La quinta es la vencida: ¿Qué implica una Ley Habilitante?

Por Gabriela Benazar Acosta

Hoy, martes 19 de noviembre, se aprobó en segunda discusión la Ley Habilitante que le otorga al presidente de la república, Nicolás Maduro, facultades para sancionar decretos con rangos, fuerza y valores de leyes (mejor conocidos como Decretos-leyes) sin la aprobación de la Asamblea Nacional. Aquí respondemos preguntas frecuentes sobre este tipo de acción legislativa.

¿Qué se necesita para aprobar una Ley Habilitante?

Según el artículo 203 de la Constitución, que define qué es esta llamada herramienta jurídica: “Son leyes habilitantes las sancionadas por la Asamblea Nacional por las tres quintas partes de sus integrantes,  a fin de establecer las directrices, propósitos y marco de las materias que se delegan al Presidente o Presidenta de la República con rango y valor de ley. Las leyes habilitantes deben fijar plazo para su ejercicio”.

El Presidente debe presentar ante la Asamblea Nacional un Proyecto de Ley Habilitante que se someterá a una primera votación, una revisión, una segunda votación y su posterior sanción.

¿Cuántas Leyes Habilitantes se han aprobado en los últimos años?

Es la primera vez que se le otorga esta concesión al presidente Maduro y la quinta vez que, a quien sea que esté en el poder ejecutivo, recibe estas facultades.

 La primera vez, se hizo en 1999 por seis meses en los que Hugo Chávez aprobó 53 Decretos-ley. Un año después, se aprobó de nuevo por 365 días en los que fueron 49 los decretos sancionados. La tercera vez que se solicitó fue en 2007, y por los 18 meses que tuvo vigencia la habilitante se aprobaron 59 textos legales. Por su parte, la última que recibió Hugo Chávez duró igual 18 meses entre 2010 y 2012 y fue solicitada para atender las emergencias producto de las fuertes lluvias que causaron pérdidas en diciembre de 2010. En esa ocasión,5 4 decretos-leyes se aprobaron desde el poder ejecutivo.

 Entre 1961 y 1998, el Congreso de la República aprobó 6 Leyes Habilitantes que dieron origen a 172 Decretos-leyes solamente en aspectos económicos y financieros (la constitución anterior solo permitía legislar sobre aspectos económicos con las leyes habilitantes).

¿Por qué se solicitan (y aprueban) estas leyes?

Entre 1961 y 1998, el Congreso de la República aprobó seis (6) Leyes Habilitantes que dieron origen a 172 Decretos con Rango y Valor de Ley, únicamente en las únicas materias económica y financiera, porque así lo contemplaba la Constitución de 1961.

¿Qué decretos-leyes importantes se han sancionado en los últimos años?

Aquí se pueden ver las sancionadas en 1999, aquí las del período 2000-2001, aquí las de 2007 y aquí las de 2010-2012.

Debate en torno a la legislación cultural en Venezuela


El Proyecto de Ley Orgánica de Cultura entra en su fase final antes de la discusión definitiva en la Asamblea Nacional: las consultas públicas se realizaron hasta el 19 de julio –con poca difusión– y se prevé que se sancione durante la primera quincena de agosto

Por Marcy Alejandra Rangel – @MarcyAlejandra

El Proyecto de Ley Orgánica de Cultura está a punto de convertirse en la primera legislación en materia cultural en la historia de Venezuela. Sin embargo, los gestores, productores, investigadores, artistas, público general y demás allegados al sector todavía tienen dudas de lo que significa aprobar esos 60 artículos que están en discusión.

El segundo Seminario de Gestión y Políticas Culturales que organizó la maestría homónima que se dicta en la Universidad Central de Venezuela el pasado 25 de julio tuvo como tema de estudio la Legislación cultural y políticas públicas. Retos y contradicciones, a propósito de este proyecto que se pretende aprobar en la Asamblea Nacional durante los primeros días de agosto. Los tópicos macro expuestos fueron: “Venezolanidad, derechos culturales e institucionalidad pública cultural”, “Rutas críticas para la elaboración del Proyecto de Ley Orgánica de Cultura: referencias a comunidades culturales y patrimonio cultural” y “Seguridad social y derechos de autor, financiamiento de la cultura y economía social”.

