Llevando la androginia al extremo

Este joven de 20 años ha conseguido más éxito modelando ropa de mujer que de hombre. Editoriales, portadas y pasarelas de diseñadores reconocidos se suman a su curriculum

Por Juan Pedro Cámara Pérez

En el mundo de la moda, las fronteras que dividen los géneros han venido borrándose. Durante los últimos años, hemos sido testigos de cómo los diseñadores han incorporado elementos distintivos del estereotipo de hombre a los looks que presentan en sus colecciones femeninas, y viceversa. Pero, ¿se trata de una tendencia pasajera en el tiempo?, o ¿es el fenómeno de la androginia la nueva y permanente cara de esta industria?

Andej Pejic es prueba fehaciente de lo anteriormente expuesto. En el poco tiempo que lleva modelando, ha conquistado las páginas de Vogue París y caminado las pasarelas de Jean Paul Gaultier, Marc Jacobs, Paul Smith, etc.

Esta foto pertenece al editorial publicado por Vogue Paris en octubre de 2010

La premisa que Pejic lleva como bandera se resume en la frase de Harriet Quick, directora de moda Vogue America: “… es el reflejo de nuestros tiempos. Ahora que en el mundo de la moda la sexualidad se cuestiona constantemente y se difuminan las fronteras, Andrej es exactamente lo que se ve ahí afuera. Es el reflejo de nuestra cultura”.

La musa de la casa Gaultier

Aunque ya había trabajado para empresas australianas —país en el que se crió— Andrej reconoce que la firma Gaultier fue la primera gran marca en atreverse a lanzarlo al ruedo como modelo femenina. Lo hizo presentándolo en la pasarela de primavera/verano 2011 con nada más y nada menos que un vestido de novia.

Pie de foto: El vestido con el que debutó Pejic en la moda femenina fue el mismo que llevó Rihanna a los Grammys.

Otra muy comentada campaña de Gaultier en la que Pejic apareció besando a Karolina Kurkova.

 

 

La controversia que genera su historia

Naturalmente, la historia de este joven ha generado reacciones encontradas. Hay quienes ven en él un ejemplo de igualdad de géneros y quienes rechazan la ambigüedad que representa. Quizá el momento de mayor controversia lo haya vivido cuando la revista FHM lo escogió como una de las 100 mujeres más bellas del mundo.

Otro factor que ha generado censura es el hecho de que, en oportunidades —aún en editoriales femeninos—, Andrej aparece con el pecho descubierto lo que ha llevado a algunas librerías a restringir la venta de algunas revistas.

Read More…

Es temporada de sombreros

Por Juan Pedro Cámara -@Juanpecamara-

Las fedoras, las boinas, los de copa, los bombines, los canotier; todos han inundado las pasarelas en 2011. Y es que, aunque los sombreros han estado siempre presentes en el mundo de la moda, la boda real entre Kate Middelton y el Príncipe William desató un furor pocas veces visto en torno a estos accesorios.

Desde los desfiles del otoño/invierno de este año, los sombreros se proyectaron como la tendencia más marcada de la temporada. Celebridades y personalidades de la moda han decidido adoptar este estilo —que comúnmente se asocia a extravagancia— en sus atuendos cotidianos.

Aunque muchas personas consideran que no están hechas para usar gorros, las opciones son numerosas y van desde las típicas fedoras, hasta propuestas más vintage como los pillbox o los sombreros cloche. Esta tendencia aplica tanto para hombres como para mujeres y promete quedarse hasta, por lo menos, finales de la primavera de 2012. La premisa este año pareciera ser la misma que popularizara el refrán de los 40s: “If you want to get ahead, get a hat”.

En su colección otoño/invierno 2011-2012, Gucci presentó una serie de sombreros de ala ancha.

La casa de moda francesa Lanvin también incluyó sombreros de estilo amish en su colección de esta temporada.

Marc Jacobs hizo de los pillbox un elemento distintivo de su colección otoño/invierno 2011-2012

Halloween: ¿Samhain, Noche de Brujas o Día de los Santos?

El 31 de octubre es quizás una de las fechas más atípicas del año. Millones de personas alrededor del mundo se preparan para celebrar Halloween. Pero, en realidad, ¿qué se celebra el día de hoy? La pregunta se torna difícil de responder, principalmente porque se trata de una de las fiestas más antiguas y que cada cultura se ha ido apropiando. Cierto es, sin embargo, que, por lo menos en sus comienzos, nada tenía que ver con fiestas, disfraces sexys y calabazas.

