SORDOSWEB

Guerra de sordos

Por: Emmanuel Rincon | @emmarincon

Cuenta la leyenda que en los países desarrollados los gobernantes escuchan las necesidades e inquietudes de su gente. Esta leyenda no ha podido ser constatada por el pueblo venezolano, cuyos líderes han sido afectados por la maldición del sordo.

Bueno, basta de fábulas, basta de realidad, basta de realidades que son fábulas, o de fábulas que son realidades, necesitamos coherencia, sí, una gran dosis de coherencia. El país se va por la tangente (esto no es secreto para nadie), el divorcio MUD—PUEBLO quedó en evidencia en la jornada del martes cuando al trancón convocado no acudieron ni los propios convocantes.

¿Qué es lo que pasa? ¿El pueblo se cansó? ¿Perdió la esperanza? No. Lo que sucede es que el pueblo se hartó de la falta de coherencia política de los líderes de la Unidad. En lo que va de año, y con la instauración de la constituyente por parte del gobierno, la MUD ha repetido en miles de ocasiones que el sistema electoral venezolano es fraudulento (hecho que quedó en evidencia el 30 de julio con las informaciones de Reuters y las declaraciones del Presidente de Smartmatic): 80% del país ha planteado una lucha contra la dictadura para demostrarle a ellos y al mundo que en Venezuela reina una tiranía y que hay que desmontarla a como dé lugar. Entonces, resulta que luego de que el discurso MUD ha calado hondo en cuanto al desconocimiento de las instituciones secuestradas por el Estado, y ese mismo discurso escala a nivel internacional recibiendo un apoyo sin precedentes de múltiples naciones, la MUD decide cambiar de estrategia e irse por el camino electoral para “salir” del régimen. ¿Absurdo, no?

Pongamos las ideas en orden, pues en estos momentos necesitamos de sensatez política. Los problemas de la MUD son tanto de fondo como de forma, sus errores comunicacionales han progresado hasta codearse con el pobre discurso de CAP que condujo al país al caracazo hace un par de décadas y que a la postre nos metería en este castro—comunismo—populista—autoritario—terrorista—socialista—chavista—invertebrado. Si a cuatro meses del inicio de las protestas, y con más de cien muertos en el camino, el régimen ha vuelto a pisar terreno firme, no ha sido por sus astucias, sino por la falta de conducción de sus adversarios. Ya se ven muy lejanos aquellos días en los que Capriles, Guevara, Machado, Borges, o cualquier miembro de la Mesa anunciaba acciones de calle y el respaldo era monumental y contundente; que la represión ha tenido que ver en ello, sí, no se puede negar, pero más que la represión, la principal causa de esta apatía es la sordera de la clase política. Actualmente no existen encuestas que aclaren qué parte del 80% del país opositor está dispuesto a ir a elecciones, pero lo cierto es que, según lo que se escucha en supermercados, barrios, oficinas, conversaciones familiares, grupos de WhatsApp y redes sociales, una amplia mayoría está en desacuerdo en acudir a un llamado del régimen que los legitime —y aclaro, con esto no intento conducir a pensar a todo el que cree que se debe votar a que no lo haga, a mi parecer ir a esas elecciones es un error, pero no soy dueño de la verdad y admito que la otra vertiente también tiene puntos a favor— pero más allá de ello, tú como cabeza de una gran mayoría en el país no puedes pasar años pidiendo que sea deslegitimado el gobierno, llamándolo dictatorial, acudiendo a organismos internacionales para denunciar la falta de democracia, mostrar pruebas de los fraudes electorales en el país, y a la hora de la chiquita inscribirte para participar en los comicios, ¿cuál es tu coherencia como líder político? ¿cuál conexión existe entre tu discurso y lo que haces?

