Pequeños amantes de la velocidad

Por Catherin Valladares

Sergio y Santiago Terife tienen 10 años. En sus ratos libres disfrutan ver en TV las carreras de Fórmula 1, el beisbol y el fútbol. Les encantan los juegos de video, gozan en el cine y, en la semana, practican fútbol en la liga Pre A de su colegio. Pero, a diferencia de otros niños, ellos suman a estas actividades el Karting, en el que se iniciaron a los seis años.

Pertenecen a la Asociación del Karting de Aragua y son pilotos de la Federación Venezolana de Karting. Este sábado 9 de julio, estarán en el Rotax Max Challenge de Venezuela, evento en cuya edición pasada Sergio y Santiago quedaron en segundo y tercer lugar, respectivamente. Han participado en más en más de diez torneos entre válidas nacionales e internacionales en las cuales se han adjudicado varios premios. Hablamos con Luis Alberto Terife, piloto de Karting y papá de los niños, para conocer más del entrenamiento de los hermanos Terife.

Revista Ojo: ¿Cómo se iniciaron en esta disciplina?

Luis Terife: Se iniciaron por invitación de un amigo que los llevó al circuito. A partir de ahí se enamoraron de la velocidad. El apoyo de la familia, de sus maestras y de los patrocinantes es fundamental para hacer realidad un sueño como este.

Comenzaron como pilotos bajo la tutela del multi campeón de motociclismo y automovilismo Fernando Baiz Jr., en las instalaciones del Autódromo Internacional de San Carlos. Formaron parte de ese equipo durante los años 2008 y 2009. A partir de 2009, y hasta Febrero de 2011, pertenecieron al equipo Eduardo Alemán Racing que ha sido líder de varias categorías.

Actualmente corren bajo la tutela del entrenador Elias Rivera, quien ha formado pilotos de la talla de Diego Ferreira.

Read More…

Viniloversus: “Todavía nos falta mucho por aprender”


Por Marisabel González Ocanto

Tienen siete años como agrupación, presentaciones dentro y fuera del país, siete videos, dos discos y estuvieron nominados como mejor Albúm Rock en los Grammy del 2010. Después de ganar el Festival Nuevas Bandas, en el año 2006, Viniloversus no ha parado y ahora es que queda por ver de esta agrupación.

Rodrigo Gonsalvez, Adrián Salas, Juan V Belisario y Orlando Martínez son los integrantes de esta banda que ha dejado muy en alto el nombre de Venezuela. Sin embargo, todos estos años de evolución solo les han confirmado una cosa: “Todavía nos falta y nos faltará mucho por aprender”, asegura Rodrigo.

Estos chicos están en constante renovación de su material, creando nuevas composiciones y ensayando sin parar. “Los momentos buenos pasan, pero siempre hay que crear nuevos momentos buenos; y, eso se logra es a punta de trabajo. Esa es la filosofía que nos rige en este momento”. Read More…

Cuando impulsas el desarrollo, ganas

Por Marisabel González Ocanto

El desarrollo de un país no es solo materia competente al gobierno. Se trata de un trabajo que involucra a cada uno de sus ciudadanos, quienes, como puedan, deben dar su aporte y promover la mejora en todos los ámbitos posibles.

La empresa Kraft Food Fundation siempre ha buscado la manera de ayudar a las sociedades. Este año, involucró a sus empleados y promovió, a nivel mundial, el concurso “Delicious Difference”. La organización venezolana Impulso Creativo resultó ganadora.

Esta iniciativa empezó como tesis de grado de Luis Palermo y Carlos Fonseca, egresados de la Universidad Monteávila. Ernesto Manzanares y Danielle Hernández fueron los primeros miembros del equipo. Ahora, Impulso Creativo no solo funciona como fundación, sino también como empresa. Read More…

“Si te das cuenta, todo está diseñado”

Ilustraciones de Marianna Moreau

Texto por Marisabel González Ocanto

Marianna Moreau empezó estudiando Administración en la Universidad Católica Andrés Bello, pero, después de un año, decidió aprovechar sus habilidades e inclinarse por lo que sí le gustaba: el diseño de interiores.

De esta forma, egresó en el año 2004 del Instituto Caracas, y su gusto por el dibujo la llevó a complementar su profesión estudiando Ilustración en el Centro Art.

¿Por qué estudiaste diseño de interiores?

Si te das cuenta todo está diseñado: desde un bolígrafo, una silla, un programa, un libro.  El peso del diseño es cada vez mayor porque las cosas no solo se compran por necesidad, también afecta cuál es más bonito, más cómodo, representativo o quién lo diseñó. El diseño de interiores está muy involucrado con nuestro estilo de vida.