Por Juan Pedro Cámara Pérez

Un antiquísimo ritual celta

Los orígenes de esta celebración se remontan a tradiciones de los pueblos celtas que, desde hace más de dos mil años, ocupaban parte importante de Europa y Asia menor. El 31 de octubre celebraban el Samhain, fiesta que marcaba el final del calendario. Ese día, según sus creencias, los espíritus tenían la potestad de transitar por el mundo terrenal. Se preparaban, entonces, para ahuyentar a los malos, y alabar y comunicarse con los buenos, quienes les proporcionaban claves sobre su futuro.

Esa noche, dejaban comida fuera de sus casas —de lo que se origina la práctica del “dulce o truco”— para mantener a los difuntos felices. Se cree, también, que la tradición de usar máscaras y disfraces tenía que ver con emular la apariencia de los espíritus malos para evitar ser dañados.

La celebración en América Latina

En este lado del mundo, el día de Halloween se celebra de muchas formas. Tradicionalmente, por tratarse de un territorio dominado por la religión católica ese día se conmemora la víspera del Día de Todos los Santos o, en inglés, “all hallow‘s eve”, expresión que deviene en la palabra Halloween.

Con la cristianización de los pueblos celtas de Europa, las autoridades religiosas incluyeron esta fecha en el calendario como medio para desviar la atención de los rituales paganos que se realizaban aquel día. Sin embargo, la fiesta permaneció en la clandestinidad y fue trascendiendo las generaciones hasta llegar a diferentes rincones del mundo.

En América Latina, si bien existe una influencia importante del catolicismo que rechaza la celebración pagana del Halloween, otras manifestaciones han logrado permear la cultura de la región, principalmente producto del intercambio con Estados Unidos.

Estados Unidos: el monopolio y comercialización de la fiesta

Proveniente de ese legado celta que fue pasando de boca a boca, el Halloween llegó al norte de América de mano de los inmigrantes irlandeses. Allí se le dio forma a esos espíritus malignos de los que huían sus antecesores. Brujas, esqueletos, vampiros y fantasmas, provenientes de cientos de tradiciones y culturas diferentes, se incluyeron en la celebración que terminó siendo una homenaje a cualquier criatura tenebrosa. Nació, también, el “trick or treat”, derivado de la antigua tradición antes mencionada.

La influencia de este país en las distintas regiones del mundo ha terminado por exportar sus costumbres en este ámbito. Su forma de celebrar el Halloween ha terminado por suplantar casi todas las manifestaciones tradicionales que, el 31 de octubre, se llevan a cabo en occidente.

Los orientales también lo viven

La significación de esta fecha es tal que ha trascendido las barreras que usualmente existen para entrar en la cultura asiática. Países como Korea, China y Japón celebran esta festividad. Sin embargo, este hemisferio todavía conserva sus propias formas. Allí el Halloween sigue siendo una fecha solemne, en la que el principal objetivo es conmemorar a los familiares difuntos.

Con cambios significativos en cada país, en general, los asiáticos se dedican a honrar con ofrendas a sus seres queridos y a alumbrar su paso por este mundo en esa noche en que los espíritus se encuentran más cerca de nosotros.

TE PRESENTAMOS A LA MISS MONROE VENEZOLANA

Miss Monroe ha convertido en editoriales fotográficos para la web lo que, en principio, no era más que parte de su cotidianidad: la moda. Esta fashionista zuliana se revela independiente de cualquier casa de diseño o estilo, y defiende a capa y espada la idea de que todos podemos vestir bien. Solo debemos aprender algunos trucos

Por Juan Pedro Cámara Pérez

“Si supieras que no estoy tan pendiente de lo que hacen o dejan de hacer los diseñadores”, adelantó Rosshanna a pocos minutos de haber comenzado la entrevista. De ese momento en adelante, la conversación, que la lejanía entre Caracas y Maracaibo había obligado a realizar vía Skype, debió dar un vuelco inmediato, pues quedó de manifiesto que Miss Monroe, más allá de seguir fórmulas prescritas, prefiere apoderarse de la decisión de vestirse bajo su propio sello.