Alejandro Oropeza fue uno de los ponentes, quien planteó la ley desde el punto de vista de la institucionalidad jurídica. Hizo referencia a que el sector cultural necesita cierto grado mínimo de certidumbre para que la cultura sirva para estimular no solo la creación sino al consumo cultural, que es un proceso muy particular de estimulación.

En esa ponencia también se habló de las incongruencias que tienen algunos artículos del proyecto, cuando se habla de la igualdad de culturas y más adelante acerca de una predominancia de la cultura popular.

Una de las preguntas que formularon los ponentes fue si era pertinente la intervención del Estado en el sector. Los ponentes, entre los que también estuvieron Ocarina Castillo, Zadia García y Carlos Enrique Guzmán Cárdenas, llegaron a la conclusión de que esto puede ser posible solo si están contemplados todos los procesos culturales. En ese caso, debe haber una articulación entre los agentes culturales, con miras a lograr un Sistema Nacional de Cultura.

¿Para quién está hecha la ley?

Hay confusión acerca de si este proyecto está más dirigido a los cultores, gestores o a establecer las políticas públicas convenientes, sobre todo porque hay un ambiguo concepto de cultura en el texto. No se define qué es un trabajador cultural –término al que quedarán reducidos todos los creadores, en caso de aprobarse– y no se toma en cuenta la relación entre cultura, desarrollo sostenible y emprendimiento que en otros países –Brasil es un ejemplo- ha sido contemplado.

Las conclusiones de este encuentro fueron determinantes: la primera es que pareciera –en palabras de Morella Alvarado, una de las profesoras que intervino– que este proyecto de ley fue escrito por personas que no se han dedicado a conocer el sector. No hay una clara delimitación entre las diferencias de rol de un administrador de espacios culturales, un trabajador o un consumidor cultural.

Dentro de las ambigüedades entra lo nominal: esa necesidad de despojar a la cultura de su significado de integración de lo simbólico, como un eje tridimensional y llamar “trabajador” y/o “trabajadora” a todos los creadores, sin distinción. Una de las sugerencias que se planteó para resolverlo es integrar una reglamentación con fundamentos en la ley del trabajo, en vez de integrar la legislación laboral en la ley de cultura.

El artículo 5 del proyecto de ley reza lo siguiente:

“Las políticas culturales deben regirse por los principios siguientes: multietnicidad, diversidad, pluriculturalidad, plurilingüismo e interculturalidad, dentro de un marco de libertad, democracia, humanismo, justicia social, solidaridad, soberanía, responsabilidad social, participación, reconocimiento de las tradiciones, autonomía funcional de la administración cultural pública, dignidad, integridad, respeto a los derechos humanos, a los valores éticos y morales, y consolidación de la unión latinoamericana y caribeña fundamentada en el pensamiento del Libertador Simón Bolívar”.

Estas líneas generaron cuestionamientos. ¿Qué pasa con la migración del siglo XX? ¿Forma parte constitutiva de la nacionalidad venezolana? ¿Cuáles son los comportamientos, símbolos o constructos teóricos que sirven de base para hacer un concepto de identidad nacional? ¿Cuáles son los valores culturales del pueblo venezolano en el proceso histórico? ¿Quién los define y de qué manera se van a defender?

Futuro

En la discusión se hizo énfasis en que Venezuela ha sido siempre un país de hibridaciones constantes y por eso la multiculturalidad debe ser uno de los tópicos-debate de primer orden, al mismo tiempo que la interculturalidad, dos de los conceptos que retratan a los habitantes del país como sociedad, independientemente de su lugar de origen.

En caso de aprobarse en segunda discusión, la Ley Orgánica de Cultura contaría como base con los artículos 98-101 de la Constitución, según explicó AVN. “En la Consulta Pública se discutieron 44 artículos que conforman el proyecto de Ley y que tocan desde disposiciones generales, temas como el patrimonio cultural, la política cultural pública, el fomento de la economía social de la cultura, hasta la seguridad social de los trabajadores culturales y las zonas de interés cultural”.

