una excepción a esto. Sea Chávez, Maduro, Capriles o María Bolívar quien nos gobierne bajo estas circunstancias actuales, cualquiera iba a devaluar. La pregunta que valdría hacerse en nuestro caso país es ¿En qué punto la devaluación es negativa para un gobierno?.

Así como para un alcohólico “resolver problemas” está al alcance de una botella, para un gobierno resolverlos está al alcance de una devaluación. Sin embargo ¿Qué pasa cuando te das cuenta que la botella no resuelve nada y bebes más en consecuencia? ¿Qué pasa cuando pierdes el control de tu vida bajo la dictadura de la adicción?. Una devaluación por sí sola no puede resolver los problemas de un gobierno que no tiene disciplina fiscal y que está mermado por la corrupción en cada una de sus instituciones, hace falta más. Recuperar la disciplina fiscal y del gasto, combatir la corrupción de manera efectiva. Si no, se incurrirá a devaluar de manera recurrente en un círculo vicioso que al largo plazo no resuelva los problemas, a pesar de que en el corto plazo los mitigue. Es este el aspecto negativo desde el punto de vista del Estado. Si la religión es el opio de las masas, la tasa de cambio del dólar es el opio de los presidentes. Alabado sea el señor.

Es así como llegamos a nuestro sistema cambiario actual. Una suerte de triada entre e Cadivi, Sicad y Cencoex, que si estuviera escrita en chino, ni los chinos la entenderían. Aquí un acercamiento a intentar explicar cómo funciona:

1)     Se implementó un sistema de bandas, el cual no es más que el establecimiento de dos tasas de cambio como límites en el precio del dólar siendo el piso o banda inferior el 6,3 bolívares por dólar  y la banda superior la tasa del Sicad (actualmente 11,3 bolívares por dólar).Lo incomprensible es cómo se le llamó sistema de bandas si  la teoría dice (en esos casos) que el precio del dólar debería fluctuar libremente dentro de dichos límites.

2)     A tasa Cadivi (6,3 bolívares por dolar) podrán solicitar dólares aquellas empresas que importen alimentos o insumos para su producción y medicinas o insumos para producción. También podrán optar aquellas personas que vayan a realizar estudios en el exterior, jubilados, pensionados y casos especiales. Cabe destacar que en materia de alimentos, Cadivi le debe 463 millones de dólares a Empresas Polar. Así que el que los consiga a esta tasa, que diga a que santo le rezó para rezarle yo también.

3)     A tasa del Sicad (11,3 bolívares por dolar) optarán por dólares todos los demás rubros no mencionados, incluyendo el cupo para viajeros y cupo electrónico. Ojo, no tienen que participar en las “subastas” del Sicad sino que se les liquidarán las divisas a esa tasa.

4)     Aquellos sectores convocados por el Banco Central de Venezuela podrán participar en las “subastas” del Sicad cuando estas se anuncien. Se subastarían 220 millones de dólares semanales. Además, la tasa que fijen los participantes de la “subasta” será la que se use de referencia en las liquidaciones de Cadivi del punto 3). Hago énfasis en las comillas de “subastas” del Sicad ya que se supone que en una subasta gana el precio del mejor postor. En la práctica el Sicad no funciona así, ya que las colocaciones de divisas se comportan más como una lotería.

5)     A pesar de que aún falta definir la reforma de la Ley de Ilícitos Cambiarios, aquella que penaliza el mercado paralelo del dólar, el gobierno adelantó que PDVSA y las empresas privadas podrán ofertar dólares en Sicad. En adición, se declaró que incluso podría considerarse la despenalización del mercado paralelo para poner de nuevo en funcionamiento el mercado permuta. Sin embargo, no hay nada concluyente en este aspecto.