Siempre me ha encantado pintar, hacer maquetas y pienso que eso es algo con lo que se nace. Es una habilidad y la gente tiende a decírtelo. Así, el secreto es hacer lo que te gusta, y aprovechar y explotar tus habilidades al máximo. Read More…

Un caballero con buena mala leche

Texto Por Leo Felipe Campos

Fotos por Natalia Brand

Nuestro asesor editorial, Leo Felipe Campos entrevistó a Manuel Caballero en el 2008 para la 2da. edición de Ojo. Hoy, a cuatro meses de su muerte, queremos recordar a Caballero por todo lo que hizo y todo lo que nos enseñó. Les dejamos como abre boca, unas palabras que Leo quiso compartir con todos nosotros sobre Caballero y luego, la entrevista realizada hace más de tres años.

——

A Manuel lo vi cuatro veces, tres en su casa y la otra en la mesa de un restaurante de Sabana Grande, en plena celebración navideña. Desde la primera, frente a la reja de su apartamento, anunció que estaba enfermo antes de sonreír y hacer un comentario cruel. Fue tierno y didáctico.

En cada encuentro hablamos de historia política de Venezuela, y por alguna razón casi siempre había comida alrededor. Hablamos es un decir: hablaba él con su voz ronca y yo escuchaba o preguntaba, o respondía “claro”, una muletilla que he desarrollado cuando quiero llevarle la contraria a mi entrevistador, justo antes de invitarlo a que se contradiga. Él no esquivaba nada. Me pareció un hombre con gracia, divertido, que disfrutaba dos cosas: convertir anécdotas en chistes y viceversa. También le gustaba hablar sobre la mujer con un talante post adolescente, y soltar algunas carcajadas con sus opiniones sobre el gobierno de Chávez.

Estuvo a punto de dejarme plantado junto al intercomunicador de su edificio, en Santa Fe, antes de entrevistarlo para la Revista Ojo, un domingo. A él no es que le gustara el fútbol, dijo, pero perderse el primer campeonato serio que iba a ganar España por dar una entrevista, no era digno de un historiador que se respetara. Terminé haciendo algo que algunos profesores y teóricos del periodismo sugieren evitar: involucrarte con el entrevistado, mirar la final de la Euro en su cuarto, aceptarle una merienda, esas cosas que no solo no me importan, sino que disfruto hacer: mezclar la intimidad y el respeto. Puedo decir poco más de Caballero, salvo una anécdota que me reservo porque es la más divertida de las pocas que reunimos, y porque no tengo su gracia contando chistes, sobre todo si son un poco crueles.

Read More…

Mariana Vega regresa

Texto por Andrea Rosa

La cantautora caraqueña Mariana Vega se tomó un chance fuera  de la gira promocional que está realizando en México para responder nuestras preguntas.  Los que no crean en el destino deben conocer su historia, pues todo empezó cuando decidió tomar una guitarra y tocar una de sus composiciones en la boda de su prima. Fue allí que un representante de la industria musical escuchó su música por primera vez. Ya sabemos lo que pasó…

¿Cómo fueron tus inicios en el mundo de la música?

La música siempre ha sido parte de mi vida. Estudié hasta los 15 años en el colegio Emil Friedman de Caracas, conocido por su educación musical. Allí, aprendí de teoría y solfeo, aparte de tocar cuatro y flauta. A la vez, formé parte de la coral del colegio por ocho años.

Al cumplir quince, cuando me mudé junto a mi familia a Canadá, fue cuando empecé a componer. Me regalaron una guitarra y empecé a escribir mis despechos (que eran muchos en ese momento por haber dejado a mi país, mis amigos y gran parte de mi familia). Era como una terapia. Después de cuatro años en Canadá, regresé a Venezuela para el matrimonio de mi prima, en donde canté, y resultó que alguien de la industria musical estaba entre los invitados y se interesó en ayudarme. Así fue que comenzamos a grabar un primer demo, que luego resultó ser mi primer disco, “Háblame”.

Read More…

Bodyboarding con Izamar Vivas


Texto por Marisabel González Ocanto

Para Izamar Vivas, lo que empezó como un simple pasatiempo con amigos terminó llevándola a grandes competencias internacionales y a ocupar, actualmente, el noveno puesto en el ranking mundial de Bodyboard.

Después de esperar su regreso del primer tour de la IBA (Asociación Internacional de Bodyboard), celebrado en las playas de Hawái, en febrero de este año, la buscamos para que nos contara su experiencia con este deporte.

Se inició en el bodyboard a los 15 años, con un grupo de amigos del bachillerato, pero la constancia y el gusto por las olas permitió que, en el año 2006, debutara a nivel internacional en los Juegos Olímpicos de Policías y Bomberos, celebrado en Australia.