Pongamos algo en claro: acudir o no acudir a las elecciones no hará que salgamos del régimen por un milagro. Más allá del tema de elecciones regionales, lo que debe medirse es el tema credibilidad—confianza—país. Si en momentos cruciales como éste le das la espalda al pueblo, el pueblo te la dará a ti, y como aspirante a jefe de gobierno quedarás desnudo. No saber escuchar es peor que no saber hablar, pues en ello se traduce tu labor como líder y gestor de las inquietudes y necesidades de un pueblo.

El tema de agenda a seguir para batallar contra el régimen ya es otro punto más extenso, y sí, cabe la posibilidad de que acudiendo a elecciones regionales se ganen unas cuantas gobernaciones, pero también existe la posibilidad de que posterior a ello el régimen por la ANC desconozca los resultados de esas elecciones e instaure un nuevo poder superior a las gobernaciones, tal como hicieron con la Alcaldía Metropolitana y con la Asamblea Nacional, y así habrás ganado unas gobernaciones de papel y habrás perdido tu discurso, tu coherencia, el apoyo internacional y la empatía con tu pueblo. Razones de sobra hay para desconocer las elecciones, fuera de que son extemporáneas y vienen precedidas por un fraude electoral: ya el CNE estableció que la MUD no podrá inscribir candidatos en siete estados, y en otros como Miranda ya ha inhabilitado al menos a siete posibles gobernadores (Capriles, María Corina, Leopoldo López, Ramón Muchacho, Antonio Ledezma, Adriana D´Elia, yDavidSmolansky), y cabe acotar que una gran mayoría están presos o buscados por el SEBIN para cumplir condena. Ese escenario se repite en otros estados como Mérida, Táchira y Lara.

Por si fuera poco, en la noche de ayerDiosdado Cabello ha advertido que los candidatos opositores deberán mostrar una “carta de buena conducta” avalada por la Asamblea Nacional Constituyente para poder postularse. Entonces el problema no radica en acudir al llamado a elecciones, el problema está en que piensas acudir a pesar de los atropellos y humillaciones del régimen, legitimando unos comicios en los cuales ellos mismos están eligiendo a sus contrincantes, y sabiendo que de ganarlas instalarán unas gobernaciones paralelas y perderás la confianza del pueblo que te apoya.

A la MUD solo me queda decirles que si no aman al pueblo, al menos tengan amor propio, que tengan dignidad y no se presten para ese tipo de aberraciones, que no sean parte de un proceso desigual y fraudulento, y no sucumban a los “requisitos del régimen”. Mañana terminará pidiendo Diosdado entre risas que le besen los pies de Maduro para poder inscribirse, y detrás de ustedes hay al menos 25 millones de personas y un centenar de muertos que no se merecen la humillación ni las migajas del régimen; todavía están a tiempo de cambiar de ruta, de reconciliarse con el pueblo que los eligió como sus representantes. No se pierde nada con escuchar, todo lo contrario, se gana, y mucho. La maldición del sordo es peligrosa, no dejen que se esparza, puede ocasionar que el chavismo se enquiste para siempre en Miraflores.

ricardoweb

El problema de la oposición

Por: Juan Sanoja | @JuanSanoja

El problema no son las regionales. El problema es el infame CNE. El problema no es llamar a votar. El problema es que han dicho hasta el cansancio que esto es dictadura. El problema no es ganar. El problema es que después te quiten las gobernaciones. El problema no es explicar cuál es la estrategia. El problema es que no se ha hecho de forma conjunta. El problema no es debatir sobre las elecciones. El problema es hacerlo días antes de inscribir las candidaturas. El problema no es anunciar que tu partido irá a los comicios. El problema es que le das pie al chavismo para decirte incoherente. El problema no es proclamar un nuevo Consejo Nacional Electoral. El problema es que los nuevos magistrados quedaron en el olvido. El problema no es debatir propuestas. El problema es que se ventilen tus discusiones. El problema no es afirmar que el gobierno está por caer. El problema es que no cumplas con las expectativas. El problema no es convocar un plebiscito. El problema es que después ignores las respuestas. El problema no es ser mayoría. El problema es convencer a la gente de que la salida es electoral. El problema no es la hora cero. El problema es la cero planificación. El problema no es pelear en todos los frentes. El problema es cómo aumentar la presión. El problema no es el sufragio. El problema es la percepción de la comunidad internacional. El problema no es el plan. El problema es la congruencia. El problema no es la disyuntiva. El problema es que el PSUV sigue avanzando. El problema es que mientras nosotros hablamos de esto, la ANC se está instalando.