Este “despertar” de preocupaciones en torno a la cultura incluye otro tipo de legislaciones, como el Proyecto de Ley de Artesanía Venezolana, propuesto por el Frente de Artesanos y Artesanas de Venezuela. Este es un plan que entraría a discusión una vez aprobada la ley de cultura, que pretende contar con 73 artículos para proteger a un gremio que existe desde los inicios de la democracia.

Las consultas públicas del Proyecto de Ley Orgánica de Cultura cerraron el viernes 19 de julio y la recepción de propuestas de los distintos interesados se aceptaron hasta la semana pasada. Los sectores coinciden en que la ley necesitaría de un reglamento alterno para aclarar las dudas pero, mientras, las preguntas siguen abiertas, ante la cercanía de la fecha de su probable aprobación.

Para conocer el proyecto de ley, haz click aquí

Por qué el fraude electoral es imposible

En estos días no hay conversación que no desemboque, de una u otra forma, en el tema electoral. Las expectativas son muchas y los miedos, omnipresentes. Todos hacemos eco de nuestros deseos y preocupaciones. Es así como muchas de esas pláticas que he tenido con amigos cercanos terminan en “¿y si nos hacen fraude?”. La respuesta es: no, nadie puede robarse tu voto. Ahora voy a explicar por qué

Por Juan Pedro Cámara Pérez – @juanpecamara

Es la noche ya avanzada de un día electoral venezolano. Los resultados aún no han llegado. Inmediatamente empezamos a escuchar: “nos están haciendo la trampa”, “están negociando”, “están viendo cómo desconocer los resultados”. Salen los números y no son los que un sector esperaba. Se sienten timados. Estas son situaciones que muchos hemos vivido en los últimos catorce años, quizás por falta de información.

Lo cierto es que, más allá del ventajismo, la presión desmedida a ciertos sectores y demás vicios que pudieran anidarse en las campañas de cualquiera de las opciones políticas, el sistema electoral venezolano es increíblemente avanzado y está protegido de cualquier intención de manipular la voluntad de los votantes.

Así es como funciona la cosa:

Previo a las elecciones, cada uno de los bandos que van a enfrentarse entrenan a las personas que les servirán de testigos en cada una de las mesas del país. Además, junto al CNE, se encargan de auditar el funcionamiento de las máquinas y la fidelidad del registro electoral. Dos días antes de las elecciones, los miembros de mesa, testigos de las diferentes opciones y el personal del CNE se reúnen en el centro electoral para instalar las mesas. Allí los testigos y miembros de mesa deben asegurarse de que el material se manipule según los protocolos, y al final firmar para aprobar toda la operación.

Llega el día de la elección. Los testigos tienen la oportunidad de observar todo el proceso: que la persona coincida con la cédula de identidad que trae (esto, aparte, lo verifica la capta huella), que los datos del individuo estén en el cuaderno de la mesa, que emita el voto sin presiones de nadie, que se le coloque la tinta indeleble de manera correcta, etc.

Aquí viene lo importante. Una vez que todos los electores han emitido su voto, se cierra la mesa. Allí viene el proceso de totalización. La máquina, operada por personal del CNE en presencia de los testigos y miembros, imprime los resultados en un recibo largo que se conoce como “chorizo”. Esos “chorizos” dicen, exactamente, cuántos votos se registraron para cada uno de los candidatos en esa mesa. Se imprime uno para cada testigo, e, incluso, para los miembros que lo soliciten. Hasta ese momento, la máquina electoral ha permanecido desconectada, por lo que no puede recibir ningún tipo de información. Una vez que se imprime el chorizo se conecta la máquina para que envíe los resultados a la sala de totalización.

¿Cómo saber si esos resultados que imprime la máquina son confiables? En primer lugar, porque el número total de votantes que están contabilizados en el “chorizo” debe coincidir con la cantidad total de personas que, según lo recogido en el cuaderno de votación, asistieron ese día y efectuaron su voto. En segundo lugar, porque después del cierre, de forma aleatoria, se audita el 54% de las urnas donde están los comprobantes que cada persona vio, certificó, dobló y guardó. Se abre cada uno de los comprobantes y se anota su resultado. Al final se contabilizan los resultados para cada candidato y esos números tienen que coincidir, exactamente, con los que aparecen en el “chorizo” que fue la información que se envió a la sala de totalización del CNE.