Read More…

Teatro: ¿Sólo actuación?

Texto por Marisabel González Ocanto

Una de las opciones cuando se quiere salir de la rutina es ir al teatro, y disfrutar de un buen montaje. Sin embargo, el éxito o fracaso de una obra de teatro depende, entre otras cosas, de cómo fue su etapa de producción.

Félix Guedez, estudiante de Comunicación Social en la Universidad Católica Andrés Bello, con tan sólo 19 años, es productor de teatro y sabe cuán difícil puede ser montar una pieza y, sobre todo, una buena. Lo buscamos y le pedimos que nos contara sobre él y su trabajo:

¿Cuál es la importancia del productor en una obra de teatro?

El productor se encarga de buscar todo lo necesario para producir la obra: ayuda económica, vestuario, utilería, escenografía, cobertura de la prensa y temporadas en las salas de teatros. En varias ocasiones, puede buscar a los actores, pero casi siempre el director se encarga de esa parte.

Read More…

Jimmy Flamante: mucho más que música de pizzería

Por Patricia Anuel @patyneta

Fotos Fotoruido @fotoruido

Penetrar en los headquarters de Juan Medina AKA Jimmy Flamante es una experiencia abrumadora. Su habitación está inundada por una vorágine casi perfecta: cables arremolinados en el piso; aparatos indescifrables llenos teclas y botones de colores; y una montaña de franelas que se erige en medio de todo, entre revistas y sábanas, como señal inequívoca de que debajo de tanta tecnología sigue él, un ser humano de carne y hueso lleno de códigos binarios, pero humano al fin.

Este es su microcosmos: una pequeña macbook blanca en el centro y un montón de artefactos girando a su alrededor. La teoría del caos nunca tuvo un representante más adecuado. Toda una sinfonía de orden y desorden de la que surgen melodías y beats llenos de vísceras y emociones.

Jimmy Flamante comenzó con la música hace diez años. Wu Tang Clan y específicamente RZA lo incitaron a conocer un poco más acerca de la creación musical mediante software. “Yo compraba revistas como Future Music porque aquí no existía mucha información acerca del tema. Tampoco había tiendas donde comprar samplers profesionales, así que la solución más económica siempre fue usar el computador”.

A pesar de la anarquía que reina en su habitación queda claro que en su mente ocurre algo diferente. El diseño gráfico –carrera que dejó para dedicarse por entero a la música- le ha ayudado a ser meticuloso en la selección de sampleos, y cumple con un rigor casi inquebrantable para producir sus pistas. Se dedica a crear minuciosamente cada sonido que utiliza, todo esto con el fin de lograr que suene a lo que tiene esquematizado en su cabeza.

La música de Jimmy posee una profunda influencia del hip hop y del IDM (Intelligent Dance Music), aunque admite que no le gusta encasillarse en ningún género. “Escucho funk, dubstep y rock. Eso me inspira y me otorga cierta libertad para hacer lo que quiero. Mi música es muy honesta y emocional. Definitivamente, depende mucho de mi estado de ánimo”.

Ya tiene tres discos en su haber: Girls, friends & enemies (2003), Soulseek me prestó un Mc (200) y El drama de Lacreación (2007). Aunque trabaja en su cuarta producción, confiesa que no ha tenido mucho tiempo para completarla. “Ahora estoy produciendo a tres bandas y a unos raperos. Además, tengo un curso para iniciación musical llamado Beats and Bass. Hago muchas cosas a la vez, pero me gusta. Espero que de mis cursos salgan nuevos exponentes de la música electrónica caraqueña”.

A pesar de que su inicio estuvo a la par de la movida de Drum and Bass en Venezuela, él se deslinda instantáneamente de ella. “Probablemente voy a sonar burda de hater y no me importa, pero aquí nadie se arriesga, la actitud es siempre buscar lo que es seguro. El Drum and Bass es un tiro al piso porque es un genero de 180bpm. Cualquiera baila con esa vaina. Una vez, y estando en una fiesta de esas, una chica me dijo que lo que yo ponía era música de pizzería. Ella esperaba un ritmo frenético que la hiciera volar y mi música era muy lenta. Aún me da risa. Creo que es el comentario más extraño y cómico que he recibido”, confiesa.

Afortunadamente, los tiempos han cambiado y ahora Jimmy forma parte de los productores venezolanos más reconocidos del país, junto a músicos como Cardopusher, Pacheko y Nuuro. Su carisma y talento han cruzado las fronteras, por eso no descarta irse a otro país para enfocarse en su carrera. Entre tanto sigue sonriente, meneando su cabeza al son de sus beats, tranquilo de vivir entre el caos de Caracas y el desorden de su pequeña habitación.