ConversacionWEB

Una conversación moderada

Por: Ezequiel Abdala | @eaa17

Cuando le pregunto por Carlitos y si lo ha visitado después de que lo cosieran a perdigones en Bello Campo, Julio hace una mueca. “Sí, man, ayer fui. Y casi nos caemos a coñazos”, me dice. “¿Por política?”, le pregunto. “¿Por qué más, bro? Lo mismo de siempre. A ese carajo la resistencia lo ha puesto peor”. “Pero ha estado echándole bolas pess. Todo el tiempo me lo encuentro adelante. No es cuento”. “Pero está loco, man. Loco, loco”. “Él muy cuerdo nunca ha sido, ¿pero por qué pelearon?”. “Porque ese carajo no entiende que tenemos que ir a las regionales?”. Ojos como dos platos. “¿Tenemos que ir a las regionales?”. “Coño, Abdalita, no me digas que tú también?”. “¿Que yo también qué?”. “Que tú también estás en contra de ir a las regionales”. “Pues muy de acuerdo no estoy, si te soy sincero”. “No vale”. “Es que de verdad no le veo el sentido”. “¿No le ves el sentido, bro? ¿Cómo no le ves el sentido?”. “Pues no viéndoselo”. “Si está de anteojito”. “Serio yo no lo veo”. “Marico, el mapa de Venezuela”. “Ajá, el mapa de Venezuela”. “¿Lo estás viendo, no?”. “Sí, lo veo”. “Ahora imagínatelo pintado todo de azul”. “Ok”. “¿No te parece ya suficiente motivo? El mapa todo de azul porque arrasamos con todas las gobernaciones”. “Tampoco serán todas”. “Bueno, quita Delta Amacuro, Portuguesa y Cojedes, que no tienen remedio”. “Ok”. “¿Y no lo ves? Azul. Bro: es precioso”. “Ya. Sí. Lo que no veo es cómo vamos a pintarlo de azul con este CNE que hasta Smartmatic confirma que hace trampa”. “Bueno, eso es otro tema”. “Coño, yo creo que es EL TEMA”. “Si supieras que no tanto”. “¿No tanto?”. “No, bro”. “Ya va, ¿tú me estás diciendo que vas a ir a elecciones con este CNE?”. “No. Momento. Lo ideal sería ir a elecciones con otro CNE”. “¿Lo ideal? ¡Lo fundamental, hermano!”. “No. Lo ideal. Y eso se va a buscar y se está negociando ya: que haya un cambio en el CNE. Pero si no lo hay, todavía sería posible…”. “Loco, no”. “Sí, bro”. “Marico, ¿tú escuchaste la denuncia de ayer de Smarmatic?, ¿los números de Reuters? ¡En hora y media sacaron de la chistera 4 millones y tanto de votos!”. “Exactamente. Lo de Smartmatic. ¿Qué dijo ese pana?”. “Que los números estaban inflados”. “Ajá, pero no te quedes con el titular: que por falta de supervisión y de auditoría los números los inflaron”. “¿Y?”. “Fácil, bro: que ellos pueden hacer el fraude siempre que nosotros se lo permitamos. Pero si estamos pilas y hacemos todo lo que tenemos que hacer, con testigos y observadores en cada mesa, no hay forma de que nos roben. Y esa maquinaria la tenemos, porque con ella ganamos la Asamblea”. “Sí, bueno, eso es verdad”. “¿Ves?”. “Pero igual queda muy mal ir con ese CNE. Es casi inmoral”. “Yo sé, bro. Eso no te lo discuto. Y se va a trabajar para cambiarlo. Pero tampoco vas a perder la oportunidad de tener prácticamente el control del país por una cosa de quedar bien o mal, por un escrúpulo moral. Así visto es accesorio”. “No sé”. “Claro, por tu peo católico y la moral y la vaina y  todo eso. Yo sé. Pero es  eso o el mapa pintado todo de rojo”. “Mierda”. “To-do ro-jo: en Miranda, en todos lados, rojo”. “Da cague y todo”. “Además, bro, vamos a tener policías, recursos, control, margen de maniobra, capacidad de hacer cosas”. “Ajá, y entonces viene la Constituyente y dice que no, que se acabaron las gobernaciones, que el Estado pasa a ser comunal y chao”. “¿Quién te garantiza que eso va a ser así?”. “¿Quién te garantiza a ti que no?”