Además, se anunció el viernes en la mañana  que el monto máximo a asignar será de 3000$ por persona, y de ahí se descontarán los máximo 300$ que se pueden usar para operaciones con el cupo electrónico, la solicitud de divisas en efectivo y tarjeta de crédito para viajes. La asignación de divisas dependerá también del destino al que se dirija quien las solicite como se observa en la imagen:

 

En resumen, por más vueltas, inventos y modificaciones que se le haga a nuestro sistema cambiario con múltiples tasas y trabas, este seguirá siendo ineficiente mientras exista indisciplina fiscal y corrupción. Especialmente cuando dicha indisciplina llevó a 54% de inflación anual en 2013. Si el bolívar pierde la mitad de su valor cada año, la mejor manera que tiene el venezolano de ahorrar y no empobrecerse es obteniendo dólares. Es por ello que la demanda de divisas a las tasas de Cadivi y Sicad superará con creces la oferta. Gracias a esto es que el dólar “Voldemort” o paralelo seguirá escalando. Mientras no se acompañe la devaluación con otras medidas necesarias y no se aumente la oferta de dólares, los principales problemas económicos persistirán. El reto del gobierno es tener el suficiente capital político para asumir estas medidas, que a pesar de mejorar la economía son impopulares por definición. No hay que ser politólogo para saber después de las medidas de este mes el capital político también escasea.

Ya saben. Cuando volvamos a oír que no se va a devaluar, pónganse las alpargatas.

Fashion Blogging discreto: bimbo bloggers, fama y originalidad

Por Andre Méndez – @andrebombacha

Fotos de Daniela Pineda- @fedora83

Soy la blogger antiblogger.

Es la única forma en que he logrado definir mi posición ante todo este boom de chicas que como yo, decidieron volverse públicas y mostrar el estilo que tienen, o que creemos tener.

Hace unos años me abrí el blog My Idaho Closet En numerosas revistas he explicado por qué lo abrí, pero les hago un resumen desde mi lugar más sincero: lo hice porque me pasó varias veces que me vestía muy bien, salía a la calle orgullosa de cómo me veía y no me encontraba a nadie.  Sentía que desperdiciaba una combinación, y se la quería mostrar a todo el mundo. Un poco el tema de la egolatría.

Pero es una especie de contradicción con mi forma de ser. Desde el primer día que empecé con esto me dije nunca me plantaría en una pose. Que no dejaría de ser natural y sencilla, ni de seguir diciendo “qué molleja”, como oriunda del Zulia que soy. Es un querer demostrar que me sé vestir bien sin plata (porque no soy niña rica). Es quererme mucho mostrando lo auténtica que puedo ser (con la ropa) pero a la vez batallando con no volverme una “ego blogger”, como nos han catalogado en los últimos años.

Y es que muchos no respetan a las bloggers.  Yo soy una.

Después de que me abrí el blog comencé a entrar en un par, luego en decenas, y al final terminé en cientos que archivaba en google reader para no perderme ninguna actualización.  Pero conforme a la cantidad de blogs que iban apareciendo, más molestia me generaban.

Me analicé y me sigo analizando por esto.  Un día lo definí como envidia.  Envidia de que chicas que no hacen nada, sólo dedicarse a una página, les ofrecieran viajes, vida y mundo. Que por ser lindas ya tienen todo a sus pies.

Perdí la esencia de mi blog, y lo abandoné un poco cuando estalló toda esta nueva era de mujeres posando frente a una cámara. Me di cuenta de que no formo parte de la mayoría de ellas. Tengo ojeras, no puedo salir a la calle a tomarme fotos porque vivo en una ciudad donde atracan y no puedo costearme una cartera Marc Jacobs.  No tengo a un amigo fotógrafo que sepa ángulos y me edite las fotos cada vez que haga un post, ni tampoco muchas marcas que me estén regalando cosas.

Pero no, no es envidia.  Es que precisamente yo no quiero ser como la mayoría.  Toda la vida me he esforzado demasiado en no ser igual que los demás, y eso me ha hecho ser una persona muy necia conmigo misma.  Y ver que todas estas chicas se visten tan igual las unas con las otras, me genera rechazo.