¿Cómo sabemos que después no se cambian todos esos números desde la sede del CNE? Anteriormente expliqué se le entrega a cada testigo una copia del “chorizo”. Al final de la elección, cada uno de los candidatos reúne todos los “chorizos” correspondientes a todas las mesas del país. En consecuencia, los resultados que anuncie el CNE tienen que coincidir, exactamente, con los que los candidatos tienen en sus manos.

De verdad, no hay pele.

OTRAS PREGUNTAS

¿Qué relevancia tiene la denuncia sobre la posesión de las claves del CNE por parte del PSUV?

Mucha. El hecho es testimonio de la parcialidad del sistema electoral. Sin embargo, es poco lo que se puede hacer con esa clave. Cualquier manipulación de los números quedarían reflejados en las múltiples pruebas descritas anteriormente. Esto ha sido reconocido por los mismos dirigentes de la oposición. No hay clave que pueda modificar, ni voltear ningún voto.

¿Por qué en el registro electoral todavía hay votantes con cédulas de un, dos, tres o cuatro dígitos? 

Recientemente se ha desatado un torbellino de rumores por las redes sociales. Las acusaciones dicen que en el Registro Electoral (RE) hay votantes con cédulas que, lógicamente, pertenecen a ciudadanos fallecidos. En primer lugar, el RE fue revisado y aprobado por todos los candidatos que participarán en la contienda del domingo. Esos números que se han encontrado pueden constituir, efectivamente, errores en el RE. Sin embargo, el hecho de que estén en el RE no quiere decir que vayan a votar. Para que eso suceda, el supuesto impostor tiene que pasar por la capta huella sin ser detectado, y ligar que ninguno de los testigos ni miembros de mesa se percate del número de cédula y se dedique a investigar. ¡Imposible! Aún así, aunque algunos consigan colarse, esos números jamás serán lo suficientemente significativos para inclinar la balanza.

¿El voto es secreto?

¡Totalmente! El miedo sobre el secreto del voto viene asociado a la utilización de la máquina capta huella. La capta huella, en efecto, se encarga de identificar a la persona solo para asegurarse de que el elector pertenece al centro y de que no se trata de una persona con los documentos de un tercero. Sin embargo, no existe ninguna relación entre la capta huella y la máquina de votación. Además, los votos se almacenan aleatoriamente en la máquina. Esto ha sido comprobado por las auditorías que han realizado todas las tendencias políticas.

La teoría del fraude electoral ha sido alimentada por aquellos sectores a los que les conviene amedrentar a los electores, o por aquellos que, desde la desinformación, temen a que de verdad se manipulen los resultados. La clave está en la información. En preocuparnos por saber cómo funciona el sistema para no contribuir a la desconfianza que redunda, inevitablemente, en mayores índices de abstención.

Por qué el fraude electoral es imposible

En estos días no hay conversación que no desemboque, de una u otra forma, en el tema electoral. Las expectativas son muchas y los miedos, omnipresentes. Todos hacemos eco de nuestros deseos y preocupaciones. Es así como muchas de esas pláticas que he tenido con amigos cercanos terminan en “¿y si nos hacen fraude?”. La respuesta es: no, nadie puede robarse tu voto. Ahora voy a explicar por qué

Por Juan Pedro Cámara Pérez – @juanpecamara

Son las dos de la mañana en la noche de un día de elecciones. Los resultados aún no han llegado. Inmediatamente empezamos a escuchar: “nos están haciendo la trampa”, “están negociando”, “están viendo cómo desconocer los resultados”. Salen los números y no son los que un sector esperaba. Se sienten timados. Estas son situaciones que muchos hemos vivido en los últimos catorce años, quizás por falta de información.

Lo cierto es que, más allá del ventajismo, la presión a ciertos sectores y demás vicios que pudieran anidarse en las campañas de cualquiera de las opciones políticas, el sistema electoral venezolano es increíblemente avanzado y está protegido de cualquier intención de manipular la voluntad de los votantes.