. “Por eso. Nadie nos garantiza a los dos nada: estamos especulando, y renunciar a ganar unas gobernaciones por una especulación, por algo que puede ser o no, eso no tiene lógica”. “Ok. Pero esto no es especulación, esto es algo que está pasando: te destituyen vía TSJ”. “Bro, es igual: especular”. “Marico, no: está pasando”. “Pero es otro sinsentido: ¿te vas a privar del chance de ganar algo por el miedo a que te lo quiten después?”. “Pero es que esto no es un miedo hipotético: es algo que está pasando y va a pasar”. “Supongamos que sí”. “Dile supongamos a los merideños que les acaban de quitar al alcalde”. “Ok, quitemos el supongamos. Esto pasa, las ganas y te destituyen: al menos los haces pasar por el mal rato y el descrédito de tener que sacarte del juego”. “¿Cómo así?”. “No es lo mismo regalarles en bandeja de plata la Gobernación de Miranda, por ejemplo, a que tú la ganes y tengan luego que echarle bolas para sacarte”. “Pero al final el resultado es el mismo”. “Pero el proceso no”. “¿Entonces el juego es hacerles pasar trabajo?”. “Desgastar al adversario, hermano. Obligarlo a hacer vainas. No ponérsela tan fácil”. “Ya. Pero al final el mapa rojo igual”. “Y ni se sabe”. “No lo sabrás tú, yo sí”. “Porque eres adivino”. “¡Porque ya lo vivimos con la Asamblea, hermano! Campaña, elecciones, esfuerzo descomunal, arrasamos, mayoría calificada y al final no sirvió de nada”. “No seas injusto tampoco”. “Bro. No sirvió de nada. La Asamblea, al final, no hizo nada”. “No pudo hacer”. “¡Exacto! No pudo hacer. No la dejaron hacer. Ahí me das toda la razón: haces el esfuerzo descomunal, les ganas las elecciones y luego no puedes gobernar. El mapa se pinta de azul, como se pintó de azul la Asamblea, y no te dejan hacer nada: no te pasan los recursos, te intervienen la policía y te terminan destituyendo”. “Y ahí se arma el peo en las regiones”. “¿Ah?”. “Piensa, Abdalita: ¿se hubiera podido armar un peo como este si nos hubiéramos abstenido de participar en las parlamentarias? ¿Hubiera habido una rebelión así? ¡No! Participamos, ganamos el parlamento, los obligamos a que lo cerraran, quedaron desnudos ante el mundo y la calle se activó”. “¡Loco, esto no tiene sentido!”. “¿Qué?”. “Marico, eso de lo que me hablas. Ganar cosas para que te las quiten”. “Ya te lo expliqué: los desgasta. Cada vez salen más débiles. Y además, hablamos ahora de regiones. Piensa en esto: que se prenda el peo en cada región. La gente del interior va a defender lo suyo, lo que le duele”. “No veo que lo hayan hecho con sus diputados”. “Coño, es diferente. Ellos sesionan en Caracas, no hay ese contacto directo y diario que puedes tener con un gobernador”. “Ya. ¿Pero no es mejor, en vez de andar pensando sólo en desgastarlos de a poquito, buscar sacarlos de una y luego, sí, pintas tu mapa todo lo azul que quieras y gobiernas todo lo que quieras?”. “Volvemos al principio: lo ideal contra lo que es”. “¿Y qué es lo que es?”. “Que no hay manera de sacarlos de una”. “¿Asimismo?”. “Asimismo, hermano. Llevamos ciento y pico de días de calle, y pueden llegar a trescientos. Los muertos se pueden multiplicar por tres, y vamos a seguir en esto”. “Entonces el 350, la desobediencia, la rebelión y todo eso, ¿qué fue?”. “Idealismo”. “¿Jugaron con nosotros?”. “No deliberadamente”. “No entiendo”. “Esa fue una apuesta honesta y sincera, pero luego los hechos demostraron que no basta la gente para sacar a una dictadura”. “¿No?”. “No, bro. La gente, al final, es casi accesoria. Y esa es la gran lección de esto: militares y dinero, papá. Ahí se resuelve todo, y mientras no lo tengamos, no nos queda sino intentar erosionar y erosionar a ver si lo logramos”. En ese momento, derrotado, le doy la mano y nos despedimos.