Los editoriales que publica en su blog se han hecho eco en las redes sociales y le han conseguido seguidores dentro y fuera de Venezuela. Y es que se aproxima a la moda con una sinceridad despojada de toda arrogancia. Asegura de que abrió su sitio web —en noviembre de 2010— porque había recibido el incentivo de varias personas que encontraban en su estilo una guía práctica para vestirse.

La acompaña siempre la creatividad a la hora de juntar atuendos, y asegura que eso es, básicamente, lo que se necesita  para lograr buenos resultados. Considera que cualquier persona —sin importar nivel socioeconómico— puede vestirse bien, si aprende a jugar con las variables. Read More…

El viaje a Brasil comenzó por Argentina

Foto extraída de www.correodelorinoco.gob.ve

Por Joseph Artiles

Luego de unos ocho años sin poder ver a la Vinotinto en vivo; luego de dos eliminatorias y dos Copas América, bien sufridas —pero por TV—, y mucho crecimiento, el pasado miércoles se me dio la oportunidad de difrutar uno de esos días para los que vivimos quienes amamos el fútbol (y a este país).

Gracias a @RefrescaloTodo conseguí un par de entradas para ver a la Vinotinto jugar su segundo partido de las Eliminatorias para Brasil 2014, en Puerto la Cruz. Tras un debut difícil y enredado, cuando menos, en decisiones polémicas del cuerpo técnico, la cosa no pintaba fácil en el segundo partido, en el que recibiríamos a la Argentina del mejor del mundo, Leo Messi que, además, venía de bailar a Chile en su primer partido.

Igual, las ilusiones estaban intactas. Primera vez que me tocaba la fortuna de viajar para ver a la selección. Y no es cualquier cosa… Cruzar medio país, atravesar decenas de pueblos y ver cientos de caras nuevas para ver a quienes viven, día a día, dejándonos en alto, a quienes mejor nos representan fuera de nuestras fronteras es, cuando menos, romántico.

Siempre he creído que son nuestros deportistas los únicos que deben ser tomados en cuenta, desde el extranjero, para analizarnos. Nuestros representantes “oficiales” —al menos su mayoría— me llenan de vergüenza; una que, de otra forma, no me genera mi país. En cambio, nuestros deportistas (al igual que los músicos y otros artistas), me hacen sentir el orgullo genuino que quiero profesarle siempre. Por eso para mí, entre otros motivos, el viaje no era poca cosa.

La noche anterior fue la más difícil. Debía levantarme a las 5 a. m., y a las 2 a. m. seguía despierto. La ansiedad era incontrolable. Ya despierto y camino a Anzoátegui todo se veía más bonito… Todo se prestaba para un día perfecto. Y terminó siendo más que eso.

No voy a decir que nunca dudé de ganarle a Argentina. Hay que ser conscientes de con quién jugamos y no, no era fácil, ni mucho menos segura la victoria. Además, luego de la derrota en Ecuador, y con la polémica decisión de César Farías de dividir las convocatorias (con la que, desde un principio coincidí, a pesar de algunas individualidades), cabían las incertidumbres; pero, más allá de las dudas y los errores cometidos por nuestro D.T., está la fe… y esa es la que nos llevará a Brasil en el 2014.

Read More…

Cuando conociera a Colón

Por Daniel González @DanielPistola

No, no está mal redactado, el nombre de este artículo es así por el simple hecho de que llevo mucho planificando lo que haría si pudiera viajar por el tiempo y conocer a Cristóbal Colon o, como yo lo llamaría, Chris.

Lo primero no sería tomarme una foto para ponerla en twitter porque el twitter no existiría, ni mucho menos tomarme una foto, porque seguramente me caerían a palazos por andar con ese artefacto en dichos tiempos. Es más, ni me gustaría conocerlo mientras se esté haciendo famoso. Lo quisiera conocer, aproximadamente, un año antes de que hiciera sus viajes cuando todo el mundo al que le comentaba sus planes le decía que era un loco.

Al final de este encuentro le diría al pana que le eche bolas a sus sueños, que yo también creía que la tierra era redonda, y le explicaría el porqué con detalles que todavía —ni en la actualidad— yo conozco (obviamente me metería en wikipedia antes de irme al pasado). Le diría que tiene que hablar con la corona española para que se ahorrara unos años de jalar bola, y que simplemente tenía que echarle pichón a su sueños porque yo creía en él.