Se volvieron clones, perdieron su identidad, que es absurdo, porque precisamente un blog es para mostrar un estilo que no se debería parecer al de más nadie, solo a ti misma.  Me uní al grupo de los que no respetan a las bloggers porque más allá de si se visten de una forma o no, lo que me perturba (un poco, tampoco es que no puedo dormir), es ver cómo se muestran al mundo por la forma en que escriben en sus redes sociales y en sus mismos blogs.

A partir del más conocido (The Blonde Salad), se creó una generación de bimbo bloggers, que no leen, que no investigan, que no quieren pensar mucho. Que solo quieren figurar y tener sus 15 minutos de fama. Y esto es exactamente la percepción que evito a toda costa.  Que me da terror que la gente tenga de mí.

Pero si algún día soy afortunada de vivir alguna de las maravillas que se ganan por ser una blogger, quiero que sea siendo exactamente como soy, haciendo el blog como lo vengo haciendo.  No me gusta retwitear piropos, tampoco tener millones de selfies en instagram. Prefiero ser fiel a esa voz en mi cabeza que todos los días me dice que es mejor no andar con pretensiones que venderme por una prenda de ropa o dos. Pareciera que la popularidad no se lleva muy bien con el respeto en la blogósfera, y esto es una opinión generada a partir de conversar con muchísima gente en el mundo de la moda, y otros tantos ajenos a ella también.

Hoy ya reconozco cuando un blog persigue más que una simple fama, cuando es una chica que a simple vista despide originalidad y cuando su página tiene una perspectiva fresca. Esos blogs son los que me inspiran a seguir con el mío.

A todas estas, mi blog no es popular. Y antes me quitaba el sueño, pero ya a estas alturas de mi vida estoy en otra posición. Hoy lo disfruto así como es, y me pregunto hasta cuándo lo voy a hacer.  Esa respuesta todavía no la tengo; mientras tanto sigo mostrando cómo me visto y sigo batallando con el mundo de las fashion bloggers.

 

Editora de moda, fase superior del fashion blogging

Por: Amira Saim- @almalofer

Fotos de Daniela Pineda- @fedora83

Alguna vez le pedí a un amigo que no me presentara como una fashion blogger. A pesar de pasarme la vida escribiendo, hablando y consumiendo moda, no se sentía bien cada vez que me catalogaban así. Entendía que si tenía un blog y escribía de moda esa debía ser mi etiqueta; pero algo seguía incomodándome y tuve que poner a mi pobre amigo en la confusa situación de no saber cómo presentarme.

Mi rechazo a la bendita etiqueta de fashion blogger se acabó cuando di con esta nueva clasificación: egoblogger. Un egoblogger es aquella persona que dedica su blog a los selfies que muestren cada uno de sus looks, todos los días e, inclusive, todo el día.

Un fashion blogger, entonces, pasó a ser aquel que repasa las tendencias, escribe sobre la industria de la moda de su país y el resto del mundo y, por qué no, de vez en cuando publica fotos con un look propio del que se sienta orgulloso.

Ahora sí me sentía más cómoda como fashion blogger.

Tengo un blog que se llama DressCODE que, en realidad, no es sólo mío, porque participan más personas. Yo soy su editora en jefe y en él tratamos de reseñar las noticias más relevantes de la Industria de la moda en Venezuela y el mundo, publicar artículos de opinión, producir editoriales de moda, cubrir eventos y, en fin, ser algo más que un blog.  Y si se lo preguntan, nos gusta la palabra magazine.

Dicho esto, continúo con este artículo que busca principalmente abrir una discusión sobre este tema de moda. Porque está de moda.

No soy la mayor de las fanáticas de las egobloggers, no porque tenga algo en contra de ellas sino porque no me dan la información que necesito, ni los contenidos que más disfruto. Quizás porque ya se me pasó la edad para eso, quizás porque ya pasé por la etapa en la que seguía esos tipos de blog, por allá por los días en los que una fashion blogger era todo el mundo.