EXTRAWEB

Represión, muerte y montaje

Soltó una carcajada. El periodista le había dicho que el Ministerio Público reconocía, hasta ese momento, 7 muertos en el contexto del proceso electoral de la Asamblea Nacional Constituyente y él, para desacreditar la información, dijo: “(Eso es) según la futura ex-Fiscal”. Acto seguido, esbozó su cínica sonrisa, marca de la casa. Para Jorge Rodríguez, lo de este 30 de julio ha sido una votación histórica: “Nunca en un evento electoral habíamos visto un mensaje tan claro. Hoy hubo un pueblo hablando, que seguirá hablando hasta altas horas de la noche”. El dirigente del PSUV afirmó que, obligado por la masiva participación en los comicios, “debió el CNE anunciar la extensión de una hora en el tiempo de votación, puesto que persiste una gran cantidad de votantes. Aparece un repunte en la votación”. El chavismo, especialista en remates, intentará maquillar una jornada en la que, según pudo comprobar el equipo de Revista OJO en horas de la mañana, se vio demolido hasta en sus otrora fortines: flojísima fue la participación en el centro de Caracas, de poco entusiasmo y poca afluencia de electores. La Experimental Venezuela tenía una cola de 50 personas, el Liceo Andrés Bello lucía sin prácticamente votantes y el Fermín Toro, a una cuadra de Miraflores, tenía una cola, acaso, de 200 personas. La que no estuvo floja fue la represión. En Caracas, los cuerpos policiales no dejaron ni reunirse a los manifestantes en los puntos de salida: las motos tocaron las puertas de los hogares, por lo que resultó imposible congregarse en la autopista Francisco Fajardo. Hasta el momento, según cifras de los principales medios de comunicación y dirigentes como Capriles Randonski, se estima que el lindo amanecer de paz prometido por el chavismo cuenta con 14 fallidos: Táchira y Mérida son los estados más golpeados.

¿Qué pasará si no hay revocatorio?