Así es como funciona la cosa:

En los meses previos a las elecciones, cada uno de los bandos que van a enfrentarse entrenan a las personas que les servirán de testigos en cada una de las mesas del país. Además, junto al CNE, se encargan de auditar el funcionamiento de las máquinas y la fidelidad del registro electoral. Dos días antes de las elecciones, los miembros de mesa, testigos de las diferentes opciones y el personal del CNE se reúnen en el centro electoral para instalar las mesas. Allí los testigos y miembros de mesa deben asegurarse de que el material se manipule según los protocolos, y al final firmar para aprobar toda la operación.

Llega el día de la elección. Los testigos tienen la oportunidad de observar todo el proceso: que la persona coincida con la cédula de identidad que trae (esto, aparte, lo verifica la capta huella), que los datos del individuo estén en el cuaderno de la mesa, que emita el voto sin presiones de nadie, que se le coloque la tinta indeleble de manera correcta, etc.

Aquí viene lo importante. Una vez que todos los electores han emitido su voto, se cierra la mesa. Allí viene el proceso de totalización. La máquina, operada por personal del CNE en presencia de los testigos y miembros, imprime los resultados en un recibo largo que se conoce como “chorizo”. Esos “chorizos” dicen, exactamente, cuántos votos se registraron para cada uno de los candidatos en esa mesa. Se imprime uno para cada testigo, e, incluso, para los miembros que lo soliciten. Hasta ese momento, la máquina electoral ha permanecido desconectada, por lo que no puede recibir ningún tipo de información. Una vez que se imprime el chorizo se conecta la máquina para que envíe los resultados a la sala de totalización.

¿Cómo saber si esos resultados que imprime la máquina son confiables? En primer lugar, porque el número total de votantes que están contabilizados en el “chorizo” debe coincidir con la cantidad total de personas que, según lo recogido en el cuaderno de votación, asistieron ese día y efectuaron su voto. En segundo lugar, porque después del cierre, de forma aleatoria, se audita el 54% de las urnas donde están los comprobantes que cada persona vio, certificó, dobló y guardó. Se abre cada uno de los comprobantes y se anota su resultado. Al final se contabilizan los resultados para cada candidato y esos números tienen que coincidir, exactamente, con los que aparecen en el “chorizo” que fue la información que se envió a la sala de totalización del CNE.

¿Cómo sabemos que después no se cambian todos esos números desde la sede del CNE? Anteriormente expliqué se le entrega a cada testigo una copia del “chorizo”. Al final de la elección, cada uno de los candidatos reúne todos los “chorizos” correspondientes a todas las mesas del país. En consecuencia, los resultados que anuncie el CNE tienen que coincidir, exactamente, con los que los candidatos tienen en sus manos.

De verdad, no hay pele.

OTRAS PREGUNTAS

¿Por qué en el registro electoral todavía hay votantes con cédulas de un, dos, tres o cuatro dígitos? 

Recientemente se ha desatado un torbellino de rumores por las redes sociales. Las acusaciones dicen que en el Registro Electoral (RE) hay votantes con cédulas que, lógicamente, pertenecen a ciudadanos fallecidos. En primer lugar, el RE fue revisado y aprobado por todos los candidatos que participarán en la contienda del domingo. Esos números que se han encontrado pueden constituir, efectivamente, errores en el RE. Sin embargo, el hecho de que estén en el RE no quiere decir que vayan a votar. Para que eso suceda, el supuesto impostor tiene que pasar por la capta huella sin ser detectado, y ligar que ninguno de los testigos ni miembros de mesa se percate del número de cédula y se dedique a investigar. ¡Imposible! Aún así, aunque algunos consigan colarse, esos números jamás serán lo suficientemente significativos para inclinar la balanza.

¿El voto es secreto?

¡Totalmente! El miedo sobre el secreto del voto viene asociado a la utilización de la máquina capta huella. La capta huella, en efecto, se encarga de identificar a la persona solo para asegurarse de que el elector pertenece al centro y de que no se trata de una persona con los documentos de un tercero. Sin embargo, no existe ninguna relación entre la capta huella y la máquina de votación. Además, los votos se almacenan aleatoriamente en la máquina. Esto ha sido comprobado por las auditorías que han realizado todas las tendencias políticas.