La idea es hacerme amigo de Colón, tanto así que me invite al viaje con ese poco de piratas. No porque quiera algo sexual con los piratas, ojo, sino porque quiero la posición de Rodrigo de Triana para gritar: ¡tierra!

Llegaría al nuevo continente y proclamaría unos terrenos en Miami en NY, Buenos Aires y en La Lagunita.

CAP: entre la historia y la polémica

Por Guillermo Ramos Flamerich

En la revista Élite número 2.517 del 21 de diciembre de 1973 se relata la historia de José Couri, quien arriesgó un millón de bolívares apostando que Carlos Andrés Pérez ganaría las elecciones presidenciales de aquel año. Sirvió como respuesta a un reto firmado por simpatizantes de Copei. Couri dio como razón para aceptar el desafío “repudiar públicamente la arrogancia de los copeyanos”. Pasados los comicios electorales, el ganador afirmó que utilizaría el millón para obras sociales. Más allá de lo pintoresco de esta anécdota, el país inauguraba un quinquenio de opulencia, fluidez de recursos y la concepción de una nación próxima a lograr el desarrollo. Con un líder que podría arropar a todo el Tercer Mundo bajo las cobijas de la socialdemocracia. Comienza así la entrada de Carlos Andrés Pérez a las grandes ligas de nuestra historia.

El 5 de octubre de 2011 asistí al velorio de Carlos Andrés en la casa sindical de AD en El Paraíso. Más allá de las pancartas y jingles proyectados, frases como: “era un ser humano, los seres humanos cometemos errores”; “el Congreso no lo dejó gobernar”; “Carlos Andrés prometió y cumplió” aparecían en todos los rincones. Por los alrededores el tráfico no era el habitual y una que otra persona hablaba en tono de burla sobre los restos del ex presidente y el tiempo transcurrido desde su fallecimiento el día de Navidad de 2010.

En una fotografía de Manuel Sardá posterior al golpe de Estado del 4 de febrero de 1992, se denota una pancarta donde aparece la imagen de Hugo Chávez al momento de rendirse en el Museo Histórico Militar y la de Carlos Andrés Pérez  con las manos juntas en posición de oración. La primera tiene una leyenda que dice: “Decentes a la calle”, la segunda: “Corruptos a la cárcel”. Es curioso notar que, en 2010, un automóvil presentaba un letrero con unas palabras muy sencillas, pero contrarias a las antes mencionadas. El escrito rezaba así: “Señor… Devuélvenos a CAP y te entregamos Chávez”. Esa es la política; un día estas arriba, otras veces abajo y viceversa, afirmaría cualquier persona que se crea experta en el tema. Los noventa sirvieron para la satanización de Pérez. Todos los problemas y vicios del sistema recaían casi en su totalidad en una sola persona. Read More…

El oficio de cazar tendencias

Este artículo se publicó en la 11era edición de Revista Ojo en la sección Ampliando Horizontes, hoy lo compartimos con ustedes por acá.

Si te apasiona todo lo que sucede en las grandes pasarelas del mundo, conocer lo último que hizo Banksy y tienes a Pitchfork como página de inicio en tu explorador, es probable que seas un Coolhunter y aún no lo sabes. Te invitamos a que conozcas cómo hacer de este oficio una profesión formal

Por Patricia Anuel -@patyneta-

Foto: Peter Duhon, bajo una licencia CC BY 2.0

La moda es un fenómeno antropológico y sociológico que conjuga dos partes antagónicas inherentes al ser humano: el deseo de seguir lo que el entorno impone, y, a la vez, destacar la personalidad de cada individuo. Esto se traduce en la búsqueda constante de elementos que nos diferencien de los demás.

A principios de los noventa, algunos profesionales en el área de la moda comenzaron a especializarse en la proyección y observación de tendencias, con el fin último de descubrir la estética de lo cool. Allí nació el Coolhunting.

La premisa de este nuevo oficio radicaba en analizar e investigar nuevas tendencias en áreas tan complejas como el arte, la música, la vestimenta, el esparcimiento e, inclusive, tendencias ligadas directamente con el mundo digital, como gadgets y aplicaciones.

Para ser Coolhunter es recomendable estudiar una carrera previa como Diseño Gráfico, Arte o Comunicación Social, debido a que es necesario tener las herramientas básicas para poder realizar un estudio exhaustivo de cómo y por qué un elemento puede convertirse en moda, tomando en cuenta sus antecedentes y analizando, demográficamente, cómo puede amalgamarse a la sociedad.