Revocatorio en 2017. No con esas palabras, ni así de categórico, pero  eso, prácticamente, fue lo que dio a entender ayer Tibisay Lucena al fijar en octubre la fecha para la recolección del 20% de las firmas, posterior a la cual tendrían que transcurrir 90 días (3 meses) para la realización del referéndum. Lo que implicaría que el año que viene podríamos tener nuevo presidente pero mismo gobierno, ya que saldría Maduro y terminaría su período el vicepresidente, quienquiera que este sea para la fecha. Es decir, que el proceso destructivo y hambreador llamado “Revolución Bolivariana” podrá continuar saqueando al país por lo menos hasta 2019, fecha de las futuras elecciones presidenciales. Ese, repetimos, es el panorama que se desprende de lo dicho por Lucena, cuyo anuncio fue inmediatamente rechazado por la oposición, en boca de Henrique Capriles y Jesús “Chuo” Torrealba, quienes hablaron de una intención desalentadora  en el anuncio –“todo lo que dijeron es para desmoralizar” – ante la cual apelaron a la esperanza –“incluso siendo a finales de octubre, el revocatorio va este año”– y a la calle –“se mantiene la movilización nacional para el 01 de septiembre”–. ¿Y si nada de eso funciona? Los escenarios son de todo menos bueno: explosión social o golpe de Estado. Eso, por lo menos, es lo que se desprende de lo declarado ayer por Capriles: “Trancar la vía democrática colocará a Venezuela en una situación peligrosa, más complicada en lo social y con más tensión. No queremos ni explosión social ni golpe de Estado”. Y si los menciona, es porque son viables. De modo que son esas, y no otras, las cartas que están sobre la mesa y con las que se puede responder a la pregunta que encabeza esta entrada. Como se ve, sin revocatorio este año se viene el abismo (golpe, explosión social o tres años más de saqueo). En manos del CNE y de la calle queda todo.

La MUD está habilitada para solicitar el Referéndum Revocatorio

La noche del lunes 01 de agosto, Tibisay Lucena, presidenta de El Consejo Nacional Electoral (CNE), informó que la primera etapa para la activación del Referéndum Revocatorio al Presidente Nicolás Maduro fue superada. Lucena anunció que La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) consignó al ente 407.622 firmas, de las cuales se validaron 399.412 rubricas, cifra que representa un 98,4% y cumple con el 1% exigido por el CNE para habilitar el segundo paso. Después de este anuncio la MUD cuenta con dos días hábiles para solicitar la recolección del 20% de las firmas correspondientes al padrón electoral, unas cuatro millones de firmas aproximadamente. La presidenta del Poder Electoral también solicitó al Ministerio Público una investigación para las presuntas irregularidades (casos que no coinciden y personas que validaron más de una vez) por tratarse de delitos electorales.

¡El REP está abierto!

79,4% de los jóvenes entre 18 y 23 años tiene una opinión desfavorable del presidente Nicolás Maduro. Solo un 20,6% de la juventud lo apoya. Eso, según cifras de Datanálisis. Y puede que allí esté la respuesta a por qué el CNE, tan dado a las campañas informativas, los desplegados a toda página y las cadenas de radio y TV, prefirió esta vez permanecer sospechosamente callado con respecto a la apertura del Registro Electoral Permanente (REP). Porque, sí, el REP está abierto y todos aquellos jóvenes mayores de 18 años -o que cumplen los 18 hasta febrero de 2015- tienen la oportunidad de inscribirse hasta este 15 de diciembre. Read More…

#Conteo: claves de la huelga universitaria

Por Gabriela Benazar Acosta- @GabyBenazar

Las últimas semanas las universidades públicas de Venezuela se han visto en la disyuntiva sobre si ir o no a paro indefinido en reclamos por un ajuste de sueldo para profesores y trabajadores. Aquí las claves de la crisis que enfrenta la educación superior pública en nuestro país.

Capriles Radonski pidió a los profesores no ir al paro

El gobernador de Miranda, en un evento en el estado Mérida, pidió a los profesores no ir al paro universitario. “No permitamos que el Gobierno logre lo que quiere, parar las actividades. Demos una demostración contundente de que aquí lo que queremos es clase, formación, educación para todos los venezolanos”, manifestó.

20% propuesto por gobierno no es suficiente

El gobierno venezolano le ofreció a los profesores y trabajadores universitarios 20% de aumento salarial, propuesta rechazada por las asociaciones de trabajadores y docentes. Tambien se exigió que el Consejo Nacional de Universidades (CNU) discuta  las Normas de Homologación.