La inmediatez de Internet ha hecho que nombres surjan tan rápido como desaparecen. En esta carrera por los 15 minutos de fama y el millón de followers los más inteligentes son los que sobreviven y se mantienen.

Por esto me he quedado con los que alguna vez fueron egobloggers y que muy audazmente fueron evolucionando a otra cosa mucho más rica y diversa, mientras que las muchas personas que hoy surgen tomándose auto fotos con sus mejores trajes ya no me parece tan atractivo, primero porque son muchas y segundo porque son muy parecidas todas.

Ser egoblogger es el primer escalón para convertirse en algo más interesante. Su papel es más que todo aspiracional, cosa que explica que los sigan tantas personas, y el rollo aspiracional es algo a lo que ha estado jugando la moda desde sus inicios como Industria. Por eso Chanel se hizo tan popular sólo cuando las aristócratas comenzaron a usar sus diseños y cada Christian Dior que se puso Eva Perón significó decenas de copias vendidas, ayudándolo inmensamente a capturar un mercado que quería parecerse a la ex primera dama argentina, lo confesaran o no. Uno siempre va a querer ser más.

Sí, hoy los tiempos son otros y aunque las princesas y primeras damas siguen teniendo mucha influencia, las plebeyas que tengan algo de dinero, un smartphone, una pareja o amigo adulador con una cámara y, muy importante, un gran ego, puede convertirse en una egoblogger. Que si son buenas o son malas, pues ocurre como en todo, hay gente que lo hace muy bien. Con marcas caras o accesibles, son mucho más interesantes las que logran un lindo balance entre estos dos mundos. Las que lo tienen más claro terminan siendo modelos y unas muy buenas. Existen también quienes no lo logran porque se visten mal y hay casos que sobrepasan la subjetividad, porque el mal gusto también existe.

La moda ha demostrado ser una industria terca: en Venezuela, a pesar de las devaluaciones, controles cambiarios, cada día se multiplican las ego y fashion bloggers. Mientras tengamos acceso a Internet se mantendrán vivos estos nuevos oficios. No pareciera tener nada que ver con la situación económica de un país, sino con la posibilidad de exponerse, de un espacio donde comentar la Moda y de comprar online. Por supuesto, también es importante la presencia de marcas nacionales e internacionales que nos ayuden a vestirnos como queremos y a “seguir las tendencias” desde casa.

(Me tomo un momento para pedir a cualquier dios que las marcas de Inditex no se vayan nunca de Venezuela y que por cada marca extranjera que abra sus puertas aquí nazcan 10 marcas venezolanas más.)

Es el título que yo quiero el que menos exposición y presencia tiene en este país y es el de Editora de Moda. Hay gente que se dedica a esto, y con mucha seriedad. Así como las egobloggers y las fashion bloggers, hubo un tiempo en el que todavía el oficio de escoger los temas de importancia y plantear tendencias, no tenía nombre. Gracias, Diana Vreeland por hacerlo tan bien y darnos una aspiración profesional.

Las editoras de moda se saben vestir tan bien o mejor que cualquier egoblogger y saben tanto o más que una fashion blogger. Junten a estas dos especies, las aderezan con ambición, vocación y un medio (más allá que un blog) y tendrán una editora de moda.

Si me preguntan, las mejores egobloggers de Venezuela están en Maracaibo: Rosshanna Bracho y Edmary Fuentes. Y si quieren seguir a una gran Fashion Blogger venezolana, sólo tienen que seguir a Nohemí Dicurú y su blog Fashiongraphic. Pidan por mí para que un día pueda ser la editora de moda que quiero ser.

De salida: perspectivas sobre la marihuana desde la Casa Blanca.

El período presidencial de Barack Obama se ha caracterizado por una profunda esperanza en su primer período y una lenta pero consistente decadencia en su segundo período. Un demócrata, que ha querido dar pasos agigantados con final indefinido, titubea sobre la ilegalidad del canabis.