La teoría del fraude electoral ha sido alimentada por aquellos sectores a los que les conviene amedrentar a los electores, o por aquellos que, desde la desinformación, temen a que de verdad se manipulen los resultados. La clave está en la información. En preocuparnos por saber cómo funciona el sistema para no contribuir a la desconfianza que redunda, inevitablemente, en mayores índices de abstención.

¡Vota Sin Mordaza!

La organización Un Mundo Sin mordaza lanza un nuevo concurso para crear consciencia. Esta vez, la temática gira en torno a la importancia de ejercer el derecho al voto de una forma consciente, pero sobre todo libre. Vota Sin Mordaza es el nombre de esta nueva convocatoria que llega de la mano de Analiticom y de importantes figuras del quehacer artístico del país.

Fotografía, teatro, música, video, humor, póster, diseños para franelas o escritura son las disciplinas que podrán concursar. Los artistas deberán subir al Facebook de Un Mundo Sin Mordaza una obra que exprese una razón por la cual es importante salir a votar este 7 de Octubre. El plazo es hasta el 25 de agosto, fecha en la cual comienza el proceso de votación vía Facebook.

Apoyando esta iniciativa están numerosas figuras relacionadas al arte que se dieron cita este 25 de julio en la sede de El Nacional para expresar su opinión al respecto. El profesor José Rafael Briceño, Rolando Peña, el rapero El Prieto, entre otros, tomaron la palabra para extender la invitación y llamar a la reflexión. El mensaje fue de ejercer el derecho sin importar la tendencia política de cada ciudadano.

También detrás de esta iniciativa se encuentran otras organizaciones como Roberto Mata taller de fotografía, Brothers escuela de creativos, FotoArte, Movimiento Fotográfico, Centro de Diseño Digital de Caracas, Prodiseño, Hemisferio Musical, Meollo Criollo, Fundación Arturo Uslar Pietri y Talleres Pixel, y un cúmulo de artistas que tienen como objetivo impulsar la participación en el concurso.

Y si la esperanza en un proceso electoral masivo no fuera motor suficiente, los tres primeros ganadores se llevarán a casa un Ipad, un Ipod touch y un Ipod nano respectivamente, o sus equivalentes en dinero. Te invitamos también a participar en esta convocatoria en la que el arte pretende ser un motor para impulsar la participación ciudadana en un proceso electoral tan importante como lo son las elecciones presidenciales de octubre.

Capriles triunfó y llamó a la unidad nacional

Los siete meses de trabajo de los precandidatos presidenciales de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) culminaron ayer con la imagen de Henrique Capriles Radonski como el abanderado de la oposición venezolana para enfrentar a Hugo Chávez en los comicios de octubre.

En tarima del Comando Tricolor el triunfador de las primarias tomó de la mano a quienes, hasta porcas horas antes, fueron sus contendores: Pablo Pérez, Leopoldo López, María Corina Machado, Diego Arria y Pablo Medina hicieron acto de presencia para expresar su apoyo y disposición a trabajar en conjunto con quien proclaman será el próximo presidente de Venezuela.

“Cuando un pueblo quiere cambiar siempre derrota a fuerza del miedo”

Capriles se dirigió al país y se comprometió a trabajar por la unión de los venezolanos y a gobernar en nombre de todos, indiferentemente de sus tendencias y de los colores de sus banderas. “Vamos, que la fuerza de la esperanza es la fuerza de Venezuela. Vamos hacia adelante. En la unión está la fuerza. Que Dios nos bendiga”, exclamó desde la tribuna, mientras estallidos de fuegos artificiales y la música de “hay un camino” arropaban los vítores de la muchedumbre que llenó la Avenida Principal de Bello Monte.