Estudiantes solidarizados

Aunque los estudiantes de las distintas casas de estudio están conscientes de las situaciones por las que atraviesan sus docentes, temen perder el semestre, trimestre o año escolar. La Universidad Central de Venezuela, sobre todo la Facultad de Humanidades y Educación e Ingeniería, está cubierta por mensajes de protesta.

UCV dice no al paro

Ante la pregunta sobre si ir o no a paro, los profesores y trabajadores de la Universidad Central de Venezuela votaron en contra el jueves pasado en el referendum que se celebró en la casa de estudios.

Protestas y paros

El próximo 23 de mayo profesores y estudiantes de distintas universidades marcharán hasta el Ministerio de Educación Superior desde la UCV para ajustes en el presupuesto. Por su parte, en La Universidad del Zulia irán a paro el 21 de mayo y el día de la marcha en Caracas estarán presentes miembros y estudiantes de dicha casa de estudios.

UBV rechaza llamados a paro

La Universidad Bolivariana de Venezuela emitió un comunicado en el que expresaron su repudio al paro convocado FAPUV y señalaron que ni este centro de estudios ni los de Misión Sucre detendrán sus actividades.

Por qué el fraude electoral es imposible

En estos días no hay conversación que no desemboque, de una u otra forma, en el tema electoral. Las expectativas son muchas y los miedos, omnipresentes. Todos hacemos eco de nuestros deseos y preocupaciones. Es así como muchas de esas pláticas que he tenido con amigos cercanos terminan en “¿y si nos hacen fraude?”. La respuesta es: no, nadie puede robarse tu voto. Ahora voy a explicar por qué

Por Juan Pedro Cámara Pérez – @juanpecamara

Son las dos de la mañana en la noche de un día de elecciones. Los resultados aún no han llegado. Inmediatamente empezamos a escuchar: “nos están haciendo la trampa”, “están negociando”, “están viendo cómo desconocer los resultados”. Salen los números y no son los que un sector esperaba. Se sienten timados. Estas son situaciones que muchos hemos vivido en los últimos catorce años, quizás por falta de información.

Lo cierto es que, más allá del ventajismo, la presión a ciertos sectores y demás vicios que pudieran anidarse en las campañas de cualquiera de las opciones políticas, el sistema electoral venezolano es increíblemente avanzado y está protegido de cualquier intención de manipular la voluntad de los votantes.

Así es como funciona la cosa:

En los meses previos a las elecciones, cada uno de los bandos que van a enfrentarse entrenan a las personas que les servirán de testigos en cada una de las mesas del país. Además, junto al CNE, se encargan de auditar el funcionamiento de las máquinas y la fidelidad del registro electoral. Dos días antes de las elecciones, los miembros de mesa, testigos de las diferentes opciones y el personal del CNE se reúnen en el centro electoral para instalar las mesas. Allí los testigos y miembros de mesa deben asegurarse de que el material se manipule según los protocolos, y al final firmar para aprobar toda la operación.

Llega el día de la elección. Los testigos tienen la oportunidad de observar todo el proceso: que la persona coincida con la cédula de identidad que trae (esto, aparte, lo verifica la capta huella), que los datos del individuo estén en el cuaderno de la mesa, que emita el voto sin presiones de nadie, que se le coloque la tinta indeleble de manera correcta, etc.

Aquí viene lo importante. Una vez que todos los electores han emitido su voto, se cierra la mesa. Allí viene el proceso de totalización. La máquina, operada por personal del CNE en presencia de los testigos y miembros, imprime los resultados en un recibo largo que se conoce como “chorizo”. Esos “chorizos” dicen, exactamente, cuántos votos se registraron para cada uno de los candidatos en esa mesa. Se imprime uno para cada testigo, e, incluso, para los miembros que lo soliciten. Hasta ese momento, la máquina electoral ha permanecido desconectada, por lo que no puede recibir ningún tipo de información. Una vez que se imprime el chorizo se conecta la máquina para que envíe los resultados a la sala de totalización.