Por Orianna Camejo

Las subidas y caídas de Barack Obama en la opinión pública lo han catapultado como un gran tipo, pero no como un buen presidente. Sus discursos, motivos y proyectos son admirados, pero se han demostrado inútiles como una realidad. Las tropas estadounidenses no salieron de Irak en el 2009, ObamaCare no ha resuelto los problemas internos del programa de salud, la transparencia gubernamental se ha roto varias veces, Edward Snowden puso en tensión al Globo y descubrió lo poco confiable que resultaba la Casa Blanca.

Pero esas han sido algunas caídas, también hay subidas. Obama ha sido el primer presidente en hablar frontalmente sobre las realidades de la sociedad moderna. Revirtió la normativa del Don’t Ask, Don’t Tell, y se ha convertido en el primer presidente en hablar abiertamente sobre los derechos LGBT no solo en sus discursos, sino en el discurso inaugural de su segundo período. Ha sido un presidente de opiniones controversiales que le ha ganado el aprecio de las nuevas generaciones. Pero solo por momentos.

Otra de las cosas que ha caracterizado a Obama ha sido su ambigüedad. Como ha hecho discursos pro-LGBT, también se ha retractado varias veces, o simplemente abandonado el fervor de muchos de sus proyectos. Así, a dos años de culminar su segundo período, Obama tiene mucho en la agenda que enderezar. Su reputación y antecedente en la historia quedará marcado por cómo termine ObamaCare, ese es el primer proyecto de su agenda. Pero, mientras intenta reafirmar el proyecto de salud más ambicioso de su nación, Barack seguirá habalndo de las cosas frontalmente. Y así lo ha hecho con David Remnick para The New Yorker. En una entrevista extraordinaria donde el contexto, las ideologías y el sentimiento de toda una nación se han reflejado, Barack Obama aparece como un gran ídolo, pero con los pies pegados al piso y con muchas aspiraciones rotas y decepciones.

Resumir esta titánica y rebeladora entrevista en solo la opinión de Obama sobre la marihuana sería y es amarillista. Pero también toda esta sección refleja lo brillante del entrevistador y del entrevistado.

Barack Obama reconoce haber fumado marihuana de pequeño, pero esa no es la razón de su defensa. Lo reconoce un vicio y algo no recomendable para la salud, pero también reconoce que sus impactos son menores que los que genera el alcohol. Barack Obama está a favor de la legalización por una razón: la deformación legal que se aplica en los casos del consumo de marihuana. Por lo general, se arrestan a los individuos más pobres que la consumen, y son arrestados por antiguos consumidores que escribieron estas leyes.

“It’s important for it to go forward because it’s important for society not to have a situation in which a large portion of people have at one time or another broken the law and only a select few get punished.”

Pero también reconoce el otro lado de la moneda. Legalizar la marihuana no resolverá todos los problemas modernos; y avanzar con esta política desestabilizará el terreno con otras drogas más potentes. ¿Cómo se establecerá el límite que defina qué es una droga legal y qué no? Eso va más allá de Barack Obama y Estados Unidos. Esta pregunta será una de las más difíciles de responder para la política internacional de comienzos de este siglo.

La moda invade OJO

Foto de Daniela Pineda- @Fedora83

Con motivo del fin del invierno y el pronto inicio de la primavera, Revista Ojo le da la bienvenida a #OjoFashionWeek, una semana para discutir sobre el arte que es vestirse, definir el propio estilo y escribir de ello.

Para ello, llamamos a distintas plumas ya acostumbradas a profundizar sobre el tema a unirse a nuestro debate. Durante toda la semana, saldrá un artículo a diario que tocará fibras, a veces un tanto sensibles, sobre la moda.

Fashion bloggers, coolhunting en Caracas, edición de moda y más son los temas que debatiremos esta semana en miras a comprender mejor por qué nuestra industria de la moda funciona como lo hace.

Si aún no la tienes en tus manos, nuestra edición 23 habla también con mucha profundidad sobre la moda en tiempos modernos desde distintos puntos de vista. Vestidos de novia, sastrería, mercados populares y ateliers fueron los temas que escogimos para darte una perspectiva tras bastidores.