A las 9:30 de la noche, la Comisión Electoral de la MUD, en boca de Teresa Albanes, anunció la victoria del actual gobernador de Miranda. Caras de satisfacción y ovaciones de pie acompañaron la revelación del número total de electores que, con el 95% de los votos escrutados, alcanzó los 2.904.710. Se distribuyeron de la siguiente forma:

Henrique Capriles Randonski: 1.806.868

Pablo Pérez: 867.601

María Corina Machado: 103.500

Diego Arria: 35.070

Pablo Medina: 14.009

Read More…

Todos tenemos un pana…que no se ha inscrito en el REP

Este 2012 que empezó, más allá de toda la polémica que genera por tratarse del posible fin -o no- del mundo, tiene una gran y verdadera importancia para Venezuela con las elecciones presidenciales que enfrentaremos el próximo 7 de octubre.

El año pasado, el Registro Electoral cerró con 18.022.710 electores, subiendo más de medio millón en comparación con el total de inscritos para las elecciones parlamentarias del 2010 (17.772.778). Las cifras de venezolanos registrados en el exterior también fueron positivas: en el mes de mayo había 58.672 electores y diciembre terminó con 69.460.

VotoJoven se ha destacado por ser constante en su ardua campaña de promover el voto y va cosechando sus frutos, pero todavía faltan más de un millón y medio de jóvenes venezolanos por inscribirse.  Cambiar el rumbo que lleva el país está en nuestras manos, en nuestro voto.

Como no hay tiempo que perder, hace unos días esta organización juvenil lanzó este video, donde destacadas figuras nacionales nos invitan a dejar la apatía de lado y a velar para que todos nuestros amigos, familia, conocidos y no tan conocidos se inscriban en el registro electoral.

Excusas no pueden haber porque el CNE anunció que están abiertos 1300 puntos de inscripción y actualización de datos en lugares estratégicos de todos los municipios del país, de lunes a sábado de 8:00 am a 4:00 pm, a excepción de los ubicados en las estaciones de metro y ferrocarriles que, por su naturaleza, funcionan de 10am a 6pm

Acá se lo dejamos para que le echen un ojito ustedes mismos:

Precandidatos debaten por Venezuela

El debate de esta noche es el primero a efectuarse luego de 12 años.

Por Andrea Torres -@Andrectj-

 

Hoy a las 8:00 PM se realizará el primer debate de los precandidatos de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en la Universidad Católica Andrés Bello. En esta discusión estarán participando Diego Arria, Henrique Capriles Radonski, Pablo Pérez, María Corina Machado y Leopoldo López. En ese mismo orden se abrirá el debate.

El Aula Magna de la UCAB es el recinto elegido por los organizadores para llevar a cabo el debate, cuyo moderador será el ex decano de la facultad de Derecho, Jesús María Casal.

Este espacio estará abierto para los invitados especiales, la prensa y los estudiantes que comiencen a llegar a partir de las 4:00 PM. A su vez, se habilitarán dos auditorios auxiliares y una pantalla gigante situada en el exterior del Aula Magna, declaró Gaby Arellano, vocera de los organizadores del debate.

Arellano también explicó que la mecánica del debate se adaptará a la pauta en televisión, de manera que dure una hora y media, y se divida en cuatro segmentos con 15 minutos de cortes comerciales. Los candidatos tendrán 30 segundos para decir quiénes son y por qué quieren ser presidentes, además del tiempo que utilizarán en responder las inquietudes sobre los tópicos inseguridad, empleo y educación.

Según el periódico El Nacional, el debate será transmitido en vivo por los canales Globovisión y DAT TV, tendrá seis estaciones de radio conectadas y podrá ser visto en Ustream a través de globovision.comlapatilla.comeluniversal.comel-nacional.com yrctv.net.

 

Cabe destacar que este encuentro fue planificado el pasado 25 de Octubre por los dirigentes estudiantiles de la Universidad Católica Andrés Bello, Universidad Central de Venezuela, Universidad Simón Bolívar, Universidad Santa María, Universidad Metropolitana y Universidad Católica Santa Rosa.
Los voceros de estas universidades han utilizado las redes sociales para promover la participación de la población e incentivar a los ciudadanos a ver el debate de hoy, a través de una cuenta en Twitter (@Debate14N) que ha manejado la información oficial del evento.


También han dejado saber que podrán ver el debate a través de su página Webdebate14n.com