¿Cómo saber si esos resultados que imprime la máquina son confiables? En primer lugar, porque el número total de votantes que están contabilizados en el “chorizo” debe coincidir con la cantidad total de personas que, según lo recogido en el cuaderno de votación, asistieron ese día y efectuaron su voto. En segundo lugar, porque después del cierre, de forma aleatoria, se audita el 54% de las urnas donde están los comprobantes que cada persona vio, certificó, dobló y guardó. Se abre cada uno de los comprobantes y se anota su resultado. Al final se contabilizan los resultados para cada candidato y esos números tienen que coincidir, exactamente, con los que aparecen en el “chorizo” que fue la información que se envió a la sala de totalización del CNE.

¿Cómo sabemos que después no se cambian todos esos números desde la sede del CNE? Anteriormente expliqué se le entrega a cada testigo una copia del “chorizo”. Al final de la elección, cada uno de los candidatos reúne todos los “chorizos” correspondientes a todas las mesas del país. En consecuencia, los resultados que anuncie el CNE tienen que coincidir, exactamente, con los que los candidatos tienen en sus manos.

De verdad, no hay pele.

OTRAS PREGUNTAS

¿Por qué en el registro electoral todavía hay votantes con cédulas de un, dos, tres o cuatro dígitos? 

Recientemente se ha desatado un torbellino de rumores por las redes sociales. Las acusaciones dicen que en el Registro Electoral (RE) hay votantes con cédulas que, lógicamente, pertenecen a ciudadanos fallecidos. En primer lugar, el RE fue revisado y aprobado por todos los candidatos que participarán en la contienda del domingo. Esos números que se han encontrado pueden constituir, efectivamente, errores en el RE. Sin embargo, el hecho de que estén en el RE no quiere decir que vayan a votar. Para que eso suceda, el supuesto impostor tiene que pasar por la capta huella sin ser detectado, y ligar que ninguno de los testigos ni miembros de mesa se percate del número de cédula y se dedique a investigar. ¡Imposible! Aún así, aunque algunos consigan colarse, esos números jamás serán lo suficientemente significativos para inclinar la balanza.

¿El voto es secreto?

¡Totalmente! El miedo sobre el secreto del voto viene asociado a la utilización de la máquina capta huella. La capta huella, en efecto, se encarga de identificar a la persona solo para asegurarse de que el elector pertenece al centro y de que no se trata de una persona con los documentos de un tercero. Sin embargo, no existe ninguna relación entre la capta huella y la máquina de votación. Además, los votos se almacenan aleatoriamente en la máquina. Esto ha sido comprobado por las auditorías que han realizado todas las tendencias políticas.

La teoría del fraude electoral ha sido alimentada por aquellos sectores a los que les conviene amedrentar a los electores, o por aquellos que, desde la desinformación, temen a que de verdad se manipulen los resultados. La clave está en la información. En preocuparnos por saber cómo funciona el sistema para no contribuir a la desconfianza que redunda, inevitablemente, en mayores índices de abstención.

Hasta el 15 hay chance

La cuenta regresiva para el cierre de inscripciones en el Registro Electoral cada día se acerca más a cero. Hoy estamos a cuatro días así que la campaña es cada vez más intensa para llevar a todos esos jóvenes que faltan.

Los chicos de VotoJoven no aceptan excusas para dejar que nuestro derecho al sufragio pase por debajo de la mesa.

Pueden encontrar en su página web desde videos motivacionales hasta una chuletica online con todos los puntos de inscripción disponibles; sumándole, por supuesto, la campaña en la calle con muchos ánimos  y pancartas que sirven para informar y convencer a cada rezagado que se encuentran en el camino. Hasta el pasado 29 de febrero se habían inscrito 1 millón 123 mil 945 electores. Todavía faltan.

El mayor signo de democracia y libertad es el poder ejercer el derecho al voto ¿Entonces, por qué abstenerse? Si aun no se han inscrito ¿qué esperan? ¡VAYAN!

Read More…