Únete a la conversación. Usa el hashtag #OjoFashionWeek  en Twitter, Facebook e Instagram y cuéntanos qué piensas, si estás de acuerdo (o no) con lo que vamos planteando y qué más quieres conversar sobre la moda. Te esperamos.

Las consecuencias del abuso de poder

Por Gabriela Benazar Acosta-@GabyBenazar

El puente George Washington une los estados de Nueva York y Nueva Jersey. Es la principal vía de entrada y salida del norte de Manhattan (específicamente Harlem) hacia un pueblo llamado Fort Lee en el estado vecino. El alcalde de este pueblo es un demócrata llamado Mark Sokolich que decidió no apoyar a la reelección al gobernador del estado, el republicano Chris Christie, para favorecer a la candidata de su partido Barbara Buono. Esta decisión le costó caro a sus votantes, pero después de anoche, mucho más al mismo Christie.

En septiembre del año pasado, las autoridades portuarias decidieron cerrar “para hacer un estudio de tránsito” dos canales de acceso desde Fort Lee hacia el puente George Washington en hora pico, lo que ocasionó embotellamientos de tráfico inusualmente fuertes. La prensa se hizo eco de estas extrañas medidas tomadas por las autoridades, pero no fue sino hasta esta semana que salieron a la luz pública unos correos del equipo del gobernador Christie que señalan que el cierre del puente fue una retaliación en contra de los ciudadanos de Fort Lee por no haber apoyado al gobernador a su reelección.

“Es momento de que comiencen los problemas de tráfico en Fort Lee”, decía uno de los correos escritos por Bridget Kelly, la jefa del equipo de trabajo del gobernador, que fue despedida ayer por él al igual que David Wildstein, su jefe de campaña. Aunque en ninguno se demuestra que Christie ordenase la acción o tuviese conocimiento explícito de lo que se estaba haciendo, su equipo de trabajo sí.

Anoche, en una rueda de prensa que duró dos horas, el gobernador admitió que su equipo abusó del poder que tienen sobre la autoridad portuaria y que cometieron errores, pero afirmó que él no estaba al tanto de ellos y que “no es un bully que quisiese castigar a un pueblo por no darle apoyo.

El problema de Christie es que él representaba para el partido republicano la esperanza para recuperar la Casa Blanca en las elecciones de 2016. La competencia más sonada hasta anoche era él versus Hillary Clinton por los demócratas, a quienes les sobran opciones más fuertes que al partido más antiguo de Estados Unidos cuyos representantes son cada vez más radicales. Pero aunque todo el mundo es inocente hasta que se demuestre lo contrario, las sospechas de la participación de Christie en el cierre arbitrario del puente George Washington en el que aparentemente falleció una persona y por el que está siendo demandado por ciudadanos de su estado son demasiado fuertes como para ser borradas de la opinión pública.

Bajo el supuesto de que los ciudadanos de su estado, que a pesar de ser de mayoría demócrata lo escogieron a él como gobernador, logren perdonar este “desliz” del equipo de trabajo que él mismo escogió, nada garantiza que los electores del partido republicano del resto del país harán lo mismo. Lo de muestra la trayectoria de poca tolerancia ante los escándalos políticos en los EEUU (pregúntenle a Richard Nixon, Eliot Spitzer y John Edwards, por ejemplo) y la fortaleza institucional, con una separación de poderes tan clara que obligó a un “cierre” de gobierno el año pasado porque el Congreso no llegó a un acuerdo sobre el presupuesto para el nuevo año fiscal.

Christie y el GOP tienen menos de dos años para ofrecer una nueva alternativa a sus electores, o lo que comenzó como un abuso de poder disfrazado de “estudio de tránsito” terminará con cuatro años más con un demócrata presidiendo uno de los países más poderosos del mundo. 