Existen varias especializaciones en el área de Tendencias y Coolhunting, principalmente en Europa. Muchas de ellas pueden realizarse a distancia, por lo que son una buena opción para aquellos que no disponen del dinero necesario para trasladarse a otro país. Sin embargo, lo más importante para ir acercándose a este maravilloso mundo es tener criterio y un buen ojo. De allí en adelante, el trabajo es mucho más sencillo.

Una Madame con mucho estilo @MadameFedora

Valerie Lollet, también conocida como Madame Fedora, es el ejemplo perfecto de cómo un profesional puede convertirse en Coolhunter. Estudió Comunicación Social en la UCAB y Técnicas Gráficas Digitales en el Centro de Diseño Digital. Luego de una amplia experiencia en el mundo de la publicidad, entró en Sony Entertainment Television, en donde tuvo la oportunidad de crear y producir conceptos creativos para diversos segmentos del canal. Algunos años después decidió complementar sus estudios con el curso online Coolhunting aplicado a la moda, del Instituto Superior de Arte, en España. Lollet relata: “Aunque la duración estipulada es de dos meses, realmente dura mucho más, ya que los trabajos prácticos son extensos, y el tutor puede tardarse bastante en enviar de vuelta las observaciones y correcciones”.

Read More…

Y me dijeron que era rápido

Ya en Venezuela estamos acostumbrados. Obtener cualquier documento se transforma en un suplicio que viene acompañado de dolores de cabeza, colas interminables y recaudos incoherentes. Los cinco años habían pasado, y me tocaba volver al SAIME a renovar el pasaporte. Todo el mundo me dijo que el proceso estaba funcionando muy bien, pero yo no corrí con la misma suerte

Por Juan Pedro Cámara Pérez

Eran las doce del mediodía en el centro de Puerto la Cruz. La ciudad se encontraba en plena faena, sin importar el sol inclemente de aquella tarde: los buhoneros agolpados en los bordes de las aceras vociferando sus ofertas, los estudiantes de liceo que decidieron tomarse la mañana libre, las señoras regateando precios, el cojo de la esquina que ayuda a los conductores a estacionar, la india que pide limosnas. Todos rodeados de ese olor a orine y jugo de naranja podrido característico del casco central de la ciudad.

Aquel espectáculo urbano jamás ha sido de mi agrado, pero no quedaba otra opción; allí están ubicadas —o mejor dicho, escondidas— las oficinas del SAIME.

Encontrar el lugar fue el primer reto. Luego de preguntarles a la verdulera, a los transeúntes y al vendedor de tizana, para terminar, todas las veces, en un cyber café —por la similitud entre las palabras SAIME y cyber—, y perder media hora vida, pude dar con el sitio.

En el tercer piso de un edificio que puede tener, fácilmente, 40 años, encontré las oficinas. El sitio estaba repleto. El aire acondicionado no funcionaba. Las colas para los diferentes trámites se perdían y entrelazaban a lo largo del pasillo central. –“Señora, ¿la cola para el pasaporte?”, pregunté a la primera empleada que encontré, quien, al parecer, estaba muy ocupada con su catálogo de cosméticos como para ayudarme. –“Ahí”, dijo señalando el bululú de gente sin siquiera levantar la mirada. Supe en ese momento que me encontraba solo.

Una vez en la cola solo tocaba esperar. No es la típica sala de espera. Y pensar que uno se queja de las revistas viejas que encuentra cuando va al doctor. Allí ni señal de teléfono había. Pasaban los minutos, las horas. El calor se hacía cada vez más pesado y más vaporoso. Y no avanzaba. La cola era inmóvil. Pues claro, con la mala suerte de tener cita al mediodía, mi turno tocaba en la hora de almuerzo de la mitad del personal. A las tres de la tarde ya podía, al menos, ver el final de la fila.

Una sola persona estaba atendiendo. Y no parecía sufrir de estrés. No dudó en pararse cuantas veces quiso a agarrar agua, o a pedirle galletas al compañero o en escribir por su celular, aparato que acaparaba las pocas sonrisas que la muchacha quiso ofrecer aquella tarde.

Read More…

Tiempo de minimalismo con Americania

Compartimos el tercer Todo Oídos de la 11ra edición de Revista Ojo, anexando el último video que hizo la agrupación del tema Sal ¡Disfrutenlo!