Pussy Riot será libre

Gracias a una ley de amnistía que pasó la Duma (el parlamento ruso) con 446 votos a favor y cero en contra, las dos miembros del grupo de música Pussy Riot y los activistas de Greenpeace que están encarcelados serán liberados tan pronto como esta misma semana.

Esta ley, promovida por el presidente ruso Vladimir Putin, busca mejorar la imagen de Rusia en miras a los Juegos Olímpicos de Invierno que comenzarán en dicho país en menos de dos meses.

Maria Alyokhina y Nadezhda Tolokonnikova fueron encarceladas por 2 años hacer una presentación impromptu en la Catedral de San Petesburgo el año pasado. Ambas denunciaron maltratos en los centros penitenciarios en las que estuvieron recluidas y denunciaron que fueron obligadas a trabajos forzados.

La promulgación de esta ley coincidirá con el vigésimo aniversario de la constitución rusa y una vez que sea firmada por Putin podrá ser publicada en gaceta.

 

 

¿Puede Chile convertirse en una nueva sede del socialismo del siglo XXI?

Por Claudia González -@Clau886

“No va a ser fácil, pero ¿cuándo fue fácil cambiar el mundo para mejor?”. Con esta frase, Michelle Bachelet agradeció el apoyo que le dieron al elegirla nuevamente como Presidenta de Chile. Tras su triunfo queda, por supuesto, el sabor a victoria por parte de quien la apoyaron, pero también la preocupación de que Chile pudiera seguir los pasos de países como Venezuela en este próximo periodo por parte de quienes conformaban el bloque del oficialismo.

El pasado 15 de diciembre, Bachelet consiguió con 3.468.389 votos, 62,47 % del total, consolidarse nuevamente como presidenta de la República. Con esta victoria se convierte, además, en la primera mujer reelecta de la República de Chile. Sin embargo, su victoria se parece poco a la de hace ocho años, cuando el nivel de expectativas sobre su futuro gobierno estaba basado en una continuación del gobierno de la concertación y no en uno de grandes cambios y reformas, como lo es el actual.

En este ambiente de futuros cambios y reformas profundas que propuso la candidata queda la duda sobre el futuro devenir de su gobierno, ¿Pudiera Chile cambiar las bases de la democracia que ha venido construyendo desde el fin de la dictadura? ¿Puede Chile comenzar a, penosamente, copiar el modelo de gobierno de sus pares Latinoamericanos que optaron por el discurso socialista?

Sin duda la preocupación existe. Bachelet representa la opción socialista en ese país, y durante su campaña se caracterizó por conformar la alianza con todos los sectores que conforman la izquierda chilena, inclusive los más radicales. La consolidación de la “Nueva Mayoría” durante su campaña se constituye como su nueva visión de alianza, cuya propuesta se basó en un mensaje de mayor igualdad, justicia e inclusión, recordando que si bien Chile es la envidia en crecimiento económico de Latino América, no lo es en niveles de desigualdad en la población.

 Sin embargo, el discurso de Bachelet no paró en la reforma tributaria para lograr la gratuidad de la educación, basada en la visión de la educación como un derecho y no un bien de consumo; su propuesta más “revolucionaria” incluye  también una reforma a la Constitución, que se mantiene desde la dictadura de Pinochet.

Por su parte, la candidata Evelyn Matthei expresó su preocupación con respecto a esta propuesta afirmando durante su campaña que una reforma constitucional ayudaría a desviar la atención de los políticos chilenos de los temas que verdaderamente importan, alejando a Chile de la senda de crecimiento por la que ha transitado.

Ciertamente el tema de la reforma a la Constitución dará mucho de qué hablar en el momento en que se realice; sin embargo, la verdadera preocupación yace no el hecho de la reforma per se, pues no es novedad que Chile necesita una Constitución que nazca en democracia y consagre los derechos de los chilenos en igualdad de condiciones; sino en el cómo se realice esta reforma.

Es ahí donde se profundizan las preocupaciones respecto a la reforma constitucional promovida por la recién electa presidenta. Sus especificaciones sobre el cómo se realizaría esta reforma fueron no solo poco profundas, sino también poco detalladas con respecto al rumbo que seguiría esa reforma. Particularmente, cuando Bachelet no ha establecido límites con respecto a su alianza con el partido comunista y los demás sectores radicales de la izquierda chilena.

Solo el tiempo dejará ver como verdaderamente Bachelet cumple con sus propuestas, y negocia con los actores políticos con poder dentro de su gobierno. No queda duda de que el debate ideológico se profundizara aún más durante este nuevo periodo y queda solo esperar a ver que esas diferencias no se conviertan en factores de polarización peligrosos para la nación.

Ciertamente los resultados de esta pasada elección son muestra de la importancia de no subestimar la popularidad política apostando por la propuesta. La candidata Evelyn Matthei probablemente sostenía el proyecto más viable, menos “peligroso”  y que ofrecía la mayor continuidad del proyecto de país que Chile tiene desde que dejo la dictadura. Sin embargo, su sobreestimación del proyecto por encima de la importancia de la popularidad la llevó a obtener el apoyo de solo un tercio de chilenos.

La candidata Bachelet no solo entendiendo sino promoviendo los cambios necesarios en Chile, tal vez no para continuar por la senda de crecimiento económico pero si para comenzar a subsanar las distorsiones sociales que sufre su población, no solo se convirtió en una opción altamente popular sino también con altas expectativas con respecto a estos futuros cuatro años. El tiempo será quien deje ver si logra cumplirlas y ajustarlas a la realidad del país demostrar que el cambio sea verdaderamente para mejor y no se convierta en una copia de otros modelos socialistas de América Latina.

Uruguay legaliza la marihuana

Ayer, martes 10 de diciembre, Uruguay dio el último paso hacia la legalización de la marihuana: el parlamento aprobó el proyecto de leyes sobre el tráfico de esta sustancia

 Uruguay, el país con una población de 3,3 millones de habitantes ya legalizó la marihuana luego de toda la crítica interna y la curiosidad internacional. El proyecto que fue aprobado en el parlamento regula la producción y venta de THC a través de un órgano estatal que se desarrollará en estos meses.

Toda esta iniciativa comenzó en junio de 2012 cuando Pepe Mujica propuso su legalización como medida contra el narcotráfico. Mujica es conservador y austero, con lo que su propuesta sorprendió a un país que -mayoritariamente- se ha mostrado en contra de su legalización. Ya se aprobó el proyecto. Mujica, como presidente, debe promulgarlo y a partir de ahí, el parlamento tiene 120 días para estructurar el cuerpo legal que regirá la regulación comercial y productiva de la marihuana.

Esta iniciativa no surgió de la noche a la mañana, Uruguay ha mantenido una libertad relativa sobre el consumo de marihuana, que se ha aplicado por alrededor de 40 años. Por lo que es frecuente e incluso cotidiano ver a personas fumar en lugares públicos. Lo que establece este nuevo proyecto va enfocado en la producción y comercio de la droga, no de su consumo, que ya esto ha sido aceptado en parte por el ente policial uruguayo.

La regulación quedará a la venta de hasta 40 gramos por mes y, a los productores caseros, se les permitirá cultivar hasta 6 plantas, que produzcan no más de 480 gramos por cosecha. Su venta, para que compita con la del mercado negro, estará a u dólar por gramo (0,63 euros). A la par, la ley impulsará conversatorios y métodos de prevención para que los jóvenes conozcan a fondo la droga y aprendan su control y consumo. Esta nueva ley, cuando se estructure, se aplicará a partir del primer semestre de 2014.

Uruguay ha sido uno de los países golpeados por el narcotráfico en Latinoamérica y, aunque muchos gobiernos no acepten esta alternativa para acabar con el anrcotráfico, Uruguay está decidido a tomarlo en práctica y ver qué tan efectivo puede ser. El próximo año se verá si esta hipótesis es correcta o si falla en la práctica, dependerá de la estructura y el sistema legal uruguayo.