Por Marisabel González Ocanto -@MarisaOcanto-

Así como Steve Jobs se valió de la simplicidad para hacer de los productos Apple algo maravilloso, Americania se valió del mismo principio para conquistar un buen lugar en la escena musical venezolana

Tres voces, sumadas a una guitarra, un bajo y una batería han sido elementos suficientes para hacer que aquellos amantes del rock alternativo disfruten, coreen y pidan más en cada lugar donde se presenta el trío caraqueño. La pasión, la entrega y, sobre todo, las armonías de las que se vale Americania en cada una de sus canciones suelen cautivar y dejar más que satisfecha a la audiencia.

El encuentro ocurre en la Quinta Piaroa, una casa caraqueña de gran valor arquitéctonico. Escaleras con forma piramidal, ventanales que ocupan más de una planta y muchas piezas artísticas rellenan el interior de la casa. La entrevista fluyó como una charla mañanera entre amigos, sentados en la pequeña mesa ubicada en la parte techada de los jardines del lugar, con una brisa que llegaba cargada con algunas gotas de lluvia y una guacharaca que quiso pasar a saludar.

Álvaro Casas (batería, voces), Ítalo Pizzolante (guitarra, voz principal) y Armando Añez (bajo, voces) son los integrantes de esta joven banda que nace en el año 2008 con la concepción de que menos es más. Antes, integraban un grupo llamado Cabeza, en el que hacían un rock más latino, sureño. Sin embargo, con el auge de bandas que se dieron a conocer a través del Internet, se aventuraron con ritmos ingleses y neoyorquinos como los de Interpol, The Strokes y Arctic Monkeys.

De Cabeza, surge Americania con un concepto más maduro. El trío afirma que se permitieron darse todo tipo de lujos en la producción vocal, enfocándose en lo lírico y enfatizando las armonías de las voces, bajo, guitarra y batería. En la parte instrumental, la intención fue producir para desproducir, como comentó Armando. Los temas se armaban mientras les quitaban más cosas. Ítalo cuenta que para el tema Estuve contigo, llegó con arreglos de guitarra “súper trancados”, que terminaron quedando en algo muy simple.

Este álbum tiene otra particularidad: cambiaron el orden de una grabación estándar. Ítalo se iba a estudiar afuera y debían grabar antes de su partida. Lo normal es batería, bajo, guitarra y voces; pero la urgencia los llevó a cambiar el método: primero la guitarra con secuencias de batería y de bajo, luego la voz principal, seguido del bajo, la batería y, por último, los coros. Los chicos aseguran que los temas tenían que estar muy claros pues no había chance para grabar nuevamente.

El objetivo se logró y Sigo, la primera producción discográfica de este trío caraqueño,  transmite esa sencillez de la que quisieron valerse. No lo pensaron dos veces para desechar aquello que sobrara y no aportara nada nuevo a sus temas, a final de cuentas reducir es estilizar, como diría el diseñador gráfico John Maeda.

Americania estuvo dos años grabando el disco, en un período en el que les tocó crecer y dejar atrás la adolescencia, con todos los cambios que eso implica. El trío explica que de ese proceso viene el título del álbum, cuyo concepto se refleja también en el arte, diseñado por Armando, donde un joven —“El tierno”, como ellos lo llaman— está en una especie de coliseo y, valiéndose de una espada, lucha contra un animal, que puede interpretarse como sus miedos, para así crecer y continuar.

La distancia no es problema para Americania: Ítalo estudia Ingeniería de Sonido en Madrid; Armando, Cine en la misma urbe española; y Álvaro, Comunicación Social en la Universidad Monteávila. “Es cuestión de organización y dedicación”, afirman los tres. Cuando están afuera tienen reuniones semanales valiéndose de los recursos y programas de Internet, y cuando están todos aquí aprovechan el tiempo al máximo con toques y entrevistas.

Resumen el concepto de Americania con una sola palabra: honestidad. Escuchar cada una de las canciones que conforman Sigo es comprobar y sentir esa intención de transmitir su mensaje de la forma más franca posible. La simplicidad no le resta profundidad a esta producción, que se refleja en los temas de sus canciones o en los pequeños detalles de sus arreglos y armonías. Así que si aún no lo tienes, descarga su álbum en www.americania.com.ve y síguelos en Twitter a través de